¿Qué nos dejó el OpenShift Commons Gathering?

No se trata de una herramienta o una plataforma, sino de una comunidad activa y una nueva forma de concebir la TI. Red Hat convocó a más de 350 profesionales relacionados con OpenShift en Buenos Aires para compartir experiencias y mejores prácticas.

El restaurante de La Rural (en el barrio de Palermo) fue el espacio elegido por Red Hat Argentina para convocar a la comunidad OpenShift en Buenos Aires. Más de 350 asistentes pudieron escuchar de mano de sus protagonistas experiencias y mejores prácticas relacionadas con la plataforma. Algunos, como Exxon Mobil, Banco Galicia, Banco Hipotecario, Medifé, AGESIC, ANSES y el Ministerio de Salud de la Nación, lo hicieron desde el escenario. Otros aprovecharon los momentos de networking durante los breaks. Y si bien los locales fueron mayoría en el encuentro, entre los expositores y asistentes también estuvieron quienes llegaron desde Colombia, Chile, Uruguay y Brasil con el mismo ánimo de intercambio colaborativo.

Para Thiago Araki, Manager, Specialist Solution Architects para Red Hat Latin America, los asistentes al encuentro —el segundo que se realiza en la Argentina— pertenecen a organizaciones “que, o bien tienen interés en la tecnología, o bien ya la han adoptado. La idea es, entonces, compartir información, buenas prácticas y experiencias, y con esto todos ganan”. Araki destaca que todas estas compañías, en múltiples verticales, se están transformando en empresas de tecnología. “Por ejemplo, si vamos a la industria financiera, seguimos viendo bancos, pero que son también empresas de servicios financieros soportados por la tecnología”.

Ese cambio en el objeto del negocio trae consigo importantes cambios culturales, especialmente en la forma en que se trabaja en las áreas de TI y desarrollo. De allí la necesidad de adoptar nuevas metodologías como DevOps, que brega por la colaboración e integración entre desarrolladores de software y los profesionales TI. Araki considera que OpenShift permite este trabajo conjunto dentro de TI, lo cual redunda en una colaboración más fluida, mayor rapidez en los desarrollos y los despliegues, y una creciente ola de innovación.

Thiago Araki

Para graficar estas posibilidades, Araki cita el ejemplo del Macquarie Bank, de Australia. “Ellos tienen como objetivo que el primer día de cada nuevo empleado de TI, éste debe poner alguna cosa en producción. Por más simple que sea. Eso muestra la facilidad y seguridad que una plataforma como ésta habilita. Lo que antes un equipo tardaba meses en hacer, con mucho más esfuerzo y personal, y sobre todo con mucho riesgo, ahora, a partir de la automatización, se puede hacer en menos tiempo, más fácilmente y con menos riesgo, en especial usando una plataforma de contenedores como OpenShift”.

La oportunidad del partner

Jorge Payró, director de Ventas de Red Hat Argentina, explicó que, para el despliegue de estas tecnologías, Red Hat apuesta a formar un ecosistema de partners y alianzas. “Esta dinámica requiere una evolución, no sólo en el vendor sino también en clientes y partners. Creo que la tendencia es que en todas estas tecnologías emergentes asociadas a la innovación y a la productividad, nosotros tenemos como Red Hat un rol fundamental, que es el acompañamiento en la etapa inicial de adopción de los clientes. Tenemos programas para esto. De esta forma podemos acompañar tanto al partner como al cliente final que compra y utiliza estas soluciones”. Entre los numerosos recursos que Red Hat pone al servicio de los distintos miembros de su comunidad, está el Container Adoption Program.

 

Jorge Payró

“Estamos habilitando a los partners —sigue Payró—. Creo que ahí hay un negocio, porque esto está creciendo de manera exponencial. Hay que prepararse. Hoy estamos poniendo en nuestro programa para partners un énfasis grande en cómo se preparan, se entrenan, se capacitan y se certifican en estas tecnologías”. Payró señala que, dada la amplitud del portafolio de Red Hat, es necesaria la especialización. “Hay partners que son más de infraestructura, que complementan este negocio de software abierto con la provisión de soluciones de hardware para datacenters. Otros están orientados al desarrollo de aplicaciones. Allí hay un trabajo complementario donde podemos proveer la plataforma sobre la cual ellos desarrollan y dan soluciones al cliente, y allí también hay un espacio de oportunidad. Y luego tenemos los que trabajan en todo el ciclo, desde las suscripciones en los productos. A estos últimos, encargados del desarrollo comercial de cara al cliente, los acompañamos con entrenamiento”. A esto se suman las oportunidades que nacen en las instancias de implementación, y en los mantenimientos correctivos, evolutivos o funcionales, que un partner puede ir acompañando.

“Esto mismo que hacemos con los clientes finales, en el sentido de analizar de manera consultiva cuál es el estado de su negocio y cuáles son las necesidades que podemos acompañar con tecnología, lo hacemos con los partners”, dice Payró, quien destaca las conversaciones que tienen con los socios de negocios para determinar el rol más adecuado (o en el que se sienten más cómodos) en torno a las oportunidades emergentes.

Con todo, Payró incluye otro trabajo de capacitación, no menos importante, orientado a atender la transformación cultural necesaria para sostener la transformación digital. “Hoy en día, en nuestra plantillas de capacitación, también ayudamos a entender las nuevas metodologías, como DevOps. Algo que antes no teníamos”, concluye el ejecutivo. Este último aspecto es fundamental en la jornada de transformación digital de las empresas.

Etiquetas
Mostrar más
Alejandro Alonso

Alejandro Alonso

Periodista especializado en ciencia y tecnología. Trabajó en publicaciones como Banqueros & Empresarios, Telecomunicaciones & Negocios, Customer Service, Prensa Económica, Computerworld, e Insider, entre otras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close