Kubernetes y Aplicaciones: Ayude a sus clientes a volar entre las nubes

La cuestión no es si las empresas irán o no hacia las arquitecturas nativas de nube para el despliegue y la provisión de aplicaciones, sino cuándo y cómo lo harán. Especialistas de IBM, Red Hat, Cisco, VMware y Google Cloud explican cómo los canales pueden ayudar a sus clientes, y qué productos y servicios son las estrellas de la jornada.

Ciertas realidades ganaron mayor relevancia a partir de la Pandemia, aunque claramente se venían afianzando a ritmo acelerado. Una de ellas está relacionada con los entornos híbridos y multinube, y con el consumo y la provisión de aplicaciones nativas de nube. En otras palabras, cada vez más, las empresas van a brindar o consumir internamente aplicaciones nativas de nube. ¿Qué nube? Afortunadamente, la apertura tecnológica evita el quedar atado a una nube de manera exclusiva. En ese orden, la tecnología de contenedores aparece como la pieza esencial que hace posible que aplicaciones y otras cargas de trabajo puedan viajar de nube a nube (incluyendo las nubes privadas y las plataformas on premises) sin grandes complicaciones.

Los contenedores son algo así como burbujas autoportantes, donde se encuentran “empaquetadas” y “aisladas” las aplicaciones, junto con todo el entorno de tiempo de ejecución, es decir, con todos los archivos que requieren para ejecutarse. Esto