El camino más rápido hacia la oportunidad de OpenShift

Red Hat tiene sendos acuerdos con Microsoft (Azure) y Amazon Web Services para brindar, tanto a partners como a clientes, OpenShift as a Service desde sus nubes hiperescalares. Estos servicios simplifican el despliegue de los clústers y su gestión, acortando además el go to market de los productos soportados por estas plataformas. Le contamos de qué se trata.

Mucho se ha hablado de las modernas aplicaciones basadas en contenedores, y de sus ventajas en términos de escalabilidad, movilidad, flexibilidad y resiliencia. Con todo, tener toda la infraestructura y la plataforma subyacentes bien aceitadas para que el conjunto cumpla con esas expectativas es sumamente complejo.

Como en otros escenarios, las nubes están colaborando para hacer que todo esto sea más asequible. De hecho, varios proveedores de nube (Clouds Providers / Cloud Service Providers), de los llamados “hiperescalares”, no sólo pueden dar infraestructura, sino toda la plataforma como servicio. Esto último constituye un verdadero game changer para los partners y los clientes. ¿De que se trata esta propuesta? Se lo contamos.

PaaS, o la historia del clúster automatizado

La historia de Red Hat y Azure arrancó en 2015, con la oferta del sistema operativo RHEL desde la nube de Microsoft. Pero no fue hasta 2018 en que ambos vendors se pusieron de acuerdo para desarrollar el primer servicio de Red Hat OpenShift gestionado conjuntamente desde la nube pública. Hoy, OpenShift forma parte del catálogo de servicios de Azure, y esa oferta de PaaS / plataforma ofrecida como un servicio) se llama ARO: Azure Red Hat OpenShift.

Cristian Bonini

“Esto es un facilitador de negocios para los clientes, los partners y para Red Hat, porque este servicio se despliega automáticamente. Antes, cuando un cliente compraba las suscripciones de OpenShift, había que invertir una cierta cantidad de horas para el armado de los clústers y las redes. Esto era sólo para montar la infraestructura. Y sabemos que montar una infraestructura y dejársela al cliente, después de haber invertido 150 horas, eso para el cliente tiene valor cero”, recuerda Cristian Bonini, gerente del área Certified Cloud & Service Providers (CCSP) Partner Alliance para la región SOLA de Red Hat. En términos simples, lo anterior se parece mucho a dejar pavimentada una calle, para que el cliente/usuario luego compre un auto, aprenda a manejarlo y luego la transite.

Con servicios como ARO, y su contraparte sobre AWS, llamado ROSA (Red Hat OpenShift Service on AWS), sólo es necesario adquirir el servicio y configurarlo en cuanto al tamaño. Luego se le dá el OK, y en 45 minutos los clústers están desplegados de manera automática. “Esto significa, para las aplicaciones que se montan sobre esta infraestructura, un go to market más veloz, un costo de entrada muchísimo más bajo, y sólo tenés un costo variable (pago por uso), lo cual facilita la entrada para las compañías y los partners, sobre todo porque la mayoría de los clientes que van a montar ARO o ROSA ya son clientes de esas nubes públicas”, aclara Bonini. En ese contexto, la habilitación de los servicios es automática, y además es autoescalable: no hace falta empezar con un sizing enorme. “Desde el día uno, en que se desplegaron los clúster, ya puedes estar trabajando sobre la aplicación, o bien puedes disponibilizarla para tus clientes”.

En el caso de que el cliente ya tenga OpenShift desplegado on premises, una vez que fue desplegado el clúster en la nube, la migración o el escalamiento son transparentes. “Y, si no tenía OpenShift y quiere mudar su aplicación a contenedores, sólo debe desplegar en la nube el clúster de manera automática, y empezar a trabajar. Puede hacer incluso un lift and shift (esto es: tirar su aplicación monolítica en un gran contenedor y que funcione desde allí) y en paralelo crear otro espacio para empezar a desarrollar una nueva aplicación basada en contendedores”, grafica Bonini. Para el cliente empresarial, estos servicios representan además un ahorro significativo, dado que pueden desentenderse de la administración del clúster.

El negocio de nube para Red Hat es la vertical que más rápido crecimiento, con una tasa de crecimiento anual en América Latina por encima del 30%, y eso se da con especial énfasis en SOLA, apalancado por el crecimiento de infraestructura. “En todos estos proyectos tenemos algún partner prestando servicios”, aclara el ejecutivo de Red Hat.

