La nueva plataforma de drivers para AMD Radeon se llama Crimson

Además de un cambio de nombre, los nuevos drivers han sido completamente rediseñados, de acuerdo a la más ágil y vertical iniciativa de software que deriva de la reorganización de la empresa en la unidad Radeon Technologies Group.

Los drivers Crimson de AMD representan un cambio drástico en la estrategia de diseño de software de la empresa. AMD dedicó mucho tiempo a revisar sus drivers Catalyst para identificar problemas y corregirlos, además de crear una mejor interfaz de drivers que simplificara la tarea de trabajar con ellos. También se enfatizó el hecho de que no será necesario registrarse con una dirección de e-mail para usarlos.

Con este lanzamiento de drivers, AMD está buscando distanciarse de las críticas habituales de sus drivers, que han sido casi constantes en el pasado. El Catalyst Control Center fue bien recibido al momento de su lanzamiento, aunque ha evolucionado hasta convertirse en algo grande y pesado. Es por eso que el objetivo de AMD para Crimson es convertir a sus drivers en algo que se ajuste a su nueva iniciativa de software, rediseñando a su vez la interfaz en algo que se adecue al siglo 21.

Los drivers de AMD son ahora mucho más estables que en el año 2002, cuando se realizó el primer lanzamiento del Catalyst Control Center, aunque la asociación con aquellos drivers deficientes es inevitable. Es por eso que la empresa decidió aplicar un cambio de nombre.

La nueva interfaz de usuario, ahora construida íntegramente con QT por su velocidad y estabilidad, es parte de una nueva filosofía de diseño que se supone que es más intuitiva y fácil de usar, sin restar el control avanzado que buscan los power-users. El énfasis está puesto en la interfaz misma, mostrando que la empresa está más que comprometida en resolver las cuestiones que sufrieron sus drivers durante mucho tiempo.

Hay muchas mejoras visuales e incluso otros agregados que deberían atraer a los gamers. Un nuevo administrador de juegos permite una personalización por juego en una interfaz de muy fácil utilización. Un nuevo menú de overdrive, más intuitivo y amable a la vista, permite establecer perfiles de overclocking para juegos individuales. Las configuraciones de video son adaptables, y muestran solamente aquello que la placa gráfica es capaz de hacer. La funcionalidad Eyefinity también es adaptable, y puede detectar automáticamente qué pantallas se están usando y cómo para configurarlas en forma óptima.

En cuanto a la performance y la estabilidad de los drivers subyacentes, en esta versión se esperan sólo mejoras incrementales, pero esto es parte de la iniciativa de AMD para intentar hacer su software tan poderoso como su hardware. Sin embargo, es sólo el comienzo, y si bien no se podrá contar con mejoras masivas de performance en los juegos como resultado de los nuevos drivers, Crimson representa un importante paso de AMD para llevar a su interfaz de drivers a la par de Nvidia y para encarar un camino de crecimiento futuro.

Etiquetas
Mostrar más
Pamela Stupia

Pamela Stupia

Editora de ITSitio para toda la región. Comenzó su camino en medios gráficos y digitales hace más de 10 años. Escribió para diario La Nación y revista Be Glam del mismo grupo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close