Drones: Todo lo que pueden hacer en beneficio de su negocio y usted no sabía

El próximo primero de julio entra en vigencia en la Argentina una nueva normativa para vehículos aéreos no tripulados. Más allá de la normativa específica, hoy los drones forman parte de la realidad de las compañías, convirtiéndose en un componente de la mentada Internet de las Cosas. Le contamos algunos casos de uso que puede aprovechar.

Para entender la importancia de esta tecnología, basta ver la evolución de la demanda y el volumen de mercado que en los últimos tiempos han alcanzado los vehículos aéreos no tripulados (en inglés UAV, o simplemente drones). Este mercado, que en 2019 alcanzó los US$ 19.300 millones, podría llegar en cinco años a los US$ 45.800 millones (a una tasas compuesta anual del 15,5% entre 2019 y 2025). “El aumento en la adquisición de UAVs militares por las fuerzas de defensa en todo el mundo es uno de los factores más importantes que a futuro impulsarán el crecimiento del mercado de vehículos aéreos no tripulados. El uso cada vez mayor de UAVs en diversas aplicaciones comerciales, tales como monitoreo, topografía y mapeo, agricultura de precisión, teledetección aérea y entrega de productos, también está contribuyendo al crecimiento del mercado de vehículos aéreos no tripulados”, explica la firma de análisis de mercado MarketsandMarkets en un informe reciente.

Fuente: Gartner

Por su parte, los analistas de Gartner prevés que en 2020, los despachos mundiales de drones empresariales de Internet de las Cosas / IoT (definidos como drones voladores) totalizarán 526.000 unidades, esto significa un aumento del 50% desde 2019. Se pronostica que los despachos globales llegarán a 1,3 millones de unidades para 2023. “El sector de la construcción es uno de los primeros en adoptar los drones, lo que hace que el monitoreo de la construcción sea el mayor caso de uso de los despachos en todo el mundo a lo largo del pronóstico —dijo Kay Sharpington, analista principal de Gartner—. Se estima que los envíos llegarán a 210.000 drones en 2020, y más del doble para 2023. Los drones se están haciendo cargo de tareas como la inspección de sitios y la supervisión de trabajos sobre terreno, ya que son más rápidos y seguros de llevar a cabo con un dron que a pie”. Para ahorrar costos al inspeccionar sitios, la cantidad de empleados de construcción a nivel mundial por dron disminuirá de 2.400 a 640 entre 2018 y 2020.

A corto plazo, la mayoría de los casos de uso se basarán en la vigilancia y el monitoreo debido a la complejidad técnica de otras aplicaciones. En 2020, el segundo y tercer casos de uso de los despachos de drones serán el monitoreo de los servicios de bomberos y la investigación de seguros. Gartner destaca además que la utilización de drones en el retail, con vistas a las tareas de delivery, aumentará notablemente a partir de 2023.

Fuente: Gartner

Hoy en día, a escala global, algunas de las principales aplicaciones no militares de los drones incluyen:

  • Infraestructura
  • Transporte
  • Seguros
  • Entretenimiento y medios
  • Telecomunicaciones
  • Agricultura
  • Seguridad
  • Minería

Merecen destacar dos tipos de industrias verticales que le están sacando gran provecho a estas tecnologías. Por un lado, las empresas de Servicios Públicos, y de Energía (electricidad, oil & gas, agua corriente), sobre todo en lo referente a revisión y monitoreo de sus redes. La Agricultura, por otra parte, utiliza los drones como una manera de impulsar a gran escala la agricultura de precisión (a través de la utilización de cámaras multiespectrales, por ejemplo) y para tareas de fumigación y similares en pequeña escala.

Postales desde la altura

Dronestore es el dealer más grande que la marca DJI tiene en Chile (con distribución tanto de las líneas profesionales e industriales como las destinadas al consumidor), con seis años en el mercado (apenas uno menos que los de presencia de la marca china en ese país). Cristóbal Lagos, su gerente comercial, enumera casos de uso que pasan por termografías, topografía, agricultura y agricultura de precisión y fotogrametría.

Phantom

“Una de las aplicaciones tiene que ver con fotogrametría, que consiste en sacar varias fotos y con éstas componer una ortofoto que permite extraer parámetros topográficos. Antes del uso de drones se utilizaban fotos desde helicópteros que, si bien permitían cubrir mayores áreas, resultaban mucho más caras. Con el dron no se cubre tanta superficie, pero en comparación es mucho más barato. En Chile un dron con el cual se puede hacer fotogrametría ronda los US$ 1500,00 (entre 1,2 y 1,3 millones de pesos chilenos)”, explica Lagos. Los drones que se utilizan típicamente para topografía son de la serie Phantom de DJI. Cabe destacar que esta actividad en particular ya cuenta con un cierto nivel de automatización. Sólo es necesario marcar un perímetro a través de una aplicación que puede correr en el iPad, definir cantidad de fotografías, tipo de traslape entre fotografías y algunos otros parámetros. Luego, la información obtenida se procesa. Para una mayor superficie, se pueden usar drones de tipo “aladelta”.

