Infraestructura

Cómo vender soluciones de datacenter en tiempos de disrupción

Vender y desplegar centros de datos ya no es lo mismo que hace tres años. Cambiaron los hábitos de consumo de los clientes empresariales, surgieron barreras en materia de producción y logística de hardware, y los canales aprendieron a “pasar el invierno” aun cuando todavía se sienten sus secuelas. ¿Cómo cambió el negocio? Hablan los vendors.

Durante la pandemia, quedó claro que las empresas aprovecharon los servicios de centros de datos de terceras partes y de nube como nunca, habida cuenta de que (al menos al principio) era impensable trabajar con personal propio en un contexto de aislamiento. El mercado absorbió esa sobredemanda, dejando para cuando se pudiera la renovación, actualización o expansión de los centros de datos propios, las nubes de los proveedores de servicios y hasta de las instancias de borde de las organizaciones más grandes. Este aplazamiento se debió a las restricciones y barreras, tanto logísticas como de producción, que la pandemia y otras crisis concurrentes provocaron. El actual estado de hibridez en el trabajo y las nuevas tendencias en materia de colaboración remota mantienen esa presión en la demanda. Cabe preguntarse, entonces, si para los canales del sector la venta y el despliegue hoy de los centros de datos (infraestructura, hardware y software asociado) son lo mismo que hasta hace tres años. ¿Por donde pasan los negocios? ¿En qué han cambiado?

Según el informe más reciente de Spherical Insights (de febrero de 2023) el tamaño del mercado global de infraestructura de centros de datos, que tocó los US$ 50.000 millones en 2021, podría llegar en 2030 a los US$ 120.000, lo cual implica una tasa compuesta de crecimiento anual del 12%. El tamaño y la potencia de los centros de datos han crecido significativamente como resultado de la creciente necesidad de soluciones de TI más efectivas y las ventajas financieras de las actuales aplicaciones de conectividad integradas. El informe destaca que la necesidad de centros de datos autónomos también fue impulsada por la creciente competencia del mercado global y las tecnologías de vanguardia como la computación en la nube y big data. “Además, las implicaciones financieras de la adquisición del centro de datos por parte de participantes clave del mercado han aumentado la demanda de tecnologías en la nube. De hecho, hay numerosas iniciativas que están tomando los proveedores internacionales de sistemas de centros de datos para disminuir los problemas de latencia y mejorar la experiencia del usuario. Además, los gobiernos de muchas naciones están implementando una serie de acciones para impulsar el desarrollo digital regional y fomentar el uso de tecnologías de centros de datos”.

Se espera que la demanda del mercado de soluciones y servicios de centros de datos tradicionales y modulares aumente (durante el período del estudio) a medida que más pequeñas y medianas empresas, y nuevas empresas han comenzado a implementar soluciones de infraestructura de red. Además, el crecimiento en la recopilación de datos a través de canales digitales y el aumento del consumo de datos, combinados con la adopción de tecnologías avanzadas, han simplificado para muchas empresas el crecimiento de sus bases de datos y el traslado de cargas de trabajo de misión crítica a los centros de datos. Además, varios actores importantes del mercado han comenzado a invertir fuertemente en proyectos de centros de datos para satisfacer las demandas de infraestructura de las organizaciones. Los centros de datos requieren costos iniciales significativos y su desarrollo lleva de dos a tres años. Hasta que el centro de datos esté en pleno funcionamiento, las empresas suelen tener dificultades para manejar las finanzas y otras funciones de la empresa. Además, el creciente uso de la energía es otro factor que impide la expansión general del mercado”, agrega el informe. En este contexto, además, el informe anticipa que el segmento de soluciones de enfriamiento será testigo de una tasa de crecimiento del 10% durante el período de pronóstico.

Del lado de la fibra

Consultado sobre la evolución del negocio de infraestructura de datacenter en 2022, Jorge Flores, Data Center Account Manager en CommScope, explicó: Sin duda algo que ha marcado el mercado ha sido la presión significativa a la que se ha sometido a los centros de datos a partir de los confinamientos globales por COVID 19, y la subsecuente emergencia de nuevos esquemas híbridos de trabajo y de adquisición de servicios como en el caso de las consultas médicas a distancia. Los centros de datos hoy deben tener capacidad de manejar video de gran ancho de banda y numerosas aplicaciones (antiguas y nuevas) basadas en la nube en áreas de mayor distribución”.

