Colombia forzada a implementar soluciones verdes en sus centros de datos

Mucho se ha hablado de los “Green Data Centers” y sus beneficios, pero en plena crisis energética, ¿cómo hacer que este concepto no sea el de unos pocos, sino que se masifique esta tecnología? “Las directivas de todas las empresas, deben estar 100% implicadas en el planeamiento de los data centers preocupados por contratar sistemas o soluciones verdaderamente confiables y eficientes” afirmaba Carlos Iván Zuluaga, experto de BICSI.

La extensa cruzada nacional para ahorrar energía liderada por el gobierno colombiano a través de la campaña “Apagar paga”, con una meta obligatoria de ahorro de 5% diario, puso a correr a toda Colombia para evitar recortes y racionamientos, reforzando además la conciencia social sobre un recurso tan valioso como lo es la energía.

Según un estudio realizado por Acolgén, Andeg, Asocodis y Andesco, Colombia ocupa el segundo lugar con relación a los precios más económicos en generación de energía en la región y de los más baratos con relación a USA y Europa. Según el ranking, Panamá es el país más caro con precios que oscilan entre los US$105/Mwh; le siguen Chile, US$93/MWh; Brasil, US$85/MWh; Argentina, US$72MWh; México, US$65/MWh; Colombia, US$60/MWh y Perú, US$50/MWh.

Si bien los factores costos y conciencia son determinantes cuando se habla de eficiencia energética, es bien sabido que la implementación de tecnologías verdes para disminuir el consumo de energía es, no sólo una de las prácticas más recomendadas, sino la que trae mayores beneficios en el retorno de inversión, sobre todo si se habla de Data Centers. De hecho, una implementación “Green” en cualquier centro de datos supera el 20% en ahorro de energía, según lo afirma Rick Ciordia, representante de BICSI para la región Caribe y Latinoamérica.itsitio_textual_Carlos Iván Zuluaga_640“Sólo con la optimización del enfriamiento se puede estar sobre las dos cifras de ahorro, lo que se traduce en millones de pesos menos. Ahora si esto se aplica a todos los centros de datos del país, esto sí cambiaría la historia del consumo, no sólo en Colombia, sino en todos los países de nuestra región”, sostiene Ciordia.

Esos mismos fenómenos climatológicos que afectan al continente entero también han sido determinantes en la búsqueda de energías alternativas, lo que ha intensificado el valor “confiabilidad” en los data centers, haciéndolo mucho más exigente, ya que este tipo de infraestructuras, pase lo que pase, deben garantizar un flujo de energía 24 horas los 365 días del año.

Poniendo un caso típico de un Centro de Datos de Colocación que consuma 10 millones de kilovatio/hora año, una mejora del 20% en eficiencia energética puede generar ahorros por dos millones de Kilovatios hora, con un ahorro de CP$700.000.000, lo que contribuiría a la reducción de emisión de un millón de toneladas de CO2 por parte de las empresas generadoras de energía, ejemplifica Carlos Iván Zuluaga, otro experto de BICSI.

BUENAS PRÁCTICAS: LO MÁS IMPORTANTE

Dicho lo anterior, está demostrado que los centros de datos son grandes consumidores de energía. En general, aquellos que tienen más de 5 años de estar operando son bastante ineficientes. Por lo tanto, es necesario realizar auditorías energéticas permanentes para buscar reducir el consumo en cerca del 30%. Asimismo, los centros de datos nuevos deben hacer diseños donde se tenga la eficiencia energética en un nivel de importancia igual al de la disponibilidad.

Además de estas periódicas revisiones, planificar los mantenimientos, diseñar planes para resolver operativamente los imprevistos, y establecer controles permanentes, son tareas clave para implementar sistemas más eficientes y seguros. “Un caso típico es el del control de temperatura y humedad basado en las condiciones ambientales en los pasillos fríos y no en el retorno de las unidades de aire acondicionado. Pretender ahorrarse el costo de la consultoría de diseño, pidiendo a cada oferente su propio diseño genera un incentivo perverso, que normalmente ocasiona problemas de sobrecostos, retrasos y mala calidad final del producto”, acota Zuluaga.

Otro de los negocios que más está creciendo para los centros de datos es el DCIM (Datacenter Infrastructure Management), que permite el monitoreo de todos los sistemas de infraestructura, de TI y del negocio propiamente dicho. Cada vez se están integrando más módulos de software para tener mayor control, buscando eficiencia energética.

Este 2016, soluciones como Liquid Cooling, es decir, el enfriamiento de los data centers por medio de refrigeración líquida, además de las soluciones de autosuficiencia en generación de energía, dentro del mismo data center, y la implementación del cableado blindado, podrían ser las tendencias en Colombia que persigan el objetivo del ahorro.

“Un centro de datos es tan eficiente como la tecnología que tiene implementada, mientras seas más eficiente vas a garantizar una mayor disponibilidad y menores pérdidas de dinero. Por ello la familia “C”, es decir las directivas de todas las empresas, deben estar 100% implicadas en el planeamiento de los data centers, no sólo revisando el tema de inversión y presupuesto, sino preocupados por contratar sistemas o soluciones verdaderamente confiables y eficientes”, concluye Zuluaga.

Etiquetas
Pamela Stupia

Pamela Stupia

Editora de ITSitio para toda la región. Comenzó su camino en medios gráficos y digitales hace más de 10 años. Escribió para diario La Nación y revista Be Glam del mismo grupo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
X