Dos grandes salen de compras en el mundo de las nubes

Por un monto cercano a los US$ 2.100 millones, VMware llegó a un acuerdo definitivo para quedarse con un proveedor de protección de terminales en la nube. Mientras tanto, Microsoft busca mejorar sus herramientas de migración de nube. Las implicancias de estas movidas.

Ya está firmado el acuerdo definitivo por el cual VMware adquirirá Carbon Black en una transacción en efectivo de US$ 26 por acción, lo que representa un valor empresarial de US$ 2.100 millones. Tras el cierre de la transacción, VMware estará en posición de proporcionar seguridad intrínseca altamente diferenciada a la nube, lo que protegerá mejor las cargas de trabajo empresariales y a los clientes a través de Big Data, el análisis de comportamiento e inteligencia artificial.

Carbon Black es uno de los principales proveedores de seguridad de próxima generación en la nube, pues cuenta con más de 5.600 clientes y 500 socios en todo el mundo. Su innovadora plataforma de seguridad nativa de la nube utiliza Big Data y el análisis de comportamiento para proporcionar una protección integral en las terminales, incluso contra los ataques cibernéticos más avanzados.

La combinación de las soluciones de Carbon Black con las ofertas de seguridad de VMware, incluidas AppDefense, Workspace ONE, NSX y SecureState, creará una plataforma moderna de seguridad en la nube para cualquier aplicación, ejecutable en cualquier nube y en cualquier dispositivo. Esta oferta combinada proporcionará a los clientes detección avanzada de amenazas y una visión detallada del comportamiento de las aplicaciones para detener ataques complejos y acelerar la reacción a estos.

El alcance empresarial y de distribución que distingue a VMware y Dell acelerará aún más la adopción de Carbon Black en la empresa, tanto a través de la venta directa como a través de socios, incluidos los principales actores en seguridad administrada, socios de canal e integradores de sistemas.

La industria de la seguridad ha quedado fracturada e ineficiente con demasiadas soluciones fragmentadas y sin una plataforma que tenga arquitectura coherente. Al incorporar Carbon Black a la familia VMware, estamos dando un gran paso adelante en seguridad y brindando una plataforma de nivel empresarial para administrar y proteger las cargas de trabajo, las aplicaciones y las redes.

Pat Gelsinger, CEO de VMware

“El día de hoy marca un hito emocionante para Carbon Black, VMware y toda la industria de la seguridad cibernética —dijo Patrick Morley, CEO de Carbon Black—. Ahora tenemos la oportunidad de integrar impecablemente en todos los puntos de control de VMware la plataforma de Carbon Black para protección de terminales nativa de la nube. Esta decisión audaz es exactamente lo que las industrias de TI y seguridad han estado esperando ver durante mucho tiempo. Esperamos con interés trabajar con el equipo de VMware para continuar proporcionando una plataforma moderna de seguridad en la nube a clientes de todo el mundo. Además, nos complace que la transacción de hoy represente un valor inmediato y sustancial a los accionistas de Carbon Black”.

Se espera el cierre de la transacción en la segunda mitad del año fiscal 2020 de VMware, que finaliza el 31 de enero de 2020, y está sujeto a las condiciones habituales.

Facilitando la migración en la nube

Por su parte, Microsoft añadió a su arsenal de herramientas de migración de nube las de Movere, luego de que comprara esta última por un monto no divulgado. Movere desarrolló una plataforma de software que continuamente monitorea y recolecta datos de la infraestructura de TI de los clientes. Así, la tecnología de Movere será parte de los servicios de migración de Azure y otras herramientas similares provistas por el ecosistema de partners.

Vale recordar que Movere fue fundada hace diez años y tiene su sede en Washington. Las herramientas de su plataforma de migración de nube usan bots (no requiere el despliegue de agentes) que pueden escanear unos mil servidores por hora, según su sitio web. Los clientes obtienen un tablero o dashboard de sus entornos, con analíticas y visualizaciones generadas en base a los datos capturados por Movere.

El objetivo final de la plataforma es ayudar a los clientes a planificar una migración de nube a través de lo que Movere dio en llamar escaneo del Consumo Real de los Recursos (Actual Resource Consumption) de sus entornos existentes. Esto informa con el 99,9% de precisión qué está siendo usado y en qué medida, valles y picos de utilización, y provee detalles de por qué ciertos recursos son más demandados. Movere acopla un mapa de la infraestructura de TI del cliente, con datos geoespaciales, lo cual ayuda a determinar qué regiones de Azure o AWS serían las mejores desde los puntos de vistas operativo y económico.

En el Mercado, Movere compite con productos como ServiceNow, SolarWinds y VMware vRealize Operations Manager. Pero, por sobre todo, la fortaleza del motor de descubrimiento de Movere debería ayudar a los equipos de servicios de migración de Microsoft y a los partners a hacer su trabajo más rápidamente.

Etiquetas
Mostrar más
Alejandro Alonso

Alejandro Alonso

Periodista especializado en ciencia y tecnología. Trabajó en publicaciones como Banqueros & Empresarios, Telecomunicaciones & Negocios, Customer Service, Prensa Económica, Computerworld, e Insider, entre otras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close