Microsoft democratiza la IA y los servicios cognitivos

La inversión global en servicios cognitivos alcanzará en 2018 los US$ 19.100 millones: un 54% más que en 2017, según IDC. Las empresas invertirán agresivamente en estos servicios y en capacidades de software de inteligencia artificial. No es un territorio al que las organizaciones aspiren a ir, ya están allí. Proveedores como Microsoft ya están ofreciendo capacidades de IA, de aprendizaje de máquina y servicios cognitivos en espacios hasta hoy insospechados.

IDC estima que hacia 2019, el 40% de las iniciativas de Transformación Digital usará alguna clase de servicio de IA, y en tan sólo tres años pasará lo mismo con el 75% de las aplicaciones empresariales, abarcando desde predicciones y recomendaciones, hasta agentes automatizados de atención al cliente y automatización inteligente de procesos, No es un territorio lejano, ni un coto de los científicos de datos. Tampoco es una tendencia, una moda o una oportunidad que está a la vuelta de la esquina: la IA ya está aquí.

Precisamente, en el Microsoft Data & AI Experience 2018 LATAM, celebrado recientemente en Buenos Aires, la compañía pudo mostrar cómo las capacidades de IA, de Machine Learning y los servicios cognitivos estaban presentes en numerosos escenarios y de qué manera clientes de todo tipo los estaban incorporando. De más está decir que, en Microsoft, la IA no es algo nuevo. Como parte de su programa Microsoft AI & Research, desde hace más de 25 años la compañía trabaja en el desarrollo de soluciones que incluyan IA dentro de la vida cotidiana de las personas y de las organizaciones. El programa cuenta con más de 1.000 científicos e ingenieros especializados en 55 diferentes áreas y ubicados en once laboratorios. El objetivo de estos especialistas es desarrollar nuevos usos de estas tecnologías en alianza con gobiernos, universidades e investigadores, para lograr interacciones cada vez más naturales entre la IA y las personas. Ese trabajo gira demás en torno a tres ejes:

  • Innovar para extender las capacidades de las personas.
  • La construcción de plataformas que hacen que la innovación sea más rápida y accesible.
  • Un enfoque seguro para que la IA sea desarrollada e implementada de manera responsable y ética.

Pablo Castro, director de Ingeniería, Nube e Inteligencia Artificial para Microsoft Corp. fue uno de los oradores destacados del encuentro de Microsoft. Este argentino trabaja en Redmond y dirige un equipo de ochenta ingenieros para desarrollar la plataforma de Inteligencia Artificial del futuro de Microsoft. Particularmente, el trabajo del equipo de Castro se da en la intersección entre el trabajo que la compañía está haciendo en la nube y la que hace en IA. “Este equipo de ingenieros construye muchos de los servicios que ya están en el mercado”, puntualiza Castro, y aclara: “Mi expectativa para todos los ingenieros del equipo es que tengan contacto constante y variado con los clientes. Que estén en escenarios reales, usando tecnología de Microsoft para resolver problemas reales”.

“Permanentemente actualizamos aplicaciones de Office, como Power Point, Word y Excel, que ofrecen cada vez más funciones a los usuarios y se vuelven inteligentes comprendiendo lo que el usuario quiere para facilitar su trabajo, de este modo la IA no se ve pero está presente —agrega Castro—. Por otro lado, también tenemos aplicaciones que permiten aumentar las capacidades de las personas, tal es el caso de Seeing AI, una aplicación gratuita para el celular diseñada para las personas ciegas o con visión reducida que aprovecha el poder de la IA para describir qué sucede a nuestro alrededor- las personas, textos y objetos e incluso leer por nosotros. O usos más complejos que permiten extender el alcance de los profesionales, tal es el caso del uso de algoritmos de machine learning en enfermedades de pulmón para diagnósticos tempranos en regiones con déficit de radiólogos”.

¿POR QUÉ SE HABLA HOY DE IA?

Si bien hace más de dos décadas que se habla del tema, vale la pena preguntarse por qué ahora se sigue hablando y haciendo en torno a este tópico. Para Castro existen varias razones.

