Cuatro soluciones de IoT que marcan el estado del arte en la Argentina

La Internet de las Cosas (IoT) se ha convertido en una tecnología aliada de la Transformación Digital de las organizaciones. ¿Hasta qué punto? Cuatro proveedores tecnológicos locales, algunos con proyección regional e internacional, muestran sus soluciones basadas en IoT y explican cómo allanan del camino de la transformación.

Las empresas que comprendan el verdadero significado de la Economía de las Plataformas Digitales —un concepto relativamente moderno, pero que viene a redefinir y a dar completo sentido a otros recursos tecnológicos estratégicos que tienen bastante tiempo en el mercado— pronto llegarán a la conclusión de que el futuro y la capacidad de aprovechamiento de la Internet de las Cosas sólo serán posibles si estas plataformas a las que se conectan los dispositivos son abiertas, y si los casos de uso tienen verdadero impacto en el core business, entendido éste en el sentido amplio de una actividad, no necesariamente medido sólo por el revenue.

IoT es mucho más que comunicar máquinas entre sí (M2M). Hablamos de interconectividad vía IP entre los dispositivos o las máquinas, digitalización y automatización de los procesos en función de la información que detectan y comunican estos dispositivos y estas máquinas, detección de incidentes y reacción en tiempo real, y capacidad de procesamiento de toda esa información en tiempo real o de manera diferida, entre otras posibilidades. Dentro del ecosistema que rodea el núcleo del IoT, hay otras tecnologías y recursos como la Automatización Robótica de Procesos (RPA), Big Data, IA, procesamiento en el borde de las redes (Edge)… y la lista sigue.

Es por esto que, para entender y sacar provecho de la IoT, hemos elegido cuatro proveedores y cuatro soluciones que grafican todos los aspectos arriba descriptos funcionando dinámicamente en diferentes industrias verticales: soluciones y casos de uso, con sus formas de consumo y sus potenciales beneficios.

ITC Smart City Agent

Diego Olivero

ITC es un proveedor de servicios de tecnología que nació hace más de veinticinco años en Córdoba (pionera en la provisión de servicios de Internet en el interior de Córdoba), y que hoy ha expandido su huella a lo largo de la zona serrana: desde Río Tercero, donde tiene su base, al Dique Los Molinos. Hoy no sólo provee Internet, hosting y servicios de televisión, sino que desde hace un par de años ha incorporado a su oferta la Internet de las Cosas. “Desde ITC venimos desarrollando soluciones de IoT para ayudar a las ciudades, la industria y el agro en su trasformación digital”, precisa Diego Olivero, Business Development IoT de la compañía.

Vale aclarar que ITC forma parte, además, de la Cámara Argentina de IoT (CAIoT), que es un desprendimiento muy reciente de la Cámara Argentina de Internet (CABASE). Esta última reúne a los principales operadores y proveedores de servicios de Internet del país, como así también a empresas tecnológicas vinculadas a este ecosistema, y hasta hace unos pocos meses, por inquietud de una parte de sus miembros, albergó en su seno lo que hoy es CAIoT.

Parte de la oferta de ITS es su Smart City Agent: una solución de semáforo inteligente que permite extraer información valiosa de los cruces de viales, algunas previsiblemente relacionadas con el tránsito, pero también con la seguridad pública, la seguridad ambiental, y otros parámetros que usan la base instalada en lo alto del semáforo como plataforma de conectividad para numerosos servicios. “Nosotros convertimos el semáforo o, más precisamente, el cruce semafórico, en un punto inteligente”, define Olivero. “Agregamos cámaras de video IP para exteriores, que detectan el tráfico. En función de la cantidad de vehículos en el tránsito, podemos variar la duración de las luces verdes y rojas en los semáforos. Pero también podemos agregar otros componentes, como sensores para la detección de la calidad de aire o de las condiciones meteorológicas”. ITC trabaja además de la mano de otros partners tecnológicos (algunos son startups), que o bien pueden aportar la mano de obra para el despliegue, o bien diseñar y construir módulos adicionales para adosar en los puntos inteligentes. De esta forma, dos empresas que compiten pueden también cooperar en la construcción de una solución a la medida de las necesidades particulares del cliente.

