¿Podrá Azure destronar a AWS?

En la guerra entre nubes públicas, la última palabra no está dicha. Los números trimestrales de AWS y Microsoft (en particular su negocio de nube) despiertan especulaciones de todo tipo, que pueden resultar relevantes si se tiene en cuenta la influencia que estos proveedores tienen en la estrategia empresarial de los clientes.

Los números están cantando. A mediados de julio, en la sección “Cloud Wars”, de Forbes, el analista Bob Evans decía que Microsoft tenía una buena oportunidad de convertirse en el primer proveedor tecnológico en alcanzar los US$ 7.000 millones trimestrales en ingresos comerciales de nube, en tanto que AWS podía tocar los US$ 6.000 millones. Los números para el cuatro trimestre fiscal (finalizado en junio) del gigante de Redmond cantaron.

El negocio de Nube Inteligente creció 23%, llegando a US$ 9.600 millones y los ingresos por servicios de nube crecieron 26%, mientras que los servicios empresariales sólo aumentaron un 8%. El detalle que destaca: los ingresos por Azure crecieron un 89%, con un impacto estimado del 4% en la operación total de la compañía.

En tanto, durante el segundo trimestre fiscal de 2018 (también finalizado en junio), el negocio de AWS generó poco más de US$ 6.100 millones. El crecimiento fue del 48,9%. Vale aclarar que el negocio de nube le proporciona a la corporación Amazon tan sólo el 11,5% de los ingresos totales, pero esa proporción va en aumento.

Evans considera que es interesante especular sobre estos temas, “porque, como los más grandes e influenciales proveedores de nube empresarial en el mundo, Microsoft y Amazon sirven como indicadores de la vanguardia para la salud y la vitalidad del auge de la industria atech que ha disparado uno de los más grandes crecimientos del mercado que este negocio ha visto”.

Para los líderes empresariales que todavía evalúan si es hora de ir con todo a la nube, estos increíbles números de crecimiento deberían servir como indicadores de que la nube empresarial ha avanzado mucho más allá de una posibilidad prometedora para convertirse en un motor completo de transformación comercial —apunta Evans—. Será difícil para el CEO y CFO de una corporación global despreciar la nube como una herramienta de negocios convencional cuando los dos líderes de la industria de la nube estén en camino de generar cerca de US$ 25.000 millones en ingresos por nube durante el año calendario 2018”.

Evans avalúa el empuje de Microsoft a través de varios indicadores:

El apetito voraz entre las empresas para emprender y completar la transformación digital coincide perfectamente con la filosofía del CEO de Microsoft, Satya Nadella, cuyas perspectivas tempranas e inquebrantables sobre la necesidad de que la nube llegue a cada elemento de los “estados digitales” de los clientes fue un enorme factor detrás de la aparición de Microsoft como proveedor de servicios de nube preeminente en el mundo para las empresas.

Azure ahora está siendo ampliamente aceptado como una plataforma de fortaleza industrial para ejecutar algunas de las cargas de trabajo más grandes y exigentes del mundo.

La rápida expansión de Microsoft de capacidades extensas de IoT, AI y blockchain para Azure lo está colocando en la posición de privilegio para esas nuevas tecnologías transformadoras.

Si bien el negocio de SaaS de Microsoft con Dynamics 365 no está a la altura de los negocios de apps de nube masivas de Salesforce u Oracle, los ingresos de Dynamics365 en los últimos cuatro trimestres crecieron a un mínimo del 67%, y la adquisición de LinkedIn le está dando a Microsoft nuevas capacidades y potencial en SaaS.

El gran éxito de Office 365 es extender la franquicia de larga duración de Microsoft al futuro centrado en la nube, y refleja la filosofía de “estado digital” de Nadella mencionada anteriormente.

Evans desestima las observaciones de algunos competidores de Microsoft y analistas, que dicen que Office 365 no es una nube “real”. “Dicen que si saca los ingresos de Office 365, el negocio de AWS es mucho más grande que la nube de Microsoft. Es un argumento débil en varios niveles”. Evans acota que los clientes empresariales de todo el mundo están encontrando grandes beneficios al tener Office 365 como parte de sus entornos de nube de rápido crecimiento, “y están obteniendo un gran valor comercial de él. Para mí, esa es la última definición de la nube: impulsar el valor comercial para los clientes”.

Etiquetas
Mostrar más
Alejandro Alonso

Alejandro Alonso

Periodista especializado en ciencia y tecnología. Trabajó en publicaciones como Banqueros & Empresarios, Telecomunicaciones & Negocios, Customer Service, Prensa Económica, Computerworld, e Insider, entre otras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close