“Hay un punto de confluencia —explica—. Hoy, producir datos es muy fácil. Y se puede hacer en volumen. Todos tenemos computadoras, teléfonos, hay dispositivos y sensores en la industria. La producción de datos tiene mucho menos barreras. Esto combinado con que no sólo se produce, sino también que se pueden mantener los datos. La nueva permite mantener volúmenes de datos muy grandes”. Castro define que borrar datos es una pérdida de información. A todo esto, se suma el que hoy exista de manera más democratizada el poder de cómputo para trabajar con esos datos, a través de la nube. Esto permite analizar los datos en profundidad, hacer preguntas más difíciles. “También es una época en donde hay un punto de inflexión en materia de algoritmos. Ahora hay técnicas, alrededor de Deep Learning, que realmente están cambiando la forma en que manejamos muchos problemas”.

En este orden, el objetivo de Microsoft es democratizar esa IA, para que las empresas e individuos puedan tener acceso a las nuevas capacidades que IA permiten ofrecer. “Nosotros ofrecemos una plataforma para desarrolladores que construyen aplicaciones con IA, o que agregan IA a desarrollos que ya existen. Pero además tenemos las aplicaciones que produce Microsoft, que también tienen IA en ellas”. Castro mostró cómo la IA permite mejorar la experiencia de uso de las aplicaciones de productividad, o mejorar las comunicaciones (por ejemplo, traduciendo en una comunicación de video de Skype).

CUATRO CASOS DE ÉXITO

Durante el encuentro de Microsoft se analizaron cuatro experiencias de la Argentina que están abriendo camino en el uso de IA:

Gobierno de Salta: En junio de 2017, el gobierno de Salta y Microsoft firmaron un acuerdo de colaboración para aplicar la inteligencia artificial en la prevención del embarazo adolescente y la deserción escolar. Los algoritmos inteligentes permiten identificar características en las personas que podrían derivar en alguno de estos problemas y advierten al gobierno para que puedan trabajar en la prevención de los mismos. Se trata de una iniciativa innovadora, única en el país y un gran paso en el proceso de transformación digital de la provincia.  Desde hace cuatro años, el gobierno de Salta junto con la Fundación CONIN trabaja usando la tecnología de Microsoft para obtener datos y analizarlos de manera inteligente. Esto les permite proponer políticas basadas en información real que contribuyan a mejorar las condiciones de vida de la población. Durante estos años, se realizaron miles de encuestas exhaustivas a sectores vulnerables de la sociedad, en base a esta metodología se obtuvo información de todo tipo -salud, educación, vivienda, familia, etc.- que procesada de manera inteligente con la Nube de Microsoft Azure permite identificar ciertos patrones.

“Trabajar el desarrollo humano es para nosotros una política pública esto implica una cuestión básica que es conocer la situación en la que se encuentran las personas. Empezamos a trabajar con Microsoft hace 9 años y desarrollamos un modelo que creemos que es revolucionario, que se concentra en las personas y sus realidades. Hoy tenemos más del 50% de las zonas vulnerables relevadas. Manejamos una gran cantidad de información que era compleja de analizar, sobre todo cuando queríamos prevenir situaciones que involucran muchos elementos de un contexto social que es muy amplio. En este punto apareció la IA, que nos da la posibilidad de anticiparnos. A nivel tecnológico, el modelo que desarrollamos tiene un nivel de precisión de casi un 90% de una prueba piloto realizada en Salta capital. Desde el Estado con esta información, nos estamos organizando para hacer un abordaje integral de la situación con los recursos y las capacidades que tenemos. Usamos las soluciones en la Nube de Microsoft para poder resolver situaciones sociales y darles a las personas una mejor calidad de vida” comentó Pablo Abeleira, Coordinador de Tecnología del ministerio de Primera Infancia de la Provincia de Salta.

Chequeado.com:  Es la primera organización de fact checking (verificación del discurso) de Latinoamérica y cuenta con gran prestigio y visibilidad en medios y redes sociales de la Argentina y la región. Se dedica a la verificación del discurso público y la promoción del acceso a la información y la apertura de datos. Chequean las declaraciones de políticos, economistas, empresarios, personas públicas, medios de comunicación y otras instituciones formadoras de opinión, y las clasifican de “verdadero” a “falso” según su consistencia con los hechos y datos a las que se refieren. Usan Azure para su Chequeabot, una herramienta que permite, a través de procesamiento de lenguaje natural y machine learning, identificar frases chequeables en medios de todo el país para que su redacción pueda verificar si las afirmaciones son verdaderas o falsas.

