Wearables: Salud y Productividad

El desarrollo de la nueva tecnología, la capacidad de capturar enormes cantidades de datos, y la llegada de nuevos programas de bienestar nos llevan hacia la rutina que hacen los atletas profesionales hace años: la búsqueda de su máximo performance y potencial.

Los atletas confían en los wearables

Los atletas de todo tipo han estado utilizando tecnología hace más tiempo que el público, recolectando datos que son analizados para identificar oportunidades de mejora. Recientemente en un artículo de Sports Illustrated, Mounir Zok, director de tecnología e innovación del Comité Olímpico de los EEUU, llegó a sugerir que la tecnología wearable era fundamental para el éxito del equipo de los EEUU en los últimos Juegos Olímpicos.

“En los últimos cinco o seis años hemos sacado al atleta de los laboratorios estándar”, afirma Zok y añade: “La performance del atleta puede ahora monitorearse en su ambiente natural, aumentando drásticamente la aplicabilidad y cantidad de los datos”.

De hecho, existen empresas que apuestan a la necesidad de la trazabilidad de todo lo relacionado con los participantes en deportes competitivos. Cerner, que es más conocido por sus EMR (registros médicos electrónicos) utilizado en organizaciones de salud en todo el mundo, cuenta con HealtheAthlete, que brinda a más de 50 equipos y sistemas de salud con programas de medicina deportiva para hacer el seguimiento de los atletas de la misma manera que los hospitales siguen a sus pacientes.

Integración de múltiples datos

A medida que el sector de salud cambia su foco de curar enfermedades a prevenirlas, los entrenadores tratan de evitar lesiones y mejorar la performance. Esto incluye una suma de datos de estilo de vida, como la ingesta nutricional, patrones de descanso y niveles de estrés. Según Nate Hogan, Gerente General del centro Cerners HealtheAthlete, el mayor reto con los wearables es la precisión de los datos, los wearables no pueden recolectar datos críticos que pueden sólo conocerse de la forma tradicional preguntando: ¿Cómo está tu hombro hoy?

Esto demuestra la importancia de capturar la información relacionada con el ADN del comportamiento individual, como también los datos biométricos. Consideremos que el equipo de básquet los Brooklyn Nets tienen una alianza con Infor para utilizar la herramienta de Ciencia del Talento para evaluar las características cognitivas, culturales y de comportamiento que puedan tener un impacto en la performance individual y del equipo. Esta combinación de datos en tiempo real y comportamiento analítico predictivo permite que los equipos personalicen los planes de capacitación para cada atleta individual, considerando el hecho de que lo que funciona para una persona puede no tener mayor impacto en otra.

¿Es el comienzo del atleta corporativo?

Al emular al atletismo, las instituciones corporativas cuentan con el potencial de impacto de dos áreas críticas en el trabajo: el involucramiento con la productividad y los empleados, una consideración importante ya que estas dos áreas han estado últimamente estancas.

Las pronósticos calculan que para el 2020 habrá más de 75 millones de wearables en el lugar de trabajo, y que 2 millones de empleados deberán utilizar dispositivos de salud como condición de su empleo. Si logramos una trazabilidad de los datos recolectados por un dispositivo podemos tener una mejor comprensión de la performance individual. Por ejemplo, una hora de sueño adicional, ¿Tiene una relación directa en el mejor performance en el trabajo?

Durante años las empresas lanzaron programas de bienestar, pero era difícil vincular las actividades con resultados tangibles. Esto está empezando cambiar. Por ejemplo, un estudio reciente de trabajadores que participaron en un programa de salud auspiciado por el empleador aumentó la productividad un promedio del 4% en el siguiente año, con las mayores mejoras en algunos llegando a casi un 11% de productividad. Además, un reporte reciente de Forrester Research predice que para el 2024 casi 14,4 millones de trabajadores de los EEUU utilizarán anteojos inteligentes. Esta tecnología de realidad virtual aumentada permite que las personas practiquen una nueva habilidad sin riesgo (consideremos un doctor probando una técnica quirúrgica nueva, por ejemplo), o la colaboración con colegas en la otra parte del mundo.

Aunque no es exactamente un wearable aún, el teléfono tiene el potencial de utilizar los servicios RTLS (ubicación en tiempo real) para manejar tareas administrativas en el trabajo. Pensemos en el crecimiento explosivo de la salud doméstica, donde la enfermera viaja a la casa del paciente durante el dia. Al conectar los servicios de ubicaciones con los sistemas de gastos y agenda, el tiempo que la enfermera pasa en la casa de cada paciente y los kilómetros recorridos quedan registrados y pueden enviarse a su empleador automáticamente. Pronto será el fin de las tarjetas/reloj y de los agotadores reportes de gastos.

Asistentes digitales y Chat Bots

También ya han aparecido los asistentes digitales y chat bots que utilizan NLP (proceso natural del idioma) para responder a las preguntas y solicitudes de los empleados. En realidad, probablemente ya hayas interactuado con un chat bot online y quizás hasta pensando que era un humano. Por otro lado, las empresas de tecnología están también desarrollando Gerentes Digitales que permiten a sus sistemas monitorear el cumplimiento y procesar datos de manera que los gerentes humanos estén libres para focalizarse en el desarrollo de relaciones y actividades de mayor valor.

Pronto veremos también Coaches Digitales que hagan recomendaciones proactivas a los gerentes y empleados basándose en los datos existentes. Esto logrará mayor productividad.

Pero, ¿Y la privacidad?

El debate público sobre la implicancia de la privacidad en los wearables resulta algo preocupante. ¿Podría un empleador tener acceso al patrón del sueño del empleado y saber el tiempo que pasa en el baño? El equipo New England Patriots recientemente compró dos aviones propios equipados con inodoros inteligentes que miden la hidratación de los jugadores para ayudarlos en su recuperación. ¿La mejora en la performance del individuo justifica el sacrificio de su libertad personal?

Estas preguntas se tocarán dentro de la cancha de basquetbol (y en los tribunales) antes de que se vea una adopción masiva de este tipo de herramientas. De hecho, el acuerdo con la NBA especifica cómo los wearables pueden ser usados por los equipos. Esto también alcanza a la pregunta del equilibrio entre vida personal y trabajo, que ha estado evolucionando últimamente. Por ejemplo, los millennials, dejan claro que ellos buscan un significado en su trabajo y la división entre su vida personal y profesional se ha ido desvaneciendo.

La realidad es que este es solo el comienzo de muchos debates por venir. Los visionarios como Elon Musk ya se preparan para un futuro donde será la norma que los humanos esten aumentados por la tecnología. Podemos enfurecernos contra estos avances defendiendo la privacidad y la libertad personal, o podemos considerar formas para estructurar la tecnología de manera que sea beneficiosa en forma mutua para las personas y las organizaciones. Después de todo, ¿Te quejarías si nunca más hiciera falta presentar un reporte de gastos?

Por Rubén Belluomo, Gerente Comercial de Infor para el Cono Sur Infor

Etiquetas
Mostrar más
Florencia Gomez Forti

Florencia Gomez Forti

Periodista especializada en tecnología y espectáculos. Comenzó su camino en los medios y el mercado IT de la mano de ITSitio y hoy es Editora de Contenidos para toda la región. Realiza coberturas especiales internacionales y nacionales para marcas como HP Inc. e IBM.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
X
X