ARO ya está funcionando en la región SOLA y, de hecho, existen casos de éxito y proyectos en verticales tan dispares como Logística, Salud, Energía, Minería y Retail. Uno de los casos que demuestran la practicidad de este servicio es el del operador logístico argentino Andreani, quien tenía OpenShift desplegado on premises y ya era cliente de Microsoft Azure. La empresa debía cambiar el middleware que maneja la mensajería en sus sistemas, para lo cual exigía a sus proveedores una prueba de concepto (POC). Ante las dificultades para acceder a nuevo hardware a tiempo, la gente de Red Hat propuso desplegar en Azure la prueba de concepto, utilizando ARO. En menos de dos meses, Red Hat, Microsoft y sus partners pudieron desplegar la prueba de concepto y validarla, resultando elegidos. Como la POC se concretó entre 2019 y 2020, Andreani se estaba convirtiendo en pionero en el uso regional de este servicio.

La carencia de hardware para un despliegue on premises también determinó que la salida a productivo fuera desde la nube. “Una vez hechos los números, quedó también demostrado que les convenía (por costos) mantenerlo en Azure. Además, cuando hay aumento explosivo en la demanda, como es el caso de Navidad o los Hot Sales, pueden escalar automáticamente y, una vez terminado ese período, volver al tamaño original”, comenta el ejecutivo de Red Hat. Sobre el particular, Sebastián Sarasate, gerente de Infraestructura de Andreani Grupo Logístico, comentó oportunamente: “Los principales beneficios de Azure Red Hat OpenShift son la velocidad de implementación, la mejora en la flexibilidad y escalabilidad, y la simplicidad de la solución”.

Cinco preguntas a Microsoft

Responde Alejandro Stecconi, director de Negocios de Nube de Microsoft Argentina.

—¿En qué consiste ARO y dónde está disponible?
Red Hat OpenShift en Azure ofrece clústeres de OpenShift totalmente administrados y de alta disponibilidad a petición, supervisados y gestionados conjuntamente por Microsoft y Red Hat. Esta solución combina todo el potencial de Red Hat OpenShift, la plataforma empresarial Kubernetes más completa de la industria, y Azure, la nube pública de Microsoft. La creación de aplicaciones basadas en contenedor requiere un trabajo de integración mayor y más complejo con middleware, marcos, bases de datos y herramientas de CI/CD. En este sentido, Red Hat OpenShift en Azure combina todo esto en una sola plataforma, facilitando las operaciones a los equipos de TI. Se trata de una experiencia de soporte integrado, que no requiere de aplicaciones de revisiones, ya que Red Hat y Microsoft revisan, actualizan y supervisan los nodos maestros, de infraestructura y aplicación.

Alejandro Stecconi

“Con respecto a los costos, los clústeres de Red Hat OpenShift en Azure se implementan en la suscripción a Azure y se incluyen en esta factura. En este sentido, los usuarios pueden elegir sus propias soluciones de CI/CD, almacenamiento, red y registro, o bien usar las soluciones integradas para la administración de código fuente automatizada, la creación de contenedores y aplicaciones, implementaciones, el escalado, la administración del estado, entre otras”, precisa Stecconi.

—¿Qué ventajas aporta a los usuarios respecto de las formas tradicionales de despliegue?
—Además de ser un servicio totalmente gestionado, entre los beneficios que ofrece Red Hat OpenShift en Azure podemos mencionar:

  • Flexibilidad: la capacidad de mover libremente aplicaciones entre entornos on-premises y Azure usando OpenShift, el cual ofrece una plataforma de contenedor consistente a través de la nube híbrida.
  • Rapidez: con esta solución es posible conectarse más rápidamente, y con una mayor seguridad, entre Azure y los clústeres on-premises OpenShift con redes híbridas.
  • Productividad: también es posible acceder a servicios de Azure como, por ejemplo, Azure Cosmos DB, Azure Machine Learning y Azure SQL DB, aumentando la productividad de los desarrolladores.

“Los clientes pueden mover más fácilmente sus aplicaciones entre entornos on-premises y Microsoft Azure ya que se aprovechan de una consistente plataforma contenedor en OpenShift a través de las dos zonas de la nube híbrida”, agrega el especialista.