“El chequeo de datos es una tarea que lleva mucho tiempo y no tenía sentido utilizar el tiempo de las personas valiosas que trabajan con nosotros con tareas repetitivas como la lectura de los medios de todo el país, entonces empezamos a buscar algunas tareas que se podían acelerar y escalar mediante el uso de la tecnología. Empezamos por buscar las frases chequeables, para eso usamos el Chequeabot en Azure, este robot analiza los textos y nos da las frases chequeables. El bot incorpora un componente de machine learning que aprende día a día. Cualquier organización se puede animar a trabajar con Inteligencia Artificial con un equipo pequeño, nosotros empezamos sólo con un desarrollador y llegamos a hacer algo que es único a nivel mundial. No es necesario tener una gran estructura, se puede empezar de a poco, nosotros somos el ejemplo de eso”, comentó Pablo Martín Fernández, director de innovación editorial de Chequeado.com.

Nubimetrics: Es una empresa que a través de su herramienta web provee información inteligente de todo lo que pasa en Mercado Libre. Permite a los vendedores tomar decisiones con información objetiva de calidad para potenciar sus ventas y mejorar sus negocios. La plataforma permite identificar oportunidades, conocer cómo complementarse a la competencia y hacer eficiente la operación basada en insights claves.  Con sus herramientas de análisis de datos, leen más de 170 millones de publicaciones por día de 17 países de Latinoamérica y las ponen a disposición de los vendedores como información simple e intuitiva. Nubimetrics utiliza servicios de Microsoft Azure tales como Azure Search, HDInsight y Machine Learning para el procesamiento de grandes volúmenes de información. El negocio de Nubimetrics se duplicó en los últimos dos años. La compañía cuenta con 20 empleados en Argentina desde donde manejan las operaciones para toda la región.

El proceso de curación de datos es clave. Nubimetrics tiene 600 TB de información almacenada, esto es información de cuatro años, de todo eso solo el 5% es lo que ofrecen a los clientes. Tomar grandes cantidades de datos y convertirlo en muy poca información, muy relevante 40% del tiempo lo invertimos en curar la información.

“Cuando uno quiere empezar con un proyecto de IA lo más importante es conocer qué problema quieren resolver. La primera etapa es hacer un análisis del problema que se quiere resolver y cómo encararlo. La curiosidad en este sentido es clave. La IA de Microsoft nos ayudó en este sentido, Azure nos permite procesar millones de datos gracias a que ellos nos proveen la infraestructura. Esta tecnología, que antes solamente era accesible para grandes corporaciones, hoy está al alcance de pequeñas y medianas empresas que necesitan procesar un gran volumen de datos a un costo relativamente bajo”, afirmó Pamela Scheurer, co-fundadora y CTO de Nubimetrics.

Micracel: Desarrolló un sistema de supervisión vehicular enfocado en la seguridad vial. La solución tiene un diferencial que representó un gran avance para el mercado de oil & gas. Las empresas de esta industria estaban acostumbradas a controlar una sola velocidad —la máxima absoluta— en los vehículos que transportaban sus productos, el sistema de Micracel permite controlar múltiples velocidades en múltiples zonas. La solución combina datos recolectados por sensores que, a través de la Nube de Microsoft Azure, se procesan para producir información de valor. Lo novedoso, es que hay una gran cantidad de datos que tienen que ver con las personas y con su comportamiento en el campo que, a partir de ahora, pueden analizarse. Esa es información sumamente valiosa ya que, procesada y analizada de manera inteligente, brinda reportes útiles que permiten aumentar la seguridad vial y generan beneficios a las empresas.