Cómo vender soluciones de datacenter en tiempos de disrupción
Jorge Flores

Para Flores, esta nueva realidad, donde hay necesidad de mayores velocidades, “ha venido impulsando cambios muy concretos en el terreno de los centros de datos. Hoy estamos viendo un incremento en la utilización en la infraestructura de 16 fibras, la cual ofrece una vía limpia hacia esas velocidades requeridas. Al mismo tiempo, los centros de datos están adoptando nuevos diseños en la superior del rack e implementando despliegues de switches más eficientes en la mitad o al final de la red, además de diseños de cableado estructurado”.

—¿Qué se espera para 2023 en dicho negocio? ¿Qué oportunidades se abren?
—En la industria de los centros de datos no existe el concepto de “hacer negocios como de costumbre”, y el 2023 no es una excepción. Dado que el volumen de datos que entra en el centro de datos sigue aumentando, impulsado por una demanda de conectividad aún mayor, proveedores y empresas se están replanteando cómo pueden adelantarse a estos cambios. Una de las cosas que es segura es que nuestra dependencia a los centros de datos seguirá aumentando. Esto abre la puerta a soluciones dirigidas a sortear las presiones en velocidades y también a aplicaciones dirigidas a facilitar las migraciones y cambios en las arquitecturas. 2021 y 2022 fueron años de imprevisibilidad y adaptación para todos, pero los centros de datos han experimentado nuevos niveles de crecimiento adaptándose a las crecientes demandas de conectividad. De cara a 2023 y a futuro, esto seguirá aumentando con la aparición de tecnologías como 5G e Inteligencia Artificial, que sentarán las bases para el futuro 800G, 1,6T, y más.

“A medida que esto sucede, los responsables de TI están poniendo sus esfuerzos en el borde y en la creciente necesidad de tener más capacidad. Desde los cables de fibra óptica enrollables hasta los transceptores ópticos de 400G, los proveedores de redes están desarrollando soluciones a prueba de futuro que ayudarán a liderar el camino hacia un futuro de conectividad integral sin fisuras en todos los puntos de contacto”, advierte Flores.

Cómo vender soluciones de datacenter en tiempos de disrupción—¿Qué barreras se verán en 2023? ¿Cómo está lidiando CommScope con dicha dificultad?
—El modelo de negocio ha cambiado para aceptar nuevas realidades y cumplir nuevas obligaciones. Más que nunca el mundo depende de los servicios en la nube y, por ello, de las operaciones de los centros de datos. Más recientemente, la inflación mundial y el aumento de los precios de la energía han obligado a empresas y naciones por igual a reorganizar aún más sus cadenas de suministro y hacer ajustes para seguir operando con costes energéticos persistentemente elevados. De igual manera, el 5G de baja latencia está liberando el ancho de banda, y lo que es igual de importante, la baja latencia; que muchas de las nuevas aplicaciones necesitan para funcionar. Todo ello se canaliza a los centros de datos, que cada vez se trasladan más al extremo de la red para reducir en unos pocos milisegundos el tiempo de respuesta (RTR).

Flores asegura que 100G llegará al mercado de forma masiva, impulsando un número de fibras cada vez mayor, y los grandes centros de datos hiperescala y basados en la nube se están enfrentando a un inevitable salto hacia 400G. Con switches y servidores que requerirán conexiones a 400G y 800G, la capa física deberá contribuir con un mayor rendimiento para optimizar continuamente la capacidad de la red. La capacidad para desarrollar la infraestructura de capa física en el centro de datos será clave para mantener el ritmo de la demanda por la baja latencia, el alto ancho de banda y la conectividad fiable que demandan los clientes”.

