Cuando el QA es gasto, las hamBUGuesas son gratis

Un proyecto de desarrollo de software sin actividades de Pruebas desde las fases iniciales, disparará considerablemente su costo, ya que corregir un error cuando se ha avanzado en el desarrollo del Sistema, o cuando ya se ha implementado y puesto en producción, cuesta entre un 60% y un 100% más que corregirlo en las primeras etapas del desarrollo. De hecho, el 80% de los errores de software provienen de las primeras fases del ciclo de vida (definición, diseño, gestión de proyectos).

Por Leandro Neme Jose de QAdvance

Sin embargo, a pesar de esta realidad incuestionable, aún existen demasiadas empresas que avanzan con dificultad en la implementación de métodos, herramientas y servicios de Testing, con el fin de minimizar al máximo los fallos. lo habitual es dedicar menos de un 5% del presupuesto del proyecto (a veces nada) a la actividad de pruebas, cuando lo recomendable es dedicar un 20%, cifra que puede llegar incluso a un 30% en el caso de Sistemas Críticos y Complejos.

La verificación y validación del software se perfila como una operación imprescindible para asegurar la calidad del Sistema antes de su puesta efectiva en funcionamiento, evitando así costos imprevistos. El objetivo del Testing es doble: reducir los fallos, y reducir los costos de mantenimiento.

Pero una cosa es ser consciente de la importancia del Testing dentro de la cadena de valor del desarrollo de un Sistema, y otra bien distinta cambiar la forma en la que las organizaciones testean productos y sistemas de software. Dicho cambio requiere de la comprensión y el compromiso por parte de la dirección de la empresa, inversión económica, tiempo y recursos Humanos.

La mejora de la Calidad del Software no es una pérdida de tiempo ni de dinero. Sabemos que es un proceso lento, que requiere una inversión y un esfuerzo continuado en el tiempo, pero siempre es más barato que la No Calidad.

Sin embargo, en muchas ocasiones resulta imposible determinar y demostrar cuál ha sido la eficiencia de dichas actividades, y cómo podrían haberse mejorado, si no resuelto, los problemas de calidad surgidos durante el desarrollo del producto. Por eso, en tiempos de crisis como el actual, en el que los presupuestos de TI son cada vez más ajustados, debemos encontrar un punto de equilibrio entre los costos de verificación y validación, que crecen a medida que se amplía la cantidad y la calidad del sistema a testear, y los costos en que se incurre a medida que se incrementa el número de fallos registrados.

Esperemos que el futuro del Testing se encamine por la senda del ahorro de costos, con soluciones adaptadas a todo tipo de empresas y que no sea un proceso de Gasto y desvalorizado como hasta ahora. Medir la eficiencia, en términos de costo y rendimiento, de las actividades de aseguramiento de la calidad del software es posible: con las actividades de Verificación y Validación, se pueden alcanzar Retornos de la Inversión del 20-30%.

Los beneficios de aplicar las técnicas de verificación y validación no sólo repercuten en el área de desarrollo de proyectos, sino que también se dejan notar en el resto de áreas del negocio del cliente final. Por un lado, el departamento de Sistemas cumple su compromiso de plazos, coste y calidad. Por otro, mejora la transición de la fase de desarrollo a la de puesta en producción. Cuando los proyectos llegan a esta fase final, los sistemas son prácticamente estables y se ofrece una mejor respuesta a las necesidades funcionales y a los aspectos técnicos. De esta forma, la satisfacción de los usuarios finales y la confianza de los responsables de la explotación del nuevo Sistema, quedan aseguradas. Hemos ahorrado tiempo y el cliente está más satisfecho.

La respuesta a la duda sobre cuál es el momento idóneo para comenzar a realizar las pruebas de un sistema es fácil: tan pronto como sea posible. Desafortunadamente, en muchos casos las pruebas de validación y verificación quedan pospuestas para el final del proyecto, y se realizan con muy poco tiempo, recortando en la calidad del Testing que se realiza. El resultado: el 76% de los proyectos que fracasan, es debido a la baja calidad de los requisitos iniciales del software y la falta de procedimientos de prueba.

Por esta razón, las pruebas no deben ser una fase aislada del proyecto, sino parte del mismo. Antes de comenzar a probar los sistemas y el software, es necesario un proceso metodológico que asegure el éxito. Por encima de todo, debe evitarse la improvisación, la confianza en el factor suerte, o ponerlo en funcionamiento con la idea de ir arreglando los fallos a medida que se produzcan.

Además de la concientización del sector empresarial sobre la importancia de las pruebas de software, el esfuerzo tiene también que dirigirse hacia el incremento de la cualificación de profesionales en Testing, ya que el porcentaje de especialistas en pruebas aún es muy pequeño en nuestro país y se fomenta poco en el mundo universitario.

En definitiva, una mejor planificación de las pruebas y un control de las mismas en todas las fases de desarrollo del proyecto, así como contar con especialistas en Testing, aseguran beneficios para el cliente tanto en el ahorro de costes como en plazos de entrega.

Y si no me creen… le puede preguntar a esta conocida marca de Hamburguesas   😆

Etiquetas
Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close