    Olivero explica que las mismas cámaras que verifican el tránsito para poder mejorar la circulación permitiendo variar de manera automática la duración de las luces verdes y rojas, se pueden usar para la seguridad ciudadana. “Nuestra base es la detección del tráfico para mejora de la circulación, la detección de infracciones, la variación de los tiempos de luces en los semáforos en base a la cantidad de vehículos que circulan. La seguridad ciudadana, pero esto es el comienzo. Arriba de esta solución, como tenemos conectividad en cada una de las esquinas semafóricas, podemos agregar servicios en base a las necesidades de las ciudades. Por eso buscamos acercarnos a cada uno de los municipios, y analizar su problemática. En algunos casos puede ser principalmente la ambiental, pero en otros puede ser agilizar el tránsito en determinadas arterias. Las variables son múltiples. En general lo que buscamos es reducir los tiempos de espera en el semáforo, el gasto de combustible, y eso suele impactar de manera positiva en el medio ambiente: a menor consumo, menor emisión de carbono y mejor calidad del aire”.

    ITC puede además ayudar a las empresas que se desenvuelven en los otros dos verticales mencionados. Sin embargo, no todos los sectores tienen el mismo grado de consciencia sobre los beneficios de IoT. En particular, en agro, Olivero advierte que es donde menos desarrollo tecnológico se observa, y por lo tanto mayor potencial de crecimiento. “A veces, la limitación está en el desconocimiento por parte de los productores respecto de los beneficios de la tecnología IoT”, asegura. “IoT puede ayudarlo a tener una mejor gestión de los activos y de los recursos, y una optimización en materia de viajes a través del monitoreo remoto. Por ejemplo, nosotros comenzamos con algunas soluciones de estaciones meteorológicas y climatológicas con un nivel de IA aplicado a cada uno de esos campos”. Del mismo modo, ITC ha desplegado soluciones para poner en marcha lo que se dio en llamar la Industria 4.0, comenzando por el monitoreo del consumo eléctrico o midiendo la calidad del aire.

    Interactive Dynamics Machine Monitor 4.0

    Interactive Dynamics nació en 2011 enfocada en el desarrollo de experiencias interactivas, lo que los llevó a desplegar soluciones basadas en dispositivos como pantallas táctiles y de cartelería digital, y tecnología de realidad virtual y aumentada, superficies interactivas, holografías… todo esto orientado al mercado de marketing no tradicional. En la medida en que los proyectos se hicieron más complejos y ambiciosos, los receptores de estas soluciones fueron los museos. Hoy la empresa (que es también miembro de CAIoT) tiene cuatro unidades de negocios, una de las cuales, ioThink se especializa en soluciones tecnológicas basadas en IoT, IA y Edge Computing. Estas tecnologías les permiten conectar sensores y dispositivos, para enviar la información a las plataformas de nube, permitiendo el acceso a los datos en tiempo real y mejorando la toma de decisiones. Al igual que sus colegas de ITC, tiene su principal target en tres verticales: ciudades, agro e industria 4.0. Machine Monitor 4.0 es, precisamente, el emergente de su expertise en este último universo.

    “Machine Monitor (MM) 4.0 es una potente plataforma abierta de IoT para el monitoreo, control y gestión inteligente de las máquinas en una planta industrial, mediante la conexión entre dispositivos M2M para la toma de decisiones en tiempo real”, describe Gastón Pereyra Puyó, director de Negocios de Interactive Dynamics.

      “Cuando pensamos en MM 4.0, pensamos principalmente en las necesidades de las empresas PyME. En general pasa que muchas PyMEs creen que es imposible llevar a su empresa al nivel de Industria 4.0 y con MM lo que logramos es tener un producto accesible, que permite hacer el control y el monitoreo del equipamiento y las máquinas en planta, y que puedas obtener esa información en tiempo real, que puedas acceder a ella desde un dispositivo móvil, y en base a esa información poder tomar decisiones en tiempo real”, señala Pereyra Puyó. En este contexto, la plataforma permite:

      • Monitorear en tiempo real el estado y rendimiento de los equipos, mediante gráficas de velocidad que pueden ser visualizadas desde cualquier dispositivo con conexión a Internet.
      • Generar reportes con el nivel de productividad de cada máquina, los productos que se fabricaron y los operadores responsables. A través de la inclusión de accesorios, como códigos de barra, incluso se puede hacer el seguimiento de lo producido.
      • Controlar el acceso de personal autorizado, mediante lectura de huellas digitales y/o tarjetas RFID (esto también requiere accesorios).
      • Dar de alta los artículos, mediante un lector de código de barras o un sensor RFID.
      • Inspeccionar y controlar la calidad de la producción con cámaras e Inteligencia Artificial.
      • Monitorear y controlar en tiempo real tanques, bombas o silos.
      • Mejorar la seguridad con un registro de video y detección de intrusiones con IA.
      • Realizar un control vehicular y pesaje de forma autónoma.
      • Transmitir de forma automática la información a la nube para almacenar los datos históricos y otros datos relevantes de gestión.