Además, indica, “el modelo de negocios hoy tiene que aceptar las nuevas realidades y al mismo tiempo cumplir con nuevas exigencias de responsabilidad ambiental. En CommScope® hay un compromiso con la sostenibilidad, que está en sintonía con la creciente preocupación que hay en el mercado por la huella de carbono. En este sentido algo que va a marcar a los centros de datos en 2023 es la eficiencia energética, que ayude a las empresas de conectividad a sopesar costos; a lidiar con posibles cortes de energía derivados de conflictos geopolíticos, pero, sobre todo, a cumplir con la demanda de disminución de la huella ambiental”. Esta labor incluye la conversión del almacenamiento a los medios más eficiente. “Implementar de sistemas Uninterruptable Power Supply (UPS) ultra-eficientes. Reevaluar los límites térmicos del centro. Considerar compartir gastos generales de electricidad y comunicaciones y medir constantemente el estrés en la red eléctrica existente y cambiar a una energía más sostenible, localizada en el centro de datos”.

Por todo esto, agrega, “es de vital interés que obtengamos una perspectiva lo más clara posible, porque más que nunca el mundo depende de los servicios en la nube y, por extensión, de las operaciones de los centros de datos. Si hay algo que sabemos que nos depara el futuro es que nuestra dependencia de ellos va a aumentar”.

—¿Qué oferta están empujando para centros de datos?
—En 2022 CommScope presentó una plataforma de fibra de alta velocidad, PROPEL, diseñada para ayudar a los administradores de centros de datos a sortear las presiones que vienen de los requerimientos de velocidades. PROPEL está diseñada para facilitar la migración a velocidades de Terabit, proporcionando una conectividad confiable y una infraestructura de red robusta que se alinea con las aplicaciones de centros de datos que están surgiendo rápidamente, permitiendo un acceso más rápido y eficiente a la información.

De igual manera, la fibra óptica ha sido y seguirá siendo un potenciador para la conectividad, y dentro de nuestro portafolio contamos con diversos tipos de fibra que se adaptan a las necesidades específicas de cada uno de los clientes y empresas, como lo son nuestra fibra multimodo OM5, o nuestro cableado de fibra de cinta enrollable (Rollable Ribbon).

—¿Cómo están ayudando a los canales de infraestructura a subirse a ese negocio?
—Además de ofrecer un extenso portafolio de soluciones para centros de datos, en CommScope apoyamos a nuestros canales con programas de capacitación y certificaciones que los ayudan a estar actualizados en todo momento. De esta forma pueden ofrecer el mejor nivel de servicio a clientes y usuarios.

Cuando la demanda se mantiene alta…

En opinión de Saida Ortiz Sedano, directora de Canales para Vertiv para América Latina¸ cuando el suministro es limitado y la demanda se mantiene alta, los costos aumentan —tanto de proveedores ascendentes y descendentes como para los usuarios finales—, y el crecimiento de dos dígitos interanual de la industria de centros de datos se ha combinado con la crisis de suministros global para aumentar considerablemente el costo de construir un centro de datos”.

Cómo vender soluciones de datacenter en tiempos de disrupción
Saida Ortiz

Ortiz Sedano considera que las limitaciones en la cadena de suministros han sido desafiantes en todas las industrias. “Aunque algunas materias primas se han estabilizado, los materiales comunes para centros de datos como el litio, el cobre y el acero siguen siendo considerablemente más costosos en comparación con el precio que tenían el año pasado. Los plazos de entrega por parte de los proveedores han aumentado en todos los materiales y componentes; tal es el caso de los sistemas mecánicos y eléctricos, y los componentes que solían encontrarse disponibles, como el aislamiento y los microchips. La poca disponibilidad de materiales y componentes puede llevar a interrupciones en la construcción de los centros de datos. Además de los largos plazos de entrega y los elevados costos de los repuestos, la falta de trabajadores expertos tiene un efecto inmediato en los costos que pagan los usuarios finales. La demanda de centros de datos está creciendo más rápido de lo que la industria puede atraer talento nuevo y calificado. Los profesionales en general, desde mecánicos hasta ingenieros eléctricos, siguen siendo objeto de una gran demanda, pero hay más expertos jubilándose que ingresando al campo. Toda la industria de centros de datos ha tenido problemas para mantenerse al ritmo”.

—¿Cómo se están desarrollando estos negocios para el canal de LATAM?
—Vertiv colabora con los clientes para ayudar a planificar y predecir las necesidades tanto actuales como futuras. Hacemos lo mismo con nuestros proveedores; les preguntamos por su cadena de suministros y su efecto en nuestra compañía, e incluso calificamos proveedores alternativos de cuarto o quinto nivel según sea necesario para satisfacer la demanda. La comunicación es un lado de la moneda y la estandarización, el otro.

