Unclouding: Las oportunidades que hay detrás de esta tendencia

Muchas organizaciones han retirado cargas de trabajo de la nube pública para llevarlas a infraestructura propia. Se trata de un fenómeno complejo, que puede resultar rentable para quien lo sepa aprovechar. ITSitio.com habló de este fenómeno con Hernán Bolotchi, Consumption Sales Leader regional de HPE, y Sergio Mastrángelo de Microglobal.

En los últimos cuatro o cinco años, el concepto de repatriación, migración inversa o simplemente unclouding (que podría traducirse como desnubificación) está ganando tracción. Algunos números de IDC dan cuenta del fenómeno. A la pregunta “¿En el año que pasó, migró su organización cualquier aplicación o dato que era principalmente parte de un entorno de nube pública a una nube privada o un entorno on premises?”, más del 80% de los 400 respondentes dijeron que sí. Es más, en los próximos dos años estos mismos respondentes estiman que repatriarán el 50% de las aplicaciones que hoy tienen en nubes públicas.

“Cuando un cliente tiene sus cargas de trabajo a la nube, está acostumbrado al modelo de pago por uso. Además, dejó de tener la infraestructura e incluso la gente para operar esa tecnología. Cuando uno contrata un partner de nube, en principio pierde cierto dominio, principalmente relacionado con la operación y la gobernanza de los datos”, explica Hernán Bolotchi, Consumption Sales Leader de HPE para la Argentina, Paraguay y Uruguay. El área que lidera Bolotchi, también llamada internamente GreenLake, existe desde hace ocho años en el mundo, y tiene presencia en América Latina desde hace tres. Abarca toda la oferta de dispositivos y equipamiento (servidores, almacenamiento, redes) y plataformas, como servicio en locación del cliente.

Bolotchi se apoya en el relevamiento de IDC para desentrañar los factores que, a escala global, impulsa la repatriación de las cargas de trabajo: Seguridad, Desempeño y Costos. “En la Argentina, quizá el orden de estos factores puede cambiar —admite Bolotchi en base a su propia experiencia en los clientes—. Quizá, perder la gobernanza y el control de la información sea el problema principal. Hablando con clientes también manifiestan temas de latencia y de disponibilidad de la tecnología. Pongamos como ejemplo los proyectos que pasan de Desarrollo a Staging, y luego a Producción. Eso que antes se hacía desde la propia operación, al ir a la nube se perdió, hay que pedírselo a cierto servicio de nube externo, con la demora y la problemática que esto conlleva”. En este listado local de drivers de la repatriación de cargas de trabajo, los problemas de desempeño o latencia ocupan la segunda posición, y el costo está en tercer lugar.

La demanda de esta migración inversa no prevalece en un vertical en particular, aunque sí es más frecuente en negocios con gran cantidad de operaciones transaccionales, como es el caso del Retail. Bolotchi pone también en consideración aquellas organizaciones que tienen problemas de latencia para la parte operativa, o las que requieren un proceso de desarrollo basado en metodologías ágiles, que necesitan ciclos cortos de desarrollo y salida a producción.

Al igual que sucedió durante la adopción de la nube, el unclouding se está dando a velocidad variada en la región. “En América Latina, hay países que han adoptado el modelo de Cloud más rápidamente, y otros que han adoptado el modelo on premises más rápidamente que otros. Argentina y Brasil, por ejemplo, no están entre los pioneros, a diferencia de Chile, Colombia, México y Perú que tienen una adopción más temprana de ciertas formas de consumir tecnología”, explica Bolotchi.

On Premises as a Service

Ciertamente, toda esta movida relacionada con volver desde la nube no implica en absoluto el abandono de la nube pública. De hecho, la gente de HPE (y casi todos los proveedores de hardware y software) apuestan e los esquemas de nube híbrida. “No hablamos de abandono de la nube, sino de nube híbrida, con instancias on premises, off premises y partners de cercanía (lo que en HPE llaman Cloud Friendly Provider). Estos partners forman parte del ecosistema de HPE, han desarrollado un modelo de nube privada como parte de un esquema híbrido más amplio, y le permiten al cliente definir en cada momento dónde poner cada carga”.

Bolotchi cree que e que esta oferta de sistemas on premises como servicio es una respuesta superadora en casos como los de unclouding. “Según un estudio de IDC de 2016 —apunta—, para el 2020 el 80% de consumo de tecnología va a ser en la modalidad de pago por uso”. Otro tanto sucederá con el 40% del gasto total de un datacenter. “Dentro de GreenLake aparecen ciertas plataformas predefinidas, y las que no están predefinidas y vamos a configurar para cada cliente en particular las vamos a incluir en el contexto de GreenLake Flexible Capacity. El primer año de trabajo en América Latina fue más enunciativo. El año pasado hicimos una buena cantidad de negocios. Es un modelo de negocios que está creciendo fuertemente: año contra año en Latinoamérica creció el 500%, siendo la región (de todas las que manejamos a escala global) que más creció”.

En los proyectos que maneja GreenLake debe haber infraestructura de HPE, aunque no exclusivamente. En conjunto con el cliente y el partner se define una arquitectura y una solución, y la modalidad en que dicha solución será serviceable. También se definirá el KPI a tener en cuenta para el cobro del servicio. La infraestructura y la plataforma resultantes pueden estar desplegada en casa del cliente, o en el datacenter que el cliente disponga. Para Bolotchi, esta modalidad ofrece lo mejor de ambos mundos, y evita el sobre aprovisionamiento. Además, las ventajas del pago como servicio resultan atractivas para las áreas financieras.

“Estructuramos una solución junto con el cliente y el partner —dice Bolotchi—. Y una vez que está operando, ponemos a una persona técnica (ASM – Account Support Manager) que está en contacto directo con el dueño de la operación. Cualquier requerimiento es atendido en forma inmediata y local”. La opción de sistemas como servicio y pago mensual de HPE tiene una propuesta de valor que excede el unclouding, abarcando a clientes que no quieren ir a la nube, o clientes que no pueden pagar la infraestructura propia de una sola vez.

En relación al rol que el partner ocupará en este posible contexto, Sergio Mastrángelo, director comercial de Microglobal Argentina (un distribuidor que está transitando el camino del valor agregado de la mano de HPE y otros vendors), considera que “los negocios van a ser híbridos. El hecho de que los negocios sean híbridos y que los clientes lo necesiten así, va a implicar el que los canales que los atiendan se especialicen en esto, o se contacten con canales que pueden proveerles el servicio para hacer esa implementación”.

No es sólo una cuestión técnica: los interlocutores dentro de la organización cambiaron y allí donde antes se hablaba con la gente de Sistemas, ahora hay que vender la idea al Financiero. “La primera preparación que tiene que hacer el canal no tiene que ver con cómo se conecta la solución o cómo se la despliega, sino con cómo se la vende, y quiénes son los contactos dentro de la organización”, reafirma Mastrángelo.

Mostrar más
Alejandro Alonso

Alejandro Alonso

Periodista especializado en ciencia y tecnología. Trabajó en publicaciones como Banqueros & Empresarios, Telecomunicaciones & Negocios, Customer Service, Prensa Económica, Computerworld, e Insider, entre otras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close