IBM se queda con Red Hat: ¿Qué significa para el mercado?

La adquisición reposiciona a IBM como partner casi ineludible dentro del ecosistema Linux, en vistas a aumentar su peso en el universo de las nubes híbridas. Las preguntas surgen al considerar el rol que Red Hat podrá desempeñar a partir del cierre de la operación. ¿Qué llevó a IBM a invertir US$ 34.000 millones? ¿Qué dijeron los involucrados sobre el futuro de Red Hat?

IBM anunció la compra de Red Hat en unos US$ 34.000 millones, con el objetivo de desatar el valor de la nube para los negocios. El anuncio fue el domingo 28 de octubre, pero las respuestas no llegaron sino hasta el día siguiente, cuando los ejecutivos de ambas compañías comenzaron a darlas ante la prensa, los clientes y los analistas. Una de estas instancias fue el webcast brindado de manera conjunta por Arvind Krishna, vicepresidente senior de IBM Hybrid Cloud, y Paul Cormier, presidente de Productos y Tecnologías de Red Hat.

Arvind Krishna no duda en calificar la operación como un game changer y que redefine completamente el mercado de nube, comparando las posibilidades conjuntas de ambas compañías con el impacto que oportunamente tuviera Linux en las aplicaciones empresariales. En tanto, Cormier rescató el rol histórico de Red Hat en la construcción de un portafolio en torno a Linux y el código abierto, de cada al panorama de la nube híbrida y abierta.

“Dicho esto, somos una compañía relativamente pequeña —agregó el ejecutivo de Red Hat—. Nuestros clientes realmente vieron en la nube híbrida y abierta la única forma de ofrecer nube pública dentro de su infraestructura de TI y como parte de ella. Y la demanda que nos hacen, siendo una compañía de nuestro tamaño, es que reconozcamos el potencial de dicha demanda. IBM nos ayudará en la estrategia de satisfacer esa demanda en 170 países alrededor del mundo. Esto realmente acelerará la visión que tenemos sobre el portafolio de productos que desplegamos en el mercado, y probará a nuestros clientes más grandes que ésta es la manera en que deben incorporar la nube”. El ejecutivo agregó: “IBM ha sido uno grandioso partner de Open Source para nosotros por más de veinte años”.

Consultado sobre los objetivos de la adquisición, el líder del área de nube híbrida en IBM resaltó dos: “Ganar en nube hibrida, ganar sobre las bases de tecnología abierta, y en última instancia proveer lisa y llanamente valor”.

Las definiciones de Arvind Krishna:

  • “Para los partners del canal esto significa todavía más y más”, puntualizó el ejecutivo de IBM. Se mantendrán los planes que Red Hat puso en práctica para sus socios del canal.
  • Kubernetes está en el centro de la estrategia de nube híbrida de IBM.
  • No habrá trato especial de Red Hat hacia IBM como proveedor de nube pública. Linux, OpenShift, y el resto de las tecnologías de código abierto provistas por Red Hat al mercado, dependen de alcanzar el máximo volumen dentro del mercado. “Todas las decisiones (que tomemos) irán en línea con esto, incluyendo el dar soporte a otras nubes públicas”.
  • El Linux de Red Hat ya es un elemento importante dentro de la nube pública de IBM. “Esto seguirá y se acelerará”. Con todo, la nube pública de IBM seguirá dando soporte a las distribuciones comunes de Linux que demanden los clientes que corran sobre la plataforma de IBM. Lo mismo ocurrirá con los productos de otros vendors (como VMware o Cloud Foundry) que demanden los clientes.
  • “No tengo la intención, ni ninguno de mis colegas la tiene, de interferir con lo que están haciendo Paul (Cormier) y Jim (Whitehurst, presidente y CEO de Red Hat) y sus roadmaps”.
  • La marca Red Hat seguirá (al menos dentro del marco de lo que hoy es posible predecir). Tampoco hay razones para que la ubicación de las oficinas de Red Hat cambie.

El ejecutivo explicó que las razones por las que Red Hat se mantiene de manera independiente son significativas desde el punto de vista económico, y también cultural. Dado que Red Hat debe dar soporte a otros vendors y proveedores de nubes públicas, su independencia es fundamental para que no pierda valor como compañía. Por otra parte, la cultura de código abierta es muy distinta a otras que tienen los proveedores de soluciones empresariales propietarias, por lo que dicha cultura debe ser mantenida. En este orden, hubo otra definición (esta vez de la CEO de IBM, Cormier citó a la CEO de IBM, Ginni Rometty, al asegurar que IBM no invirtió US$ 34.000 millones en Red Hat para comprar propiedad intelectual o tecnología, sino “gente”.

“Business as usual”

Consultados sobre el impacto en los proyectos de código abierto que Red Hat soporta, como Fedora o CentOS, Cormier fue concluyente: “No habrá impacto”, y agregó: “El día después de cerrada la operación no haremos las cosas de una forma diferente a lo que venimos haciendo. Business as usual”.

El alcance de esta definición, habida cuenta de que IBM pretende tener a Red Hat como una unidad diferenciada, llegará a los proyectos, los roadmaps, los clientes, la comunidad de código abierto y la relación con otros vendors y proveedores de nubes públicas. Sobre esto último, Cormier resaltó: “Seguiremos priorizando lo que hacemos por nuestros partners dentro de nuestros productos en base a una perspectiva de caso de negocios, incluyendo a IBM como partner”.

Etiquetas
Mostrar más
Alejandro Alonso

Alejandro Alonso

Periodista especializado en ciencia y tecnología. Trabajó en publicaciones como Banqueros & Empresarios, Telecomunicaciones & Negocios, Customer Service, Prensa Económica, Computerworld, e Insider, entre otras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close