—¿De qué manera lo está encarando Vertiv? ¿Cómo está apoyando a sus canales en esta coyuntura?
—Vertiv ha dispuesto nuevas fábricas y también ha dispuesto un hiperdistribuidor en Miami para que se pueda contar con inventario suficiente para atender la demanda de LATAM. Hemos acercado los productos a nuestros distribuidores locales y canales.

¿Qué productos y servicios están impulsando compatibles con este contexto (o sea, que tiene disponibilidad, que son rentables, que permiten una gran planeación estratégica)? ¿De qué formas los están impulsando?
La estandarización permite que una mayor parte del proceso de diseño y construcción del centro de datos opere sin intervención ni errores humanos. La estandarización facilita la comprensión para los usuarios finales, el diseño para los arquitectos y la instalación y el mantenimiento para los técnicos. Utilizar un software de modelado arquitectónico digital y estandarizado —como los objetos BIM360— ayuda a eliminar la dependencia de que una sola persona deba pasar información vital de persona a persona. Este proceso de planificación contribuye a agilizar el proceso y mitigar o evitar problemas como la pérdida de conocimiento institucional cuando alguien se jubila.

La directora regional de Canales de Vertiv destaca que la estandarización permite que los clientes puedan construir y arrendar el espacio a sus clientes más rápidamente. Los problemas en la cadena de suministros han destacado aún más la necesidad de la estandarización. Los componentes prefabricados y listos para la venta son cada vez más confiables y ahorran mucho tiempo en comparación con los componentes personalizados. Simplificar las cosas es esencial; entre más artículos vengan prefabricados o puedan construirse y premontarse fuera del sitio, menores serán los gastos. No debería de sorprender que la tecnología de construcción de centros de datos tienda hacia la modularidad”.

“Uno de los productos que ofrecemos para este contexto es  Vertiv SmartRow 2, una actualización de soluciones prefabricadas para centros de datos de borde para aplicaciones de computación en el borde. Este microcentro de datos ofrece una infraestructura completa para el equipo de TI basado en rack, como servidores y routers. El SmartRow 2 consiste en una fila de racks de TI preconfigurados y probados en la fábrica de Vertiv, e incluye soluciones para la distribución eléctrica, unidades de suministro ininterrumpido de energía (UPS), baterías, enfriamiento y soporte mecánico. Con una lógica y una infraestructura física de conexión inmediata, agiliza el proceso de implementación de la solución y es ideal para la instalación en empresas de todos los tamaños y todos los verticales de mercado”, resume la ejecutiva.

Lucas Samyn, de Furukawa: “Los negocios se están desarrollando de forma activa”

Sobre la disrupción y la crisis global ocasionada por el colapso de los puertos marítimos, el encarecimiento de las materias primas para infraestructura de conectividad y la escasez de chips, entre otros factores concurrentes, el responsable de Ingeniería de Productos y Aplicaciones para Cono Sur de Furukawa comenta: “Quienes proveen infraestructura y hardware están haciendo grandes esfuerzos para minimizar los efectos de la disrupción de la cadena de suministro, mejorando procesos logísticos e incorporando mayor tecnología”.

Cómo vender soluciones de datacenter en tiempos de disrupción
Lucas Samyn

En la actualidad, agrega, estos negocios vinculados con la infraestructura para centros de datos se están desarrollando de forma activa, “si bien las inversiones se percibieron demoradas, las mismas no han sido congeladas y los negocios están activos, dado que la tecnología demanda estar atentos a los crecimientos y expansiones en los centro de datos. El papel de la Internet of Things en el centro de datos desagregado acelera la transformación digital. El sector comprende la necesidad de inversión y el objetivo es poder evaluar alternativas estratégicas para la operación y desarrollo del negocio en centro de datos. Tal y como se menciona en Furukawa, apostamos a una gestión conjunta de negocios, como la posibilidad de entregar soluciones de conectividad e infraestructura de centro de datos”.