“En Santiago de Chile —agrega Lagos—, casi todas las municipalidades se hicieron de un dron apto para la seguridad del área. Se utiliza el modelo Matrice 210 de DJI con una cámara Zenmuse Z30 (30x Optical Zoom). Esto significa que el dron puede estar volando a 150 metros (en la práctica, no lo puedes escuchar ni ver) y ya puede captar la acción”.

Matrice 210

En agricultura, puntualiza el gerente comercial, se utilizan drones con cámaras multiespectrales para mejorar la agricultura de precisión. “Cuando el dron pasa por encima del campo toma una serie de imágenes que componen un mapa, y este mapa entrega información sobre el índice de irrigación, índice de crecimiento, la existencia de plagas. Luego otro dron (modelo Agra) se utiliza para aplicar líquidos en las zonas afectadas, según sea el caso”.

Toma con dron DJI del local Dronestore

La importancia de la cámara

Federico Bais, de Baisys, es el presidente de la Cámara Argentina de Empresas de Drones y Afines (CAEDyA). Nacida en septiembre de 2018, agrupa hoy a unas treinta empresas del sector, y viene desarrollando una serie de actividades y convenios para mejorar la actividad localmente y expandirla. Bais, que viene del mundo del software, destaca el aporte que hoy los drones pueden hacer a la industria audiovisual, en reemplazo de otros vehículos y equipos de gran porte y mayor costo.

Federico Bais

“En Seguridad Pública hay también casos de uso, y un gran número de empresas y profesionales (públicos y privados) están trabajando en esa área. Muchas empresas de seguridad también están mirando estas soluciones y capacitando a su personal para la utilización de estos vehículos no tripulados, ya sea para control perimetral como para seguridad patrimonial (donde los drones pueden recorrer distancias en menor tiempo y con menor costo que el personal tradicional de seguridad)”, agrega Bais.

Baisys, la empresa que Bais fundó, ingresó al mundo de los drones hace poco más de un lustro, con motivo del desarrollo de un producto de catastro urbano. “Me traje la idea de los Estados Unidos y empecé a desarrollar localmente un producto de relevamiento catastral con drones para el sector público”, comenta el emprendedor. En su organización emplean droines para relevamientos catastrales, topográficos y de impacto medioambiental. “Nosotros hacemos imágenes y esas imágenes se utilizan para hacer planificación, proyección y seguimiento de obra”.

Bais también destaca las aplicaciones agropecuarias, tanto por el lado de los procesos de relevamiento, como en los fitosanitarios de dispersión y fumigación, donde se utilizan drones como el Agra-MG1 de DJI. Bais explica que los avances más interesantes para él se están dando en el software. “Se puede mejorar el hardware para lograr más autonomía y desempeño. Pero después tenés un mundo que es el tema del software, y de procesar todo lo que capturás, donde aparecen tecnologías como aprendizaje de máquina e inteligencia artificial”. Con todo, asegura, hay empresas que apuestan a armar hardware propio, a pesar de que es muy difícil competir con gigantes como DJI (que también forma parte de la cámara). “Hace tiempo me vinieron a ver profesionales suecos que tenían un dron para inspección de interiores, y ese dron estaba en una especie de domo, por lo que podía chocar contra las paredes sin hacerse daño, e hicieron algunas pruebas con empresas de Oil & Gas”.

Agra-MG1

El presidente de CAEDyA explicó que existen conversaciones con empresas de todos los sectores para el uso de estas tecnologías. Por ejemplo, para aplicaciones de control de stock con drones. “En este marco estamos conversando con Neoris para conseguirle un socio tecnológico que pueda proveerles el hardware, a fin de que luego lo complementen con tecnologías de software desarrolladas por ellos, como visión computacional e inteligencia artificial”. Otra de las soluciones que destaca está relacionada con logística, y tiene a Amazon como principal impulsor. “Estuvimos reunidos con la CACE (la Cámara Argentina de Comercio Electrónico), y con empresas de logística, e incluso hemos hecho una prueba de concepto con una de estas empresas para transporte de objetos hasta 10 kilogramos”.

Poco a poco se están consolidando casos de uso de drones en buena parte de las industrias verticales. Lo que sigue (en línea con la maduración del mercado) es la progresiva profesionalización en el uso seguro y bajo las normas regulatorias de estos dispositivos, y la generación de expertise y propiedad intelectual por parte de los jugadores participantes del sector. El límite, claro está, es el cielo.

Etiquetas
Mostrar más
Alejandro Alonso

Alejandro Alonso

Periodista especializado en ciencia y tecnología. Trabajó en publicaciones como Banqueros & Empresarios, Telecomunicaciones & Negocios, Customer Service, Prensa Económica, Computerworld, e Insider, entre otras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
X
X