La pérdida de datos sufrida por la Universidad de Kioto pone de manifiesto la importancia de adoptar una política sólida y uniforme de backup

Haber perdido 77 TB de datos de investigaciones permitió reconocer que el enemigo también puede estar dentro de nuestra organización

En un mundo signado por la creciente cantidad de ataques de ransomware, no deja de ser una sorpresa (desagradable, por cierto) saber que cerca de 34 millones de archivos de investigaciones de la Universidad de Kioto desaparecieron por una falla en el proceso de backup, que accidentalmente eliminó un enorme volumen de datos, muchos de ellos irrecuperables.

Todo se remonta a una falla en una actualización destinada a excluir archivos antiguos e innecesarios de la supercomputadora de la Universidad de Kioto, que depuró, a lo largo de dos días (entre el 14 y el 16 de diciembre del año pasado), 77 TB de datos críticos provenientes de investigaciones en curso, que estaban almacenados en un disco de gran capacidad.

De acuerdo con Florian Malecki, jefe de marketing global de Arcserve, el proveedor de soluciones de protección de datos y contra ataques de ransomware más experimentado del mundo, “los sofisticados ataques de malware no son los únicos que derrumban sistemas. La tecnología falla. Las personas cometemos errores. La madre naturaleza es imprevisible. Una adecuada estrategia de backup de datos ofrece la resiliencia necesaria para poder recuperarnos ante todas esas variables. Lamentablemente, muchas organizaciones continúan resguardando sus datos importantes en una sola ubicación”.

Para el ejecutivo, este episodio deja en claro la necesidad de adoptar una estrategia sólida y uniforme de backup para todos aquellos que posean información sensible. “La pérdida permanente de datos de importantes investigaciones nos enseña que debemos dejar atrás cualquier tipo de visión simplista del proceso de backup, que no solo debe hacerse periódicamente, sino que debe formar parte de una estrategia de protección de datos”.

Para Florian Malecki, al realizar una lectura integral del proceso de backup de datos, resulta evidente la necesidad de eliminar todos los focos de posibles fallas, ya sean humanas, de software, hardware o incluso aquellas causadas por ataques cibernéticos. “Los 77 TB de valiosos datos podrían haberse preservado si la institución hubiera adoptado la estrategia de backup que hoy es la más recomendada por los especialistas, que consiste en la generación de tres copias de seguridad para ser almacenadas en dos medios diferentes, tales como discos o cintas”, explica Florian.

El especialista agrega que, al estar una de estas copias sujeta a un almacenamiento inmutable y encontrarse fuera de las instalaciones, en caso de un eventual desastre, la integridad de los datos quedaría garantizada, tanto en escenarios de ataques cibernéticos como de potenciales fallas que siempre pueden ocurrir, como lo demuestra este incidente. “La adopción de una estrategia lógica y uniforme de protección de datos ubica al backup como uno de sus pilares centrales y permite evitar perjuicios inconmensurables, como los que ha sufrido la Universidad de Kioto”, concluye Florian Malecki.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
X