—¿De qué manera lo está encarando Furukawa? ¿Cómo está apoyando a sus canales en esta coyuntura?
Si bien hay disrupciones inesperadas que pueden alterar la actividad, la prevención resulta clave para evitar los efectos de dichas alteraciones. Para Furukawa es importante acompañar a los distintos mercados, dado que comprende el importante rol que cumplen los centros de datos en la nueva etapa económica y de trabajo. Es por este motivo que desde la empresa proporcionan las condiciones de infraestructura necesarias para lograr la hiperescalabilidad:

  • Cables con alta formación. Estos se conforman de un conteo más elevado de fibras que asegura al data center el ancho de banda necesario para soportar un gran volumen de tráfico existente.
  • Frames de alta densidad. Son gabinetes tipo racks capaces de alojar y gestionar una gran cantidad de conexiones ópticas.
  • Soluciones de bajas pérdidas. Los componentes del canal óptico de transmisión de datos deben poseer parámetros optimizados de desempeño, de modo que garantice el rendimiento mismo en las topologías más complejas.
  • Fibra óptica OM5. Es una fibra tipo multimodo (MM) que admite el uso de hasta cuatro longitudes de onda simultáneamente. Esto permite la reducción de la infraestructura de los data centers, y a la vez, logra velocidades más altas de transmisión, como 200 Gbps, 400 Gbps y 800 Gbps.

—¿Qué productos y soluciones están impulsando que sean compatibles con este contexto? ¿De qué formas los están impulsando?
—En los últimos años, y a raíz de la pandemia, fueron surgiendo nuevas tecnologías que están cambiando la manera de vivir. Una de ellas es el servicio en la nube para los clientes, ya que permite un acceso ágil y veloz a los servicios y aplicaciones, ofreciendo la disponibilidad de los sistemas en todo momento. Asimismo, el sistema cloud permite garantizar la seguridad y la protección de los datos. Furukawa Solutions impulsa una gama completa de tecnologías de conectividad en cobre y fibra óptica, racks, sistemas de ductos para el cableado inteligente, además de servicios de valor agregado como el soporte de ingeniería para su diseño e instalación. Algunas de las ventajas de desarrollar los datacenters con tecnologías de conectividad a prueba de futuro son: alta disponibilidad, modularidad, rendimiento, gestión de capa física, seguridad, alta densidad y eficiencia operativa.

Modelos basados en software y servicios

Pablo González Simón es el director de la organización de Canales para la MCR de Cisco (la región multipaís, que abarca a todos los países de América Latina, excepto México y Brasil). El ejecutivo admite que “los desafíos que se presentaron en el pasado impactaron muchísimo en toda la cadena de suministros asociada a la fabricación de chips y otros componentes clave. Eso trajo consigo demoras en las entregas, problemas logísticos y otros inconvenientes. Creo que todos los vendors que de una forma u otra participamos en estas áreas de la tecnología pasamos por esta situación”.

Cómo vender soluciones de datacenter en tiempos de disrupción
Pablo González

“Más allá de los desafíos asociados a la pandemia, en Cisco vimos la necesidad imperativa de mantener los negocios de los clientes. Cómo operar en un entorno en el cual mis empleados probablemente no están yendo las oficinas… y esto es una realidad tanto para nosotros como para nuestros socios del canal: ¿Cómo puedo seguir soportando a los clientes en esa nueva realidad?”, plantea González. Lo cierto es que Cisco ya contaba con herramientas de colaboración y seguridad que habilitaban desde lo tecnológico esta continuidad de los negocios, y los partners pudieron dar cuenta de esta oportunidad que, en alguna medida, balanceaba la brutal desaceleración en el avance de las iniciativas de infraestructura de centros de datos.

Ahora, que muchas organizaciones y proveedores de servicios están poniéndose al día en esta materia, la pregunta es si los vendors podrán satisfacer esa demanda. González explica que Cisco ha logrado sortear estos desafíos, y esto fue posible, en primera instancia, asegurando la mayor capacidad productiva de los propios proveedores en la industria. Esto no es un reto menor, habida cuenta de las numerosas categorías que abarca la oferta de Cisco, y en particular las relacionadas con hardware.

