Wi-Fi 6: Todo lo que necesita saber para impulsar los nuevos casos de uso

Mientras que los protocolos anteriores de WLAN se promocionaban vía el aumento en la velocidad de las comunicaciones, las características que brinda Wi-Fi 6 permiten imaginar nuevos escenarios tecnológicos animados por la hiperconectividad. Quien conozca esas particularidades y entienda la potencial propuesta de valor tendrá las llaves del futuro.

Según IDC, hacia 2025 habrá unos 40.000 millones de dispositivos de Internet de las Cosas (IoT) conectados, que generarán unos 79 zettabytes (ZB) de datos en el borde (esto es unos 79 billones de gigabytes). A medida que aumenta el número de dispositivos IoT conectados, también aumentará la cantidad de datos generados por estos dispositivos. Algunos de estos datos son pequeños e instantáneos, como los que dan cuenta de una sola medición de la salud de una máquina, mientras que las cámaras de videovigilancia que utilizan visión por computadora para analizar multitudes de personas pueden generar grandes cantidades de datos. Existe una obvia relación directa entre todas las “cosas” y los datos que crean estas cosas. IDC proyecta que la cantidad de datos creados por estos dispositivos IoT conectados tendrá una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) del 28,7% hasta 2025. La mayoría de los datos se generan mediante aplicaciones de videovigilancia, pero otras categorías, como la industrial y la médica, generarán cada vez más datos con el tiempo.

Juan Mongini

Las tecnologías en uso de las redes de área local inalámbricas no son capaces de dar soporte a semejante cantidad de dispositivos emitiendo al mismo tiempo, y éste es el contexto en el que nace el protocolo 802.11ax o, como se lo conoce en la actualidad, Wi-Fi 6. Para Juan Mongini, gerente regional de Ventas de Arquitecturas para la Argentina, Chile, Colombia, Uruguay y Paraguay de Cisco, “el gran impacto estará en los nuevos casos de uso que va a habilitar esta tecnología. Wi-Fi 6 abre una nueva era en materia de tecnologías inalámbricas”. Junto con 5G —cuya aplicabilidad se dará más en casos de uso que requieran cobertura en grandes extensiones, con acento en los despliegues en exteriores—, se convertirán en tecnologías críticas para el futuro de las comunicaciones inalámbricas. Mongini considera además que, en relación con 5G, la evolución de los despliegues de Wi-Fi 6 será mucho más rápida, habida cuenta de que la infraestructura es más asequible. De hecho, asegura, “2020 será un año de rápida adopción de Wi-Fi 6”.

Click para ampliar.

Para Mongini, los nuevos casos de uso estarán atados a que los usuarios tengan experiencias de acceso a contenido más inmersivas, como la que se puede dar con las aplicaciones de realidad aumentada y con el video de alta definición (4K, 8K). “Otro grupo de casos de uso estará atado al IoT en escala masiva, dadas las bondades que tiene Wi-Fi 6 a la hora de acomodar en un determinado canal una mayor cantidad de dispositivos”, agrega. De hecho, características como la mayor velocidad de transmisión, la mayor eficiencia en el uso de la energía para con los dispositivos que se conectan, la mayor cobertura y la capacidad de reducir la latencia en las comunicaciones, entre otras, son las que amplían aún más el abanico de aplicaciones de IoT en verticales como Salud, Agricultura, Manufactura o Energía, para las cuales Wi-Fi 6 resulta ideal.

Vale aclarar que, para Cisco, las soluciones basadas en Wi-Fi 6 son parte de la estrategia de Intent Based Network, o Redes Basadas en la Intención. En esta página encontrará más información acerca de cómo clientes empresariales y canales pueden emprender la jornada de actualizar sus redes para el futuro (o, mejor dicho, el presente).

Las llaves del reino de IoT

En el universo de los acrónimos, la acumulación de letras suele dar una pista de una evolución tecnológica cuantitativa. Así, los estándares de Wi-Fi pasaron de ser HT (high throughput, alto rendimiento) en 802.11n, a VHT (very high throughput) en la norma 802.11ac. Con 802.11ax o Wi-Fi 6 el salto es cualitativo: HE / High Efficiency (alta eficiencia). “No solamente vas a tener más velocidad y performance, sino que también se mejora la capacidad de agregación de dispositivos. Con un único punto de acceso es posible manejar ambientes mucho más densamente poblados, lo que lo hace ideal para aplicaciones de IoT”, precisa Jorge Calvi, Systems Engineer de Aruba Networks (una compañía de Hewlett Packard Enterprise/HPE).

Entre las razones técnicas de esta evolución, Calvi menciona la utilización de un nuevo protocolo llamado OFDMA (acceso múltiple por división de frecuencias ortogonales, una variante de OFDM / multiplexación por división de frecuencias ortogonales, que era el que se venía usando). OFDMA permite que un canal de frecuencia de 20 ó 40 MHz se pueda particionar en pequeñas subportadoras, pudiéndole asignar a esas subportadoras distintos dispositivos. Esto permite transmitir en paralelo paquetes más chicos, y mejorar los tiempos de aire de cada dispositivo, lo que resulta ideal para el mundo IoT. “El AP más grande de Wi-Fi 5 (802.11ac) estaba recomendado para no tener más de 150 dispositivos conectados —grafica Calvi—. Hoy estamos hablando de 500 dispositivos en Wi-Fi 6, porque estás mejorando la utilización del canal”.

