La Cámara Uruguaya de TI lanza el programa “TestUruguay” para posicionar el país

CUTI, de la mano del Ministerio de Relaciones Exteriores de Uruguay, está desplegando una ambiciosa campaña para que inversionistas, empresarios y grandes corporaciones se atrevan a “probar Uruguay”, exhibiendo el prestigio de la industria local de Software, pero también su estabilidad política, el buen clima de negocios y su alto nivel educativo, entre otras particularidades.

La Cámara Uruguaya de Tecnologías de la Información (CUTI) realizó el lanzamiento del programa “TestUruguay”: una iniciativa de la Cámara que busca atraer empresas, inversores, talentos y personas en general para que inicien sus proyectos en Uruguay, contribuyendo al posicionamiento del país en el mundo. El evento tuvo su versión física, de la que participaron autoridades de la CUTI, de diversas instituciones del ecosistema de TI, representantes de varias misiones diplomáticas, y también autoridades del Poder Ejecutivo Nacional de Uruguay, incluyendo al Presidente de la República, Luis Lacalle Pou. El encuentro también fue transmitido vía Youtube desde el canal de la CUTI.

    Enrique Baliño

    En su presentación de apertura, Enrique Baliño, socio-fundador de Xn Partners, instó a “mirar la globalización como una oportunidad y no como una amenaza” y dejó picando, a modo de leit motiv de su presentación y en referencia a Uruguay, la frase: “en ese país pequeño, desconocido para algunos, pasan cosas”. Antecedentes sobran. Acaso el más llamativo (porque en esa época el Software Uruguayo no contaba con el prestigio que actualmente tiene) fue la apertura de GeneXus al mundo a principios de los 1990s, gracias a que fue probado y certificado en el Laboratorio de IBM de Rochester.

    “Uruguay tiene la posibilidad de plantarse frente al mundo como un país único, un centro para hacer prácticamente cualquier actividad”, definió Baliño.

    Para sustentar la invitación de TestUruguay (cuyo espíritu podría resumirse como “vengan a Uruguay y pruébennos”) pone sobre la mesa argumentos tales como:

    • Escenarios controlados para probar y probarse.
    • Un pequeño país conectado, educado, con los mejores índices de la región y que se posiciona como pieza clave para el mundo.
    • Con un marco legal estable y un clima de negocios favorable.
    • Con antecedentes que se vienen impulsando, como el programa de Educación OLPC (una laptop por chico) del Plan Ceibal.
    • Con despliegue de FTTH en todo el país.
    • Miembro del Digital Nations D9.
    • Un país que traza 100% el ganado vacuno.
    • Que legalizó la producción de Cannabis Medicinal.
    • Primero en América Latina del ranking Digital Quality of Life (DQL).
    • País con “democracia plena” en opinión de The Economist Intelligence Unit.
    • Sinónimo de innovación. Grandes impactos a partir de pequeños cambios.

    Un llamado para probar Uruguay

    Leonardo Loureiro, presidente de la CUTI, lideró un panel del que participaron el Ministro de Industria, Energía y Minería (MIEM), Omar Paganini, y su par de Relaciones Exteriores, Francisco Bustillo. “Estamos buscando un concepto que le dé un marco a muchas de las cosas sobre las que estuvimos trabajando”, explicó Loureiro. “Desde hace mucho tiempo venimos trabajando con Cancillería, hablando con todos los embajadores para explicarles qué es Uruguay (desde lo) tecnológico, o bien cómo la Tecnología puede apoyar, de forma transversal, a todas las áreas”. Loureiro reconoce que es sencillo explicar las bondades de la carne, el fútbol o el vino de Uruguay, pero que no resulta tan sencillo convencer a una gran corporación para que se instale en el país.

    Bustillo destacó el trabajo de la CUTI y del sector TIC en general, y explicó que Cancillería viene trabajando en este proyecto desde hace un año, desde la Dirección de Programación Comercial y la Dirección de Asuntos Económicos. “Es reconfortante, sobre todo cuando uno sale al Exterior y descubre el potencial enorme que ya viene mostrando desde hace mucho tiempo la CUTI, y el reconocimiento que se tiene de la misma”. Bustillo definió el Software de Uruguay como “uno de los mejores embajadores que tiene Uruguay, sino el mejor”, y caracterizó la actual gestión de Gobierno a través de conceptos-clave como “libertad, y el compromiso con el sector exportador, las fuerzas vivas y la producción nacional”.

    A su turno, el titular del MIEM dijo que Uruguay debe “abrirse al mundo atrayendo gente valiosa de todos lados, atrayendo proyectos y también saliendo al mundo a mostrar lo nuestro”. En este sentido, TestUruguay se ajusta perfectamente a ese objetivo, agregó. Pagani también explicó que un sector tan exitoso como el de la exportación de software debe adaptarse permanentemente a los cambios tecnológicos y a que “todo es digital”.

    “En este desafío, hablando con Leonardo [Loureiro], hablando con Juan Ciapessoni [directivo de CUTI], que es uno de los padres de esta idea […], nos quedó claro que faltaban cosas, y una de esas cosas era una consigna”, explicó Paganini. “Así se llegó al concepto TestUruguay, que implica decir al resto del mundo “prueben acá, pero también prueben a venir acá, y pruébennos allá”, señaló.

    Omar Paganini

    Uruguay tiene en marcha la iniciativa Open Digital Lab, que vino a llenar aquello que faltaba en materia de infraestructura, ya que, precisamente, ofrece un entorno de avanzada “para que empresas uruguayas puedan probar cosas”, añadió Paganini. A su vez, indicó el Ministro, para potenciar esta realidad es necesario “acercarnos al mundo de gente que hace lo mismo en otros lados”. Por ello, se planteó como objetivo “acercar al Uruguay a centros de innovación potentes, que sirvan de tracción hacia afuera y para atraer hacia adentro”. Se avanza en ese camino, anunció Paganini, y TestUruguay “se alinea perfectamente con lo que el Gobierno quiere en este tema”.

    “Tenemos algo único, algo valioso: una escala pequeña, pero con seguridad […] y con capacidades tecnológicas y humanas muy fuertes”, dijo Paganini a la prensa. Se busca “ser atractivos, en este momento postpandemia, para una cantidad de proyectos del mundo”. Según el MIEM, emprendimientos internacionales, especialmente estadounidenses y chinos, han mostrado interés en acercarse.

    Del encuentro participaron a través de testimonios grabados, los cónsules uruguayos en San Francisco, Toronto y San Pablo, y los embajadores uruguayos en España, Estados Unidos, Brasil y China, quienes dieron muestra de beneplácito y apoyo activo a la iniciativa.

    En otro de los paneles que jalonaron el encuentro, Juan Ciapessoni, director de la CUTI, dijo que TestUruguay “no sólo le permite (a la industria de TI uruguaya) impregnar tecnología en muchas otras industrias, sino, sobre todo, anclarnos en el país y lo que significa ser uruguayo (…) La pandemia nos ha dejado cosas muy malas y cosas muy buenas, y la humanización de la tecnología es una de ellas. Poder encontrar lugares como Uruguay donde un o se sienta a gusto consigo mismo, poder criar una familia, poder vivir, estar cerca de los suyos, y además poder trabajar para el mundo es para mí una de las definiciones más claras de lo que se puede hacer en un gran país, y una gran diferenciación frente a otros (países) competidores”.

    Alejandro Alonso

    Periodista especializado en ciencia y tecnología. Trabajó en publicaciones como Banqueros & Empresarios, Telecomunicaciones & Negocios, Customer Service, Prensa Económica, Computerworld, e Insider, entre otras.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Botón volver arriba
    X