—¿Cómo es el trabajo conjunto con Red Hat? 
—Cuando los clientes elijen Red Hat OpenShift en Azure, reciben un servicio gestionado y de asistencia de ambas compañías. Este soporte se extiende a sus aplicaciones contenerizadas, sistemas operativos, infraestructura y el controlador. Además, los departamentos de ventas de Red Hat y Microsoft trabajan de manera conjunta para acercar las plataformas tecnológicas de ambas empresas a los clientes, equipándolos para construir más aplicaciones nativas de la nube y modernizar las aplicaciones existentes.

Además, la colaboración entre Microsoft y Red Hat también incluye:

  • Habilitación de la nube híbrida con soporte completo para Red Hat OpenShift Container Platform on-premises y en Microsoft Azure Stack, permitiendo una base coherente on y off-premises para el desarrollo, la implementación y la gestión de aplicaciones nativas de la nube en la infraestructura de Microsoft. Esto proporciona a los clientes una vía para emparejar el potencial de la nube pública Azure con la flexibilidad y el control de OpenShift on-premises de Azure Stack.
  • Gestión de contenedores multi arquitectura que abarca tanto los contenedores de Windows Server como los de Red Hat Enterprise Linux. Red Hat OpenShift en Azure es compatible con los contenedores de Windows junto con los contenedores de Red Hat Enterprise Linux, ofreciendo una plataforma de administración uniforme que abarca a los principales proveedores de plataformas empresariales.
  • Más formas de aprovechar los datos con una integración ampliada de Microsoft SQL Server en el entorno Red Hat OpenShift, lo cual incluye SQL Server como contenedor certificado por Red Hat para su despliegue en Red Hat OpenShift on Azure y Red Hat OpenShift Container Platform a través de la nube híbrida, incluyendo Azure Stack.
  • Más posibilidades para que los desarrolladores utilicen las herramientas de Microsoft con Red Hat con, por ejemplo, suscriptores de Visual Studio Enterprise y Visual Studio Professional que obtendrán créditos de Red Hat Enterprise Linux. Por primera vez, los desarrolladores pueden trabajar con .NET, Java o los frameworks de código abierto más populares en una única plataforma.

—¿Es compatible con entornos híbridos (sobre todo para el manejo y movimiento de contenedores)?
—Si, Red Hat OpenShift en Azure es ideal para dinámicas de trabajo de contenedores híbridos, ya que permite orquestar y gestionar fácilmente aplicaciones en toda la nube pública y on-premises. Al tener la posibilidad de acceder a la plataforma Kubernetes de Red Hat en Azure, los clientes podrán innovar a través de la nube híbrida sin sacrificar la estabilidad de su la producción

—¿Qué canales pueden comercializar esta oferta?
—Cualquier canal de Microsoft puede comercializar esta oferta por tratarse de un servicio de nuestra plataforma Azure.

El nombre de la (plataforma) ROSA

Américo de Paula, Head of Solutions Architecture para LATAM de Amazon Web Services (AWS), describe a ROSA como el servicio de Red Hat OpenShift en AWS, lo cual permite utilizar una amplia gama de informática, base de datos, análisis, machine learning, redes y otros servicios de AWS para crear aplicaciones seguras y escalables de manera más rápida. “La solución facilita la creación, el escalado y la gestión de clústeres de Kubernetes de forma simple utilizando la consola, las características y las herramientas de Red Hat OpenShift. Además, permite el traslado de las cargas de trabajo de Red Hat OpenShift on-premise a AWS y una mayor integración a sus otros servicios”.

Américo de Paula

El servicio Openshift de Red Hat es proporcionado por AWS para que los clientes no tengan que administrar la relación con dos proveedores, tanto en lo que refiere para el soporte como para la facturación. “Para su contratación, no se requieren inversiones iniciales ya que sólo se paga por los clústeres de contenedores y nodos utilizados. De esta forma, los usuarios pueden alinear mejor su consumo a sus necesidades empresariales”, asegura de Paula.

—¿Qué ventaja puede ofrecerle al cliente empresarial?
—Además de la elasticidad, la escalabilidad y la seguridad que ofrece AWS, con ROSA los clientes pueden crear rápida y fácilmente clústeres de Kubernetes utilizando las Interfaces de Programación de Aplicaciones (API) y herramientas de Red Hat OpenShift, todo desde la consola de AWS. También, permite la utilización de las instalaciones ya usadas, simplificando la capacidad de cambiar las cargas de trabajo a la nube pública de AWS según las necesidades de cada usuario.  Vale mencionar que el producto surgió a partir del feedback de nuestros clientes, muchos de los cuales son usuarios de OpenShift que buscan salir de sus centros de datos y al mismo tiempo prefieren aprovechar la experiencia de sus equipos técnicos para seguir operando OpenShift en AWS, obtener los beneficios de escalabilidad y el mismo modelo de operación y licenciamiento ahora en la nube.