      Las ventajas que esta solución provee, una vez desplegada, incluye:

      • Monitoreo y análisis del estado y funcionamiento de la planta de producción de forma remota.
      • Envío de los datos a la nube de forma sencilla, a diferencia de otros sistemas de control del tipo PLC, SCADA, VFD, etc.
      • Convierte las salidas de datos en una interfaz moderna para su conexión con la nube.
      • Permite mejorar los tiempos de producción, la confiabilidad y reducir los costos de mantenimiento.
      • Establecimiento de alarmas y avisos de eventos inesperados.
      • Fácilmente escalable a otros equipos gestionables.

      Pereyra Puyó explica que, aunque es una solución simple de implementar, requiere un relevamiento previo para ver qué datos están disponibles y de dónde se pueden extraer (por ejemplo, determinar si se puede conectar un sensor al motor de la máquina para leer esa información, y cómo hacerlo). “Pero una vez que se han conectado estos sensores, ya se puede disponer de estos datos”, agrega.

      A través del hardware de la solución se obtiene información que es enviada a un servidor (ubicado en la nube). IoThink ofrece el servicio de hosting del servidor, además del soporte y el mantenimiento. “El cliente final puede acceder a través de la plataforma que provee ioThink. La plataforma tiene por un lado un backend, desde donde se puede dar el alta a los equipos, al personal que va a operar, a los productos, etcétera. Luego, es posible visualizar a través de dashboards toda la información relacionada con lo que está sucediendo en la planta”.

      Las empresas que quisieran adoptar esta solución tienen un gasto inicial en la compra del hardware y el despliegue, y luego un gasto recurrente para los servicios de mantenimiento y la plataforma donde se hace la gestión de activos y personas, y se accede al dashboard. “Desde el punto de vista del hardware es realmente accesible, porque nosotros mismos importamos los componentes y diseñamos las placas”, acota el director de Negocios. La placa base y un módulo I/O (con cuatro entradas y salidas analógicas y digitales) ronda los US$ 1.500, por dar un ejemplo. “Con eso yo puedo controlar varios equipos”, comenta Pereyra Puyo. Para placas adicionales, el costo ronda los US$ 300.

      “Por otro lado, un abono mensual que incluye actualizaciones, soporte, mantenimiento, garantía por rotura de alguno de los componentes, puede rondar los US$ 50 hasta US$ 100, dependiendo de los dispositivos sensados y de los accesorios que se usen, como por ejemplo cámaras, escáneres y teclados”, grafica el ejecutivo.

      IoT aplicado al Turismo: Patagonia Tracker – “Experiencia Lanín”

      En los últimos días de 2020, autoridades de la Cooperativa Telefónica de San Martín de los Andes y del Parque Nacional Lanín, firmaron una primera carta de intención entre ambas instituciones. La alianza tiene por objeto impulsar proyectos tecnológicos, de capacitación, investigación y perfeccionamiento que permitan acciones conjuntas para el desarrollo de la red de conectividad de transmisión de voz y datos en la cuenca del Parque Nacional Lanín, para uso institucional y del público usuario en general, la utilización de antenas, zonas WIFI libre en lugares turísticos, entre otros.

      En el marco de este acuerdo, Cotesma realizó la presentación de “Patagonia Tracker” un innovador sistema de geolocalización desarrollado por profesionales de la Cooperativa, que detecta la ubicación de chips portátiles, y resulta de utilidad para diferentes actividades que requieran localizar personas u objetos. “Experiencia Lanín” es un proyecto de Cotesma que aplica su sistema “Patagonia Tracker” a la geolocalización de montañistas que asciendan al Volcán Lanín a través de una plataforma web interactiva, la que permitirá conocer sus movimientos de ascenso y descenso en tiempo real, y hasta activar pedidos de rescate. Esta aplicación fue presentada recientemente en el primer encuentro de la CAIoT, realizado en forma vrtual para sus cerca de 75 socios del sector.

