Akamai protege al gamer con sus soluciones de seguridad para juegos online

La creciente complejidad de los ciberataques supone una escalada en las amenazas a las empresas de juegos, por ello, el fabricante ofrece cuatro perímetros de defensa en la Nube, respaldados por conocimientos humanos inigualables.

La plataforma de borde inteligente para asegurar y entregar experiencias digitales, da a conocer sus soluciones de seguridad para que los usuarios tengan experiencias de juegos multijugador de forma rápida y fiable, independientemente de la región del mundo donde se encuentren y del dispositivo que usen.

Los usuarios de juegos quieren disfrutar de descargas rápidas y jugar sin interrupciones. Para satisfacer estas expectativas, los proveedores del contenido tienen que hacer frente a una gran cantidad de desafíos técnicos. Akamai ayuda a los usuarios en tener experiencias seguras en el sector del juego.

Hugo Werner, Vicepresidente Regional de Akamai Latinoamérica, expresa: “Cada día, las empresas de juegos se exponen a nuevas amenazas y vulnerabilidades, como las interrupciones por ataques Distribuidos de Denegación de Servicio (DDoS) y otros tipos de ciberataques. Los recientes ataques de mayor resonancia son solo los más conocidos, pero se producen incontables incidentes que no trascienden. Por desgracia, pueden producirse ciberataques contra cualquiera, no solo contra grandes empresas, y suelen resultar más costosos de lo que en un principio se piensa”.

Es posible que el mayor costo para una empresa no sea el económico, pero, de todos modos, puede ser devastador. De hecho, las empresas identificaban el daño a su reputación como la peor consecuencia de los ciberataques.

En un sector intensamente competitivo como el de los juegos, donde la marca es fundamental y la experiencia del usuario es primordial, las interrupciones del servicio debidas a ataques DDoS pueden resultar especialmente nocivas. Para los jugadores, cada milisegundo cuenta y un ataque solo necesita ralentizar un servidor, no sobrecargarlo totalmente, para hacer estragos en la experiencia de juego.

Por desgracia, los atacantes necesitan recursos mínimos para infligir estos tipos de daños. Es posible alquilar botnets DDoS, y perpetrar ataques constantes. Al contrario que en los sectores financiero, salud o retail, a los ciberatacantes del sector de los juegos a menudo no les motiva el dinero, sino que sencillamente muchos ataques contra empresas de juegos se han basado en la denegación de servicio, el sector empieza a sufrir más ataques dirigidos a robar datos. se trata de jugadores descontentos que buscan sus 15 minutos de fama o sacar ventaja a sus rivales. Aun así, los ataques pueden causar daños importantes, ya que las interrupciones del servicio que producen frustran a los jugadores existentes y alejan a los potenciales.

Por otra parte, como grupo demográfico a la vanguardia de la tecnología y de los medios sociales, los jugadores pueden convertirse rápidamente (con tan solo una mala experiencia de usuario) en una pesadilla viral y dañar la credibilidad de la marca y la confianza de los clientes.

Los riesgos aumentan más todavía durante los eventos a gran escala, como los lanzamientos de nuevos títulos y los torneos de deportes electrónicos. Las interrupciones no solo dañan la reputación, sino que también echan a perder millones de dólares de inversión en marketing y promociones.

Por último, cuando un ataque además de provocar interrupciones del servicio lleva asociado el robo de datos, los costos y la responsabilidad para la empresa pueden alcanzar cifras astronómicas. En algunos casos, se utilizan campañas de ataques DDoS para distraer a los recursos de TI y de seguridad de la empresa, y así robar los datos de los clientes y su información financiera

Etiquetas
Mostrar más
Oscar Silva Torres

Oscar Silva Torres

Comunicólogo con trece años de experiencia en medios impresos; fan de la tecnología y de todo lo que haga clic. Amante de la música y de los tacos al pastor. Después de muchos años aprendí a no tomarme nada personal… júzgame como quieras; la opinión es tuya, la realidad es mía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close