Transformación digital empresarial: una ruta con 5 pasos

Leonardo Covalschi, Director Ejecutivo & Head LATAM de TIVIT, publicó recientemente una columna en la cual comparte su opinión experta acerca de cómo lograr una transformación digital empresarial exitosa.

Los sectores empresariales han considerado, en mayor o menor medida, la utilidad de las herramientas tecnológicas en los procesos operativos. Sin embargo, situaciones como la crisis provocada por el COVID-19 han conducido a repensar nuevas estrategias donde la operación se realiza con base en la transformación digital.

El virus se convirtió en un dinamizador de decisiones digitales y, mientras las empresas enfocan sus esfuerzos en adaptarse a los cambios de la mejor manera, surgen algunos consejos sobre cómo adaptar la transformación digital al interior de las empresas:

Pensar en el negocio: es importante pensar cómo impacta la tecnología en los nuevos modelos de negocio. Muchos sectores aplican cada vez más soluciones de Cloud y plataformas tecnológicas con el fin de, aprovechar la utilidad de estas tendencias y dar mayor valor al modelo de negocio. También hay que reflexionar acerca del core business y analizar los impactos de la sociedad y herramientas sobre los mismos.

Capacitar el capital humano: las nuevas interacciones se presentan en medio de un proceso de cambio cultural donde es necesario contar con un equipo formado para asumir nuevos retos. Por eso, es importante capacitar tanto al nuevo talento humano como al preexistente dentro de una compañía, en temas de transformación digital, nube y/o cualquier otro conocimiento tecnológico.

Gestionar la innovación: no hay transformación sin errores. El golpe económico a causa de la pandemia exige que las empresas se adapten de la mejor manera. Los microservicios o las pequeñas soluciones aplicadas son un buen inicio para que las empresas ganen conocimiento y puedan ir implementando paulatinamente soluciones o proyectos más grandes que los mantengan alineados con las herramientas de vanguardia.

Ser coherente: dar plazos, métricas e incentivos para que el equipo esté alineado con el plan estratégico del negocio. Los planes, siempre deben estar medidos por dinámicas de tiempo y motivación que permitan una integración óptima entre las soluciones tecnológicas implementadas al interior de las empresas.

Saber que la transformación es una ruta: la ruta se construye en el camino y puede estar sujeta a cambios. Sin embargo, lo más valioso es saber hacia dónde se quiere llevar el negocio, sin necesariamente tener el proceso claro. Eso quiere decir que las reflexiones también son válidas para aumentar la confianza y gestionar de mejor manera el punto de llegada.

Fallar es parte del proceso, no obstante, lo más importante para transformarse digitalmente en época de crisis, es reconocer la repercusión de la tecnología para restablecer considerablemente la economía.

Etiquetas
Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
X