Hoy se producen 500 millones de eventos que son analizados en base a 75.000 personas que manejan, y eso se depura en pequeños eventos como: infracciones, exceso de velocidad, cómo gira en las curvas, con qué aceleración, si circula por caminos defectuosos, etc. El conductor tiene que saber si excede límites de velocidad en esos caminos. Es un mapa de riesgo, se hace en forma colaborativa y anónima, sin decir la empresa. Se procesan alrededor de 800 millones de kilómetros anuales y muchas de las empresas logaron reducir los índices de accidentes hasta un 80%. Hoy tienen un sistema de gestión integral que abarca aspectos como: control de documentación, combustible, mantenimiento del vehículo. Trabajan con aproximadamente 1600 clientes de los cuales 600 son empresas muy grandes como: YPF, TOTAL, Chevron, Halliburton, TGS, TGN, Pecom, Weatherford, Praxair, Sullair, etc.

“En el transporte de cargas peligrosas, como combustibles o productos químicos, la conducción en campo es muy exigente y hay muchas variables a las que el vehículo está sometido. Nuestro sistema permite detectar la conducta de las personas, un tipo de control que es muy importante debido a la peligrosidad del contenido que transportan. Dependiendo de cómo uno mire esas variables es que una conducción se puede transformar en más o menos segura. En Micracel identificamos patrones de conducción y logamos que todos manejen bajo esos patrones. Originalmente nacimos con una estructura convencional, con servidores en datacenters propios. Después de los primeros cuatro años, nos dimos cuenta que era necesario empezar a trabajar con máquinas virtuales. Elegimos usar Azure, porque nos resultó muy amigable la migración de nuestro sistema original con mucha facilidad para escalar y encontramos que los servicios de plataforma y alunas aplicaciones Saas nos simplificaron los desarrollos y colateralmente aumentaron la calidad de servicio de cara al cliente. Apostamos a avanzar en nuestro proceso de transformación digital ya que consideramos que la tecnología tiene un potencial enorme en nuestro rubro”, explicó Daniel Alessi, director de Micracel.

IA COMO SERVICIO

Pocos días después del encuentro de IA de Microsoft, Globant organizó otro foro multitudinario en torno a la IA en Buenos Aires, del cual también participaron voceros de Microsoft. Fue en ese contexto que Sebastien Le Calvez, Partner Executive para App Innovation de la compañía, habló de cómo empoderar a los desarrolladores para incluir IA en sus aplicaciones sin la necesidad de ser doctores en matemáticas o científicos de datos. Para ello, Microsoft ofrece servicios cognitivos. “Básicamente son redes neuronales ya entrenadas y encapsuladas en servicios para que los desarrolladores puedan incluirlas en su software”, dice Le Calvez.

Parte de la presentación del ejecutivo hizo hincapié en cómo han cambiado las interfaces entre personas y dispositivos en los últimos años, particularmente en lo referente a voz y realidad aumentada. Mucho de esto no sería posible (al menos no de esta forma) sin estas nuevas capacidades que hoy se traducen en servicios cognitivos.

“Hay verticales donde la IA se está aplicando mucho más rápidamente como en Salud, pero en general creo que en materia de servicios cognitivos es importantes que cada desarrollador se empiece a empapar, que se atrevan con el caso de uso que se les ocurra, que empleen el ingenio que ellos tienen, para ver cómo lo pueden aplicar”, anima Le Calvez. Servicios como los chatbots, o el reconocimiento de la voz, ya están maduros, particularmente este último que tiene márgenes de error muy bajos. “La voz se ha convertido en la plataforma principal por la madurez, por la cantidad de voz digitalizada que hoy en día hay aplicadas en las redes neuronales. La voz se ha convertido en la siguiente plataforma para los desarrolladores. No viene a reemplazar el teclado, pero es evidentemente algo que ya está listo para el prime time”. Otro tanto está sucediendo con el reconocimiento facial (no sólo identificar rostros, sino emociones): el Face API de Microsoft (disponible vía Azure) ya dejó de ser una Preview para estar en producción.

Para el ejecutivo no hay límites, sólo hay que aprovechar plataformas de nube como la de Microsoft y aplicar el ingenio a los casos de uso.

Etiquetas
Mostrar más
Alejandro Alonso

Alejandro Alonso

Periodista especializado en ciencia y tecnología. Trabajó en publicaciones como Banqueros & Empresarios, Telecomunicaciones & Negocios, Customer Service, Prensa Económica, Computerworld, e Insider, entre otras.