¿Cuándo virtualizar? Cuatro escenarios claves de virtualización para Pymes

Cada vez más empresas han empezado a usar la tecnología como un factor estratégico para ganar eficiencia y sumar valor, y la virtualización se ha convertido en un “must” transversal a los distintos segmentos de empresas, incluidas las Pymes que pueden obtener interesantes ventajas de esta.

Cada vez son más las empresas pequeñas y medianas (Pymes) que toman la ruta de la virtualización en busca de proveer a sus colaboradores de herramientas eficientes que les permitan un desarrollo significativo, además de optimizar su presupuestos, recursos y gastos.

La virtualización es la partición de un servidor físico en servidores virtuales más pequeños, también conocidos como máquinas virtuales (MVs), para poder aprovechar al máximo los recursos del servidor. De esta manera, se puede ejecutar una o más máquinas virtuales sobre una única máquina física.

Es un concepto sencillo, pero más allá de su definición teórica, para una Pyme es clave comprender sus ventas. Si su organización hoy se pregunta cuándo virtualizar, ante qué necesidades o cómo saber cuándo llegó el momento de hacerlo, le será de utilidad conocer cuatro escenarios claves que reflejan necesidades de las empresas medianas y pequeñas, ante las cuales, virtualizar se alza como una alternativa ideal que aportará el valor que la organización requiere.

  • Consolidación de Servidores: Cuando las Pymes necesitan actualizar hardware, requerirá de formas de reducir los costos y aprovechar al máximo su inversión, un escenario ante el cual la consolidación y virtualización de servidores son una alternativa clave para el logro de estos objetivos y, por tanto, un proyecto que este tipo de empresas si o sí deben evaluar. Esto, pues les permitirá incrementar la eficiencia al consolidar servidores físicos y ejecutar múltiples MVs, cada una con una carga de trabajo diferente, obteniendo mayor agilidad por una fracción del costo de adquirir hardware nuevo.
  • Recuperación ante desastres: Otro caso en que la virtualización es un “salvavidas” para las Pymes es la recuperación ante desastres. Es sabido que el 40% de los negocios afectados por un desastre no vuelve a abrir. Además, las soluciones tradicionales de disaster recovery pueden ser costosas, lo que las pone fuera del alcance de este segmento de empresas. En este sentido, virtualizar implica que, ante la falla de un servidor, podemos operar en otro, porque ya no estamos supeditados solo una maquina física, pudiendo tener un respaldo de su entorno virtualizado de una manera más económica.
  • Clústeres de conmutación: En el caso de los clústeres de conmutación, si la Pyme tiene cargas de trabajo de misión crítica, estos pueden ofrecer una mayor disponibilidad y resiliencia en caso de que falle el hardware, una causa común de las interrupciones de negocio. De esta forma, con migración en vivo, es posible mover las MVs entre servidores para minimizar tiempos de inactividad.
  • Almacenamiento: Las Pymes necesitan opciones de almacenamiento escalables para poder satisfacer las crecientes necesidades de datos, administrar el aumento de los costos de storage con opciones flexibles y tener la tranquilidad de que los datos críticos están protegidos tanto local como remotamente. Por ejemplo, es posible aumentar la seguridad al aislar las distintas cargas de trabajo en diferentes MVs.

Las oportunidades del canal

La virtualización, sin duda, abre las puertas a atractivos beneficios que las organizaciones pequeñas y medianas pueden conocer y aprovechar. Y ahorrar no es el único beneficio de invertir en ese proceso, y las Pymes no son las únicas que se benefician. Con la transformación digital acelerada que hoy enfrentamos, cada vez más empresas han empezado a usar la tecnología como un factor estratégico para ganar eficiencia y sumar valor, y la virtualización se ha convertido en un “must” transversal a los distintos segmentos de empresas.

Es por ello que, desde Ingram Micro y como Team HPE, queremos invitar a todos nuestros socios de negocios a aprovechar estos cuatro escenarios que las Pymes pueden aprovechar para sacar mayor provecho de la virtualización.

“Se trata de una tecnología que quizás no han explorado por considerarla lejana a su realidad, quizás creen que aplica solo a grandes empresas o que está fuera de su alcance financiero”, comenta Hans Voss, Product Manager de Servidores HPE en Ingram Micro Chile.

Sin embargo, a través de Ingram Micro hoy es posible aprovechar todas las sinergias que han alcanzado HPE y Microsoft para avanzar en la implementación de escenarios de virtualización para Pymes, que permiten aprovechar las bondades de HyperV, la plataforma de virtualización de Microsoft, junto con toda la tecnología de las soluciones de storage ProLiant de HPE.

“Invitamos a todos nuestros partners a que aprovechen estas ventajas y el trabajo conjunto con Microsoft para que descubran estas nuevas oportunidades de negocios y que juntos podamos sacar provecho de un segmento que aún no descubre todo el potencial de la virtualización”, concluye Hans Voss.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
X