“Sigue habiendo desafío en los abastos, si bien Cisco ha hecho muchísimos avances en el desarrollo de nuevas tecnologías y el rediseño de componentes para poder garantizar la disponibilidad y así satisfacer la demanda que tenemos”, destaca el ejecutivo, pero también plantea la necesidad de empezar a basar las soluciones en software y servicios. Esta es una posibilidad que algunos partners ya pusieron en práctica durante la pandemia: “En momentos en que no es posible entregar componentes de hardware, movernos hacia modelos de negocios basados en software”, resume González, y aclara también que muchas de las acciones (e inversiones) realizadas por Cisco se hicieron en esta dirección. “Hoy una gran mayoría de nuestro portafolio está basado en software”, agrega.

Esto no significa que los canales de Cisco han dejado de vender hardware, pero sí que el software y los servicios fue ganando share en la oferta de esos canales, con tasas de crecimiento importantes. En este orden, América Latina (y, en particular, la MCR) se ha movido en sintonía con el resto del mundo, y la participación de la oferta de software en el total del portafolio es similar a la que se podría dar en mercados más desarrollados. “Tenemos un gran ecosistema de canales que adoptó bien esto y que está saliendo a la calle a vender todas esta soluciones, a la misma velocidad en que lo está haciendo Estados Unidos o Europa”, grafica el líder regional de Canales de Cisco.

En un contexto en el que los clientes empresariales quieren sostener entornos híbridos de trabajo y se mueven a través de múltiples nubes, incluyendo las propias instalaciones, con coexistencia de sistemas de distinta índole, la TI que deben manejar esos clientes se vuelve realmente compleja. Las capacidades que tengan nuestros partners para ofrecer soluciones específicas para atenuar esa complejidad, como es el caso de las soluciones de observabilidad de Cisco, que permiten entender qué pasa en la red, de extremo a extremo, para superar las contingencias de forma acelerada, son siempre bienvenidas por los clientes. Entonces, si bien nuestros canales siguen ofreciendo soluciones de networking, como es el caso de SD-WAN, las soluciones de software están tomado una mayor preponderancia”.

“Nuestra oferta de centros de datos sigue ahí, y ahora se trata también de dotar esa infraestructura de inteligencia y capacidades analíticas para optimizar esta operación del centro de datos en conjunto con las nubes de los proveedores”, sintetiza González en relación con las oportunidades del corto plazo, mientras las barreras relacionadas con el “silicio” y el hardware en general van siendo superadas. Con todo, comenta el ejecutivo, Cisco ha logrado normalizar en buena medida la entrega de sus productos, incluso algunos de los más afectados por las sucesivas crisis pre y postpandémicas. “Algunos, incluso, con disponibilidad inmediata”, anuncia. “Creemos que 2023 va a ser un año de muchísima estabilización en esto”.

Nueva generación de fierros

“Estos últimos años fueron difíciles desde el lado de la demanda global de suministros, lo cual ejercía también una presión sobre los costos. Esto se dio en la postpandemia. Hay que tener en cuenta que este negocio (de infraestructura) está a contraciclo del negocio de TI de consumo (que abarca, por ejemplo, PCs de escritorios y notebooks). Respecto de ese negocio estamos desfasados un año, o año y medio”, aclara Carlos Ramos, Managing Director de Lenovo ISG para el Sur de América Latina. En este contexto, allí donde la demanda de PCs y notebooks empezó a mermar, e incluso hay stock de productos a escala internacional, el mercado de infraestructura presenta una demanda marcada, con clientes que todavía están adoptando las nuevas tecnologías o incluso que están retrasados en dicha adopción. “También hay que tener en cuenta las dinámicas de los mercados, porque no todos los mercados de Latinoamérica se han despertado al mismo tiempo”, apunta Ramos, en relación con los retos políticos o socioeconómicos locales que afectan los ciclos de inversión en cada geografía.

Cómo vender soluciones de datacenter en tiempos de disrupción
Carlos Ramos

Ramos observa que el mercado está creciendo, pero también la demanda de nube. “En Lenovo, prácticamente la mitad del negocio de infraestructura a nivel global proviene de fabricar para los proveedores de nube hiperescalares. Esta demanda está creciendo más que la del segmento Commercial/Enterprise, si bien en ambas partes se observa crecimiento”.

