Y un día, Microsoft desarrolló su propio Linux…

El Switch Azure para Nube (ACS) es la incursión de Microsoft en la construcción de software propio para el funcionamiento de dispositivos de red. Es un sistema operativo modular multiplataforma para la creación de redes de centros de datos, construido sobre Linux. ACS permite depurar y arreglar los errores del software de prueba mucho más rápidamente.

Tanto las nubes como las empresas dependen de redes de alta velocidad y gran disponibilidad para alimentar sus servicios. Esto hace que sea crítico el que los operadores de esas redes puedan controlar sus destinos añadiendo rápidamente a sus redes las funcionalidades que necesitan, al tiempo que deben lidiar con los cambios en las funcionalidades para que la complejidad y el riesgo no se conviertan en un problema.

“En Microsoft, creemos que hay muchas plataformas excelentes de hardware de switches disponibles en el mercado, con una saludable competencia entre muchos proveedores que impulsa la innovación, aumenta la velocidad y reduce los costos —explica Kamala Subramaniam, arquitecta principal de la Red de Azure—. Sin embargo, lo que las empresas y las nubes encuentran desafiante es integrar ese software radicalmente diferente de cada tipo de switch dentro de la plataforma de gestión de una red del tamaño de la nube. Idealmente, querríamos todos los beneficios de las funcionalidades que implementamos y de los bugs que corregimos, incluso mientras surfeamos la innovación de los switches más nuevos”.

ITSitio_graficoAZURE

Por esta razón, Microsoft desarrolló un software para switches, pensando en su propia nube: Azure. El Switch Azure para Nube (Azure Cloud Switch – ACS) es la incursión de Microsoft en la construcción de software propio para el funcionamiento de dispositivos de red. Es un sistema operativo modular multiplataforma para la creación de redes de centros de datos, construido sobre Linux. Microsoft asegura que ACS permite depurar y arreglar los errores del software de prueba mucho más rápidamente. Además, permite desescalar el software y desarrollar funcionalidades requeridas por el centro de datos o demandadas por la red de Microsoft.

ACS también le permitirá a Microsoft compartir el mismo stack de software a través de hardware proveniente de múltiples proveedores de switches. Esto es realizado a través de la especificación de Switch Abstraction Interface (SAI), la primera API C de estándares abiertos para programar ASICs de redes de conmutación, del Open Compute Project (OCP). Microsoft fue miembro fundador de la iniciativa SAI y sigue siendo un contribuyente líder del proyecto, dado que ve que SAI es una pieza instrumental para el éxito del ACS.

“El software de switch tradicional está construido para varios clientes con varios escenarios y necesidades de funcionalidades. A partir de que el ACS se enfoca en el desarrollo de funcionalidades basadas en las prioridades de Microsoft, tiene un Lean Stack. Este stack de software delgado se enfoca en el software necesario para las Datacenter Networks de Microsoft y se esfuerza en reparar, probar y remediar los errores del software de los dispositivos de red más rápidamente que la tasa de ejecución actual.”, resalta Subramaniam.

ACS es también un stack modular, como opuesto a una imagen monolítica. Las ventajas de un stack delgado y modular son muchas. Hace que sea más sencilla la validación con menos probabilidades de bugs escondidos de alta prioridad, y reduce la espera para nuevas funcionalidades.

ACS también trabaja con Easier Configuration and Management al integrarse con el sistema de monitoreo y diagnóstico de Microsoft. Al desviarse del modelo interactivo empresarial de interfaz de línea de comandos, permite que los switches sean administrados del mismo modo que los servidores, con despliegues y roll backs semanales de software, asegurando así una configuración y un modelo de despliegue maduros.

Etiquetas
Mostrar más
Pamela Stupia

Pamela Stupia

Editora de ITSitio para toda la región. Comenzó su camino en medios gráficos y digitales hace más de 10 años. Escribió para diario La Nación y revista Be Glam del mismo grupo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lee también

Close
Close
X
X