—Pensando en canales y proveedores tecnológicos, ¿qué tipo de negocios ayudaría a acelerar este servicio?
—Cualquier organización puede trabajar con ROSA. Actualmente, tenemos clientes de todo tipo como equipos de tecnología que ya tienen muchas horas de vuelo con Openshift y buscan capitalizar su experiencia con un servicio administrado de Openshift en AWS en donde ya se encuentran gran parte de su núcleo de servicios. Otros están buscando rediseñar sus backends monolíticos a una arquitectura de microservicios basada en contenedores y están analizando el uso de Openshift como principal plataforma para sus contenedores. Por último, están aquellos que necesitan migrar rápidamente, escalar hacia la nube y al mismo tiempo mantener un panel de administración y operación de contenedores consistente tanto en sus centros de datos locales como en AWS. El abanico de clientes es aún más diverso, pero estos son los principales ejemplos.

—¿Cómo es la relación con Red Hat? ¿Hay algún otro servicio que AWS oferte que tenga soluciones de Red Hat?
—AWS y Red Hat brindan un entorno informático completo de nivel empresarial. Colaboran desde 2008 con la ejecución de Red Hat Enterprise Linux en AWS y desde entonces continúan ampliando esa colaboración con las bases de datos de Oracle, SAP, SQL Server y las aplicaciones personalizadas en la nube. Con la oferta de ROSA se puede adquirir la licencia Red Hat OpenShift a través de AWS y luego implementar clústeres gestionados de OpenShift. El trabajo en común permite proporcionar al servicio ROSA de un conjunto de características para la mejor experiencia de OpenShift en AWS. Los clientes resultan beneficiados gracias a la interfaz conocida y el entorno estable de Red Hat y la escalabilidad de AWS.

Un programa para los partners de nube, en sentido amplio

Cristian Bonini es quien lidera para la región SOLA de Red Hat (Argentina, Paraguay, Uruguay, Bolivia, Chile y Perú) el programa CCSP: Certified Cloud and Service Provider. Dicho programa tiene como target no sólo los distintos sabores de proveedores de servicios de nube, sino también desarrolladores, ISVs, proveedores de soluciones y todo aquel que pueda ofrecer en modalidad “as a service” desde la nube una solución que contenga productos de Red Hat.

El programa ofrece algunas ventajas que lo diferencian fuertemente de iniciativas similares de otros vendors. La primera es que no tiene costo de ingreso o permanencia. Pero hay más: Bajo este programa, el proveedor de esa solución (que contiene productos de Red Hat) no le paga a Red Hat hasta que sus clientes comienzan a consumir la solución”. En otras palabras, el proveedor de la solución le empieza a pagar a Red Hat recién cuando “el taxímetro empieza a marcar”, por decirlo metafóricamente.

Bonini da otro ejemplo: “Desde Red Hat le permitimos al proveedor de la solución que arme toda la infraestructura basada en productos de Red Hat para dar servicios, y hasta que esa infraestructura no está productiva y dando servicios, no tiene que pagar el software. Y, si bien somos socios, no te indicamos qué precios deberías ponerle a tu solución de cara al cliente. Por otra parte, como nuestro cliente final dentro del programa de CCSP es siempre el partner, es ese partner (CSP, ISV, proveedor de soluciones, etc.) quien le da el primer nivel de soporte a su cliente”.

Quienes participan del programa pueden o no estar certificados. Existe un portal de capacitación gratuita para ayudar a los socios a que obtengan dichas certificaciones, aunque, en este caso, los socios deben pagar el examen de certificación, que es provisto por terceras partes. El hecho de estar preparados desde el punto de vista técnico o comercial, habilita a los partners certificados a dar el primer nivel de soporte a sus propios clientes, lo cual es reconocido por Red Hat: en lugar de acceder a la versión Full de software, se les permite acceder a la versión Diagnostics, que tiene las mismas prestaciones, pero a menos costo.

Alejandro Alonso

Periodista de ciencia y tecnología, y escritor. Ha trabajado en medios como Insider, ComputerWorld, IT Resellers Magazine, Telecomunicaciones & Negocios y Prensa Económica, entre otros, a lo largo de más de 25 años de trayectoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
X