      Content

        Además de la tecnología, lo innovador de “Experiencia Lanín” es que la plataforma brindará todo tipo de información y servicios al montañista tales como equipamiento, guías especializados, información meteorológica, etc. para que su experiencia sea segura e inolvidable. Andres Lacentra, jefe de Redes y Nuevas Tecnologías de la Cooperativa Telefónica de San Martín de los Andes, explicó que el proyecto abarca la cara Norte del volcán Lanín. “Observamos que las personas que van a realizar el ascenso, en realidad empiezan prácticamente un año antes a planificar la experiencia y cómo van a ejecutar el ascenso”. En función de esto, se incluye en la plataforma videos e imágenes en tiempo real para que quien esté planificando el ascenso ya pueda empezar a vivir la experiencia.

        También se formó una comunidad, para que allí pudieran compartir dudas, prácticas y expectativas quienes van a ascender, quienes ya hicieron ese ascenso, guías de montaña y guardaparques. La plataforma también permite configurar el tracker (dispositivo de seguimiento) y probar su funcionamiento. Cabe destacar que, en alta temporada puede haber hasta 400 personas ascendiendo el volcán, razón por la cual la plataforma permite aplicar varios filtros de búsqueda.

        La conectividad es provista por Grupo DATCO (también partner del proyecto), a través de la tecnología Sigfox: una red de baja potencia y largo alcance (Low-Power Wide-Area Network / LPWAN) que permite brindar conectividad de bajo costo para potenciar las aplicaciones y dispositivos de Internet de las Cosas para uso masivo en la industria, los servicios y el comercio.

        Energía: Control de cableado de alta tensión

        El monitoreo, la geolocalización y la gestión de los activos suele ser una gran preocupación para las empresas. IoT tiene soluciones específicas, que van desde los controles de flota de vehículos en la industria del Transporte, al control de equipamiento médico en el vertical Salud. Las empresas que distribuyen energía no escapan a esta lógica. Less Industries, una empresa nacida hace ocho años en la argentina con foco en IoT para Agro e IIoT (o Internet Industrial de las Cosas), tiene una solución para este sector.

        Less Industries en el mundo.
        Sebastián García Marra

        “Trabajamos desde hace cinco años con el distribuidor de energía eléctrica más grande de Chile. Nuestra solución de IoT es un equipo que se cuelga de las líneas de alta tensión (60.000 a 280.000 VAC) y lo que hacen es medir cuando la línea se corta. Funciona como un sensor de movimiento que está geo-referenciado”, explica Sebastián García Marra, co-fundador de Less Industries. “La problemática original era el hurto de las líneas, que ocurría en algunas zonas de Chile, en lugares poco poblados. Pero ese producto fue evolucionando y hoy actualmente estamos empezando a distribuirlo en el resto del mundo, orientado a detectar, por un lado, cuando la línea se corta (por ejemplo, por inclemencias climatológicas, como sobrecarga de hielo, por incendio forestales o crecimiento vegetación) o bien poder determinar cuando hay una tormenta de viento y otras condiciones que pueden cargar esas líneas. La solución es un dispositivo, poco más grande que un celular, que se cuelga del cable y se conecta a la nube. Incluye una batería interna y presenta un panel solar. Gracias a un sensor de movimiento, es capaz de informar del estado del cable cada cierto tiempo, o bien dar la alarma ante un evento inesperado”.

        Todas las soluciones funcionan de manera parecida, acota García Marra, a la sazón otro de los miembros de la CAIoT. El cliente compra el dispositivo de hardware en un costo que es el menor posible. “Y después hay una suscripción por equipo conectado a Internet, que puede ser anual o mensual.  Esto incluye la conectividad, los accesos a la plataforma. Incluso la plataforma está pensada para que se pueda integrar con sistemas de terceros”.

          Alejandro Alonso

          Periodista especializado en ciencia y tecnología. Trabajó en publicaciones como Banqueros & Empresarios, Telecomunicaciones & Negocios, Customer Service, Prensa Económica, Computerworld, e Insider, entre otras.

          Deja un comentario

          Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

          Botón volver arriba
          X