Drones: ¿Se abre un nuevo mercado en Argentina?

La respuesta es SÍ. Pero aún hay mucho terreno virgen que las empresas están comenzando a explotar. Desde video hasta software y seguridad te contamos todo acerca de Drones en este informe especial de ITSitio.

La revolución de los DRONES abarca industrias que van desde la agricultura hasta el cine. Según un nuevo estudio realizado por PWC (Drone Powered Solutions) sobre las aplicaciones comerciales de la tecnología en Vehículos Aéreos No Tripulados, el mercado global emergente está valorado en más de U$S127 mil millones.

En Argentina, hay más de 70.000 Drones pero solo 1250 registrados  e igual cantidad de pilotos. Algo similar está ocurriendo a nivel empresas y desarrollo. La industria del Drone llegó a Argentina y el terreno para los negocios parece muy fértil y poco explotado aún. Mirá este informe y conocé todo los detalles: Drones en Argentina.

Drones hackeados – Gustavo Aldegani #SeguridadInformatica

Pueden parecer muy sofisticados, pero para un Hacker no son más que dispositivos IoT con vulnerabilidades que pueden ser aprovechadas para dañarlos o controlarlos.

Si bien fue muy difundida la noticia de que en mayo de este año un joven sudafricano hackeó un dron en 10 minutos, esta es una especialidad de la inseguridad informática que comenzó a masificarse en el año 2015.

2015: la prueba de concepto “Sasi”

Uno de los primeros expertos en ciberseguridad que documentó de manera detallada y publicó un informe al respecto, fue el indio Rahul Sasi, que en ese momento trabajaba para la compañía Citrix. Sasi desarrolló un método para tomar control completo de los drones que utilizaban el software ARM Linux.

La clave del funcionamiento del ataque fue la explotación de una vulnerabilidad del ARM Linux, que le permitió a Sasi desarrollar un malware que atacaba el programa de piloto automático.

Una de las características más interesantes de este método era que, una vez que se tenía un dron bajo control, éste podía propagar un agente de software a otros drones cercanos, permitiéndole al atacante hacerse de un pequeño grupo de dispositivos controlados.

En particular era suceptibles a este tipo de ataque los cuadricópteros de las marcas Parrot y DJI Phantom.

2019: la prueba de concepto “Reuben”

En mayo pasado, el sudafricano Reuben Paul, demostró como desconectar a un usuario de su dron y tomar control del aparato aprovechando sus protocolos inseguros.

El mecanismo de ataque fue similar al demostrado por Sasi cuatro años antes:

  • Entender que un Dron no es más que un dispositivo IoT.
  • Detectar las vulnerabilidades de su software.
  • Explotar las vulnerabilidades para reinstalar software que le otorgara control al atacante.

Lo más sobresaliente de la demostración de Paul fue que realizó todas las operaciones de ataque de manera manual en un lapso de 10 minutos.

Reflexión: ¿Internet de las cosas o Internet de las amenazas?

Más allá de lo atractivos que nos pueden resultar lo drones como objetivo de hackeo, estas acciones ponen de manifiesto la inseguridad de los dispositivos IoT.

La historia de la Informática nos demostró que hubo un momento, entre fines de los años ´80 y principios de los ´90, donde hubo que recrear el concepto de Seguridad Informática como un agregado a las computadoras.

No debemos cometer el error de volver a ser reactivos.

Los fabricantes y desarrolladores de dispositivo IoT deben incorporar más y mejores controles de seguridad en sus dispositivos.

Debemos comprender que los riesgos de la IoT son más graves que los de las computadoras en general, porque estos dispositivos interactúan de manera más directa con las personas, las que puede terminar dañadas.

4 claves para evitar que su Drone sea hackeado

Las siguientes recomendaciones aplican a todos los dispositivos IoT.

  • Mantenga actualizado el firmware del dispositivo para que no se puedan explotar las vulnerabilidades que se van descubriendo.
  • Cambie las contraseñas preinstaladas por otras complejas que incluyan letras mayúsculas y minúsculas, números y símbolos.
  • Utilice algún software de Seguridad para dispositivos IoT que le permita detectar si los mismos tiene vulnerabilidades u otro tipo de anomalías peligrosas.
  • Reinicie siempre el dispositivo cuando detecte que está actuando de forma extraña.

Si hablamos de casos de uso…
Alejandro Alonso #Software

Hace días, una subsidiaria de la empresa de logística UPS (UPS Flight Forward Inc) presentaba ante la Administración Federal de Aviación de los EE.UU. su propuesta para obtener la certificación para operar vuelos comerciales de drones. Actualmente, UPS está realizando entregas de atención médica con drones para casos de uso específicos. Recién en marzo pasado UPS obtenía de la Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos la aprobación del uso de drones para vuelos regulares y remunerados que implicaban el transporte de un producto.

Mientras tanto, en la Argentina, la AFIP utiliza drones (como complemento de las imágenes satelitales) para supervisar operativos o para detectar bienes no declarados. El golpe más reciente, habla de la confiscación de casi 5.000 toneladas de granos que tenían “los papeles flojos” en Córdoba, San Luis, el interior de Buenos Aires y Rosario, en el marco del operativo Cosecha Gruesa 2019.

Esto nos da una idea de lo nuevo de este campo, y de lo rápido que se están sucediendo las cosas. En la Argentina, y más allá de las aplicaciones militares que supimos tener en la década de 1990, de la mano de empresas como Nostromo Defensa o AeroDreams, los primeros casos de uso de la tecnología de drones o vehículos aéreos no tripulados se dieron en el campo, hace un lustro. Empresas como NATD desarrollaron dispositivos para tomar imágenes gigantes (fruto de la conjunción de múltiples fotos georreferenciadas), que permiten analizar el crecimiento del cereal. A través de tomas con cámaras multiespectrales, los ingenieros agrónomos pueden detectar plagas, o áreas que necesitan más fertilizante o riego. Paralelamente, estos mismos drones pueden evaluar daños en zonas inundadas, o atacadas por fuego o granizo, procesamiento de imágenes mediante.

Ya en 2015, Medivac construía modelos de dron ambulancia (que pueden cargar, por ejemplo, desfibriladores automáticos) para el caso de accidentes y catástrofes. La empresa de emergencias Vittal hoy está usando esta clase de drones, y Boca Junior llegó a probar el sistema para llegar con desfibriladores a las tribunas durante los partidos. En la industria, los drones ayudan a monitorear el estado de torres eléctricas y gasoductos. Hablamos de kilómetros y kilómetros de despliegue, o de estructuras sumamente altas, que antes había que revisar “de a pie”. Y en la producción de video (documentales, espectáculos, películas, coberturas periodísticas) los drones generan un punto de vista que antes requería de recursos más caros.

Estos son sólo algunos ejemplos de casos de uso, pero hay muchos más. Y si complementamos las capacidades de toma aérea de imágenes y transporte de los drones con IA, geolocalización y comunicaciones de video… es seguro que el límite es el cielo.

Etiquetas
Mostrar más
Martin Pepa

Martin Pepa

Lic. en comunicación social. Productor Audiovisual. Especialista y asesor en Redes Sociales, SEO y SEM. Pibe Multimedia. Conductor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close