Jorge Calvi

A lo anterior se agrega la recuperación de la banda de 2,4GHz (no disponible en AC), que ahora además se extiende en distancia e incorpora un tratamiento distinto de los canales. Originalmente, la banda de 2.4 sólo tiene tres canales no superpuestos, de modo que cuando se despliegan más de tres APs cercanos se puede correr el riesgo de que se interfieran. Utilizando una nueva forma de codificación llamada “Coloreado BSS” que permite identificar a los APs si el paquete que viene es de una red propia o de otro. De este modo, un canal 1 con etiqueta naranja (uno de los siete estados posibles) no se solapa con la señal que está en el mismo canal con una etiqueta amarilla. Así, los canales pueden ser reutilizados.

Adicionalmente, siempre en línea con la búsqueda de una mayor eficiencia en el uso de los recursos, en Wi-Fi 6 los APs pueden manejar el consumo de energía usando IA, de acuerdo al uso que le dan los clientes. Los APs más grandes pueden llegar a consumir hasta 30 Watts. Si hablamos de ese consumo durante la noche (cuando verdaderamente no se está transmitiendo mucho), multiplicado por la cantidad de APs desplegados, la operación se vuelve muy onerosa. “Wi-Fi 6 trae un manejo eficiente del consumo de energía, en comparación con el que podés lograr si el AP si no tiene usuarios conectados esté en standby y no consume los 30 W .Cuando hablamos de campus universitarios, esa cantidad de APs puede llegar cientos o miles de APs”. Este uso más racional de los recursos energéticos o de red también impacta positivamente en la duración de los equipos de red (switches, por ejemplo).

En Aruba, estas novedades llegan a la región en el marco de la línea 500. Y más precisamente de cuatro modelos: 505, 515, 535 y, el más grande, 555. Calvi destaca que todos los puntos de acceso (APs) son unificados. “Permiten elegir en qué modalidad vas a trabajar: standalone, virtual controller (uno de los APs cumple con esta función para toda la red, permitiendo el manejo del roaming, de las potencias y los canales), o con un esquema de controlador clásico”. La gestión de estos APs se da a través delñ propio software de los dispositivos, de manera más general, de la plataforma de multiservicios en la nube Aruba Central, que también permite administrar switches y gateways de Aruba. Uno de los servicios que ofrece Aruba Central es el de analíticas. Estas analíticas permiten conocer el estado de la red y de los dispositivos, datos a los que después se les pueden aplicar inteligencia artificial o machine learning para la extracción de insights, o el armado de dashboards. Estas últimas tareas pueden ser acometidas por el partner. Podrá encontrar una interesante aplicación de esto aquí.

Wi-Fi 6 y más allá

Para Aruba, los puntos de acceso dejan de ser precisamente puntos de acceso para una única tecnología, y se transforman en plataformas de acceso con más de un canal de comunicación. “En un AP Wi-Fi 6 de Aruba hoy tenés también Bluetooth version 5. Y también tenés una radio de Zigbee que tiene utilidad para ciertos dispositivos”, aclara Calvi. Desde el punto de vista de los casos de uso, esto significa que se puede empezar a dar servicios a otros dispositivos que antes quedaban afuera, o hacían necesario desplegar redes adicionales de comunicación. Esto incluye beacons (radiobalizas basadas en Bluetooth) para hacer geolocalización de los clientes que se desplazan en el salón de ventas (o una estación de trenes), pero también permite desplegar sistemas de control de acceso en un hotel. Hoy esto se puede hacer con una sola plataforma y un solo cableado.

Calvi considera que los partners del canal “entienden la propuesta de valor de Wi-Fi 6, y esto ya está en la conversación. Esa propuesta de valor viene de la mano de que los equipos de Wi-Fi 6 tienen los mismos precios que los del estándar anterior. El canal no debería dudar en encarar un proyecto de Wi-Fi 6 si el cliente está haciendo un recambio de su equipamiento de red inalámbrica, y menos aún si hablamos de un despliegue desde cero”.

Mongini recomienda escuchar a los clientes para determinar sus objetivos, como forma de orientar productivamente la conversación. Muchos están pensando en mobile first. Pero es importante entender qué necesidad buscan resolver. Por otra parte, hay que entender que Wi-Fi se inserta dentro de una estrategia de conectividad empresarial. Hay que ver todos los componentes (infraestructura inalámbrica, cableada, nube). Hay que ver de una manera unificada los proyectos”. Temas como la cantidad y ubicación de los dispositivos a conectar, si éstos son fijos o móviles (o si están en el exterior del edificio), qué velocidad y qué calidad de servicio requieren, tiene impacto en la configuración de la red. “La gestión de todo esto se complejiza si uno no tiene herramientas de automatización de las implementaciones, del manejo de políticas, de seguridad. O bien información analítica de qué pasa con la red para asegurar la experiencia del cliente”.

Cisco ha embebido su oferta de Wi-Fi 6 dentro de una estrategia de red basada en la intención, que en pocas palabras implica la comprensión de las necesidades de negocios para después traducirlas en infraestructura, en políticas para su automatización, en seguridad y en aseguramiento. Los switches que siguen esta pauta son los Catalyst 9200 a 9600, y la línea de dispositivos Wi-Fi es la Catalyst 9100. Además, Cisco cuenta son soluciones Meraki, para gestión desde la nube.

 

Etiquetas
Mostrar más
Alejandro Alonso

Alejandro Alonso

Periodista especializado en ciencia y tecnología. Trabajó en publicaciones como Banqueros & Empresarios, Telecomunicaciones & Negocios, Customer Service, Prensa Económica, Computerworld, e Insider, entre otras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close