Gestionando los desafíos tecnológicos de la nube

Desde e-commerce hasta nuevas funciones de smartphone, la nube se ha convertido en sinónimo de una ventaja competitiva. En América Latina, las empresas tienen un historial mixto de migración y seguridad de servicios en la nube.

Empresas de todo tamaño están aprovechando cada vez más la constante evolución de la nube para brindar nuevos servicios y soluciones a sus clientes en todo el mundo.

¿Por qué aprender a navegar por la nube es esencial en la adopción de esta tecnología?

La carrera global por la adopción de la nube, en la cual el 81% de las organizaciones ya están operando una estrategia multi-nube, no es coincidencia, con muchas compañías buscando seguir el ejemplo de corporaciones exitosas para reinventarse. Las empresas en América Latina no son una excepción, ya que están enfrentándose a la necesidad de transformar su negocio para aprovechar los servicios de la nube, y satisfacer la mayoría de las demandas de clientes para ofrecer servicios innovadores en la economía digital actual. En México, se prevé que para este 2019, el almacenamiento en la nube crezca 37%.

¿Algunos de los beneficios más codiciados? Agilidad, escalabilidad y flexibilidad. En la economía digital, estas palabras clave representan el argumento más fuerte de las empresas que buscan adoptar la nube. La transición a la nube puede permitir estos y muchos otros beneficios, como la reducción de costos operativos, un tiempo de lanzamiento al mercado más rápido y una mayor ventaja competitiva. De hecho, del total de compañías mexicanas que están apostando por esta tecnología, 30% dedica parte de su presupuesto de TI a nubes públicas y el 18% restante lo hace a nubes privadas. Desde transferir bases de datos de clientes a la nube, lanzar una nueva aplicación de e-commerce o implementar un programa de lealtad para sus seguidores más fieles, la nube habilita el desarrollo de nuevos productos y servicios, permitiendo a las empresas la agilidad necesaria para escalar y mejor administrar datos.

“En un mundo cada vez más digitalizado, con empresas, gobiernos y hogares conectados a internet, la ciberseguridad debe ser prioritaria en cualquier ámbito, en enero de este año el Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés), instauró un Centro para la Ciberseguridad, el cual tiene el objetivo de dar respuesta global a los ataques cibernéticos, en Fortinet consideramos, que con la misma prioridad deben atender el tema de la ciberseguridad las empresas”, refirió Eduardo Zamora, director de Fortinet México.

Sin duda una situación aparentemente beneficiosa en todo aspecto para cualquier empresa, pero ¿a qué costo?

Entre las primeras medidas adoptadas en México para dar un paso seguro hacia los servicios de la nube, figuran: la creación del Centro Especializado en Respuesta Tecnológica, y la Estrategia Nacional de Ciberseguridad, la cual cuenta con ocho ejes transversales: concienciación, cultura y prevención; desarrollo de capacidades; coordinación y colaboración; investigación y desarrollo; estándares y criterios técnicos; protección a infraestructuras críticas; marco jurídico; medición y seguimiento.

Los cambios tecnológicos y operativos de la migración a la nube no son sencillos. La naturaleza intangible de estos entornos Cloud dificulta a las empresas el monitoreo, tanto de los entornos como de los altos volúmenes de tráfico que se mueven dentro de ellos. Además, la identificación de amenazas de seguridad y aplicaciones u otros recursos informáticos de bajo rendimiento son mucho más difíciles de detectar en la nube abstracta. Dentro de este contexto, encontramos que México se ubica en el tercer lugar de países con más ciberataques, lo que reflejó en el 2017 una pérdida de 7.7 mil millones de dólares como consecuencia.

Esta falta de visibilidad afecta al control de una empresa sobre su rendimiento en la nube, lo que presenta una paradoja casi irónica: las organizaciones optan por la migración a la nube en busca de un mayor valor empresarial, pero tienen dificultades en realizar un seguimiento preciso de su rendimiento o en identificar (y, por lo tanto, mitigar) amenazas a la seguridad – amenazas que podrían traducirse fácilmente en pérdidas monetarias y en una percepción negativa del cliente.

No puedes proteger lo que no puedes ver. Un enfoque de seguridad en la nube, y uno que priorice la visibilidad y la integración, debería ser una prioridad absoluta para los tomadores de decisiones de toda empresa. Los estudios demuestran que alrededor del 60 por ciento de las empresas que implementan herramientas adecuadas de control y visibilidad en la nube pueden experimentar un tercio menos de incidentes de seguridad.

Con el objetivo de ayudar a las empresas latinoamericanas a superar estos retos de visibilidad y seguridad para beneficiarse de la adopción de la nube, la empresa global de ciberseguridad Fortinet estará lanzando una nueva unidad de negocio especializada en seguridad en la nube y enfocada en la región.

La nueva unidad de negocio de la firma de ciberseguridad, llamada Cloud Security LATAM, supervisará el desarrollo y la especialización de la amplia comunidad de canales e integradores en América Latina.

“La creación de esta nueva unidad busca brindar un soporte más cercano y personalizado a las empresas latinoamericanas a lo largo de su trayectoria hacia la nube”, comentó Frederico Tostes, vicepresidente de Cloud Security LATAM de Fortinet. “Ya estamos trabajando en proyectos de seguridad para una serie de entornos Cloud clave, incluyendo Amazon Web Services (AWS), Microsoft Azure, Google Cloud y Oracle Cloud”.

“Un buen ejemplo es nuestro proyecto junto con la Fintech líder en Latinoamérica Nubank, en el que la implementación de soluciones integrales de nube permitió la visibilidad del tráfico y una mejor integración con AWS”, agregó Vanessa Padua, gerente de Desarrollo de Negocios de Cloud Security LATAM. “La pregunta no es ‘¿Qué tan segura es la nube?’, la pregunta hoy es ‘¿Qué medidas de seguridad de nube estoy tomando?”.

Las estimaciones de investigación imponen una gran responsabilidad a las empresas y a los líderes de TI: hasta el 2022, al menos el 95 por ciento de todos los fallos de seguridad en la nube serán una causa directa de las acciones de los usuarios, no por causa de los proveedores de servicios de nube u otros terceros. La complejidad viene con el territorio en la migración hacia la nube. Sé tu propio piloto en el complejo y fascinante viaje a través de la nube y asegúrate de tener cielos despejados adelante.

Etiquetas
Mostrar más
Florencia Gomez Forti

Florencia Gomez Forti

Periodista especializada en tecnología y música. Comenzó su camino en los medios y el mercado IT de la mano de ITSitio y hoy es Editora de Contenidos para toda la región. Realiza coberturas especiales internacionales y nacionales para marcas como HP Inc. e IBM.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close