“Los proyectos de centros de datos han cambiado en los últimos tres años. Hoy actualizar un datacenter o adquirir nuevas tecnologías es un reto, principalmente por el lado logístico”, explica Ramos, puntualizando que, además, si hablamos de la Argentina, se incrementan los tiempos por las limitaciones a las exportaciones, algo que se extiende también a algunas ofertas de nube. Por su parte, Chile está saliendo de un año y medio donde el mercado se resintió en el contexto del cambio de Gobierno. Ramos señala que Chile es uno de los países pioneros en adopción de nube y “as a Service”, y que (subidos a esta tendencia) en el período pasado el cliente trataba de mantenerse en el consumo de recursos mínimo y estrictamente necesario, pero esto ya está cambiando con el surgimiento de proyectos y el inicio de nuevos ciclos de inversiones que se proyectan a este año. A la inversa de lo que pasaba en Chile, el Estado peruano está desacelerándose, particularmente en lo referente a Sector Público, pero ya se aprecia una tímida reactivación.

Ramos sostiene que, en líneas generales (y esto es aplicable a toda la región), “hay que estar cerca de los clientes. Las necesidades de los clientes están presentes. Pero también hay que estar cerca de los proveedores/vendors, para ver cómo se están gestionando los nuevos ciclos de abastecimiento. Esto es algo que ha mejorado muchísimo, con tiempos de delivery (salvo en tecnologías puntuales) muy cercanos a los de prepandemia”.

Con todo, Ramos señala una coyuntura tecnológica que el canal y los clientes pueden aprovechar en relación con las nuevas generaciones de procesadores x86 (de Intel y AMD) para servidores, con cambios muy profundos en materia de tecnologías y de arquitecturas, y un alto nivel de adaptación a los casos de uso, algo que no sucedía desde hacía cuatro años. Esto implica configuraciones que pueden dar mayor poder de cómputo en el borde, por ejemplo, IA en el hardware, GPUs más modernas y potentes, tarjetas de redes más inteligentes, etcétera. “Nosotros, incluso, estamos anunciando servidores de clase empresarial con water cooling, detalla el ejecutivo. La apuesta por estas nuevas generaciones tecnológicas permite a las empresas y proveedores de servicios hacer un catch up tecnológico más veloz (hay ciclos de entregas más rápidos) y económicamente eficiente.

Vale aclarar que el 10 de enero pasado Intel presentó su cuarta generación de los procesadores Xeon Scalable (conocidos como Sapphire Rapids, por su nombre en código), los Xeon CPU Max Series (Sapphire Rapids HBM) y las Data Center GPU Max Series (codename: Ponte Vecchio) para contextos de HPC, o computación de alto desempeño. Entre otras cualidades, la cuarta generación de procesadores Xeon fue optimizada específicamente para conectividad de red de baja latencia, alto desempeño y cargas de trabajo de borde.

Paralelamente, y si bien América Latina está demorada en la adopción de las opciones “as a Service”, la tendencia existe y está en crecimiento, sostenida en buena medida por argumentos financieros y por casos de uso.

Otra de las realidades tecnológicas a tener en cuenta en cuanto a los aspectos más furos del centro de datos es el “software defined” (definidos por software), que permite utilizar hardware relativamente estándar sobre el cual se agregan capas de plataforma, inteligencia y aplicaciones por software. La tendencia a separar la inteligencia del hardware y a virtualizar ciertas capacidades ha llegado incluso al mundo de las redes. Esto es algo que todos los vendors han incorporado en mayor o menor medida a sus equipos. Sobre esto, Ramos apunta al “buen balance” que Lenovo mantiene en materia de alianzas, lo cual le permite al canal llegar al cliente con soluciones que combinan los fierros y esa inteligencia por software. En la vereda opuesta, los chasis basados en blades están entrando en una franca decadencia.

Autor

  • Alejandro Alonso

    Periodista de ciencia y tecnología, y escritor. Ha trabajado en medios como Insider, ComputerWorld, IT Resellers Magazine, Telecomunicaciones & Negocios y Prensa Económica, entre otros, a lo largo de más de 25 años de trayectoria.

    Ver todas las entradas

[mdx-adserve-bstreet region="MED"]

Alejandro Alonso

Periodista de ciencia y tecnología, y escritor. Ha trabajado en medios como Insider, ComputerWorld, IT Resellers Magazine, Telecomunicaciones & Negocios y Prensa Económica, entre otros, a lo largo de más de 25 años de trayectoria.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba