Commscope analiza los nuevos requerimientos mínimos en la categoría de cableado para las oficinas

Se acerca un cambio importante en las normas ISO/EIC sobre los requerimientos mínimos necesarios para las nuevas instalaciones de cableado de red, que permitirá soportar más y mejores servicios tecnológicos. Frente a esto da a conocer las claves a tener en cuenta.

En los últimos 20 años han cambiado los requerimientos de capacidad y velocidad de transmisión de información hasta los puestos de trabajo de las personas. Hace años se consideraba que 100 megabits por segundo (Mb/s) eran más que suficientes para tener una conectividad adecuada a un computador.

Pero con el paso de los años los megabits (Mb) se convirtieron en gigabits (Gb=1024 Mb) y pasamos de miles a millones de datos transmitidos a altas velocidades. El cableado es el medio por el cual es posible que estos millones de datos sean transmitidos y por ello existen categorías que los clasifican de acuerdo a la capacidad de transmisión de información, entre otras características.

Teniendo este contexto como punto de partida, estamos a punto de dar un paso importante en los requerimientos mínimos que deben tener las instalaciones de red en las instalaciones de las oficinas en la parte que se denomina “cableado horizontal”, que equivale a la parte de la red que llega hasta el escritorio de cada persona.

Hasta ahora, la categoría mínima aceptada era la 5e, que permite velocidades certificadas de 100 Mbps, que podrían llegar a ser hasta de 1Gbps. No obstante, se está cambiando esto para que el requerimiento mínimo del cable instalado sea de categoría 6 que permite una velocidad garantizada de 1Gbps pero que puede llegar a velocidades hasta 10Gbps. Para los expertos esto representa un punto de quiebre importante en las normas porque permitirá que se eleve la calidad y capacidad del cableado, y por lo tanto se va a reflejar en un beneficio importante tanto para las compañías como para los usuarios.

El grupo de trabajo de la ISO/IEC, responsable por el desarrollo del estándar 11801 que está relacionado con este tipo de instalaciones, estuvo de acuerdo en elevar el requerimiento mínimo para el cableado horizontal en oficinas, de la categoría 5e a la categoría 6, e incluso recomienda que se haga a la 6a o superior.

Esto en razón de las tendencias ya mencionadas de mayor consumo de información, no sólo por parte de computadores personales y portátiles, sino por otra gran cantidad de dispositivos como televisores inteligentes, cámaras de seguridad o puntos de acceso inalámbrico, entre muchos otros.

A esta reunión del grupo de trabajo en Milán asistió el equipo de estándares globales de CommScope, compuesto por expertos con una larga trayectoria de participación estándares. Más de 60 expertos de cableado de 19 países llegaron a esta decisión de elevar requisito mínimo de cableado horizontal en las oficinas a la Categoría 6. Este hito histórico marca efectivamente la obsolescencia de categoría E, dos décadas después de su introducción inicial en dentro de la norma internacional, y posiciona a la categoría 6 como el medio horizontal óptimo para las nuevas instalaciones en las oficinas.

Se espera que la publicación oficial de esta norma se realice antes de 2017, no obstante, desde ya es un requisito que debería tenerse en cuenta por parte de empresas y proveedores con el fin de contar con una infraestructura óptima para sus necesidades de conectividad.

Etiquetas
Mostrar más
Pamela Stupia

Pamela Stupia

Editora de ITSitio para toda la región. Comenzó su camino en medios gráficos y digitales hace más de 10 años. Escribió para diario La Nación y revista Be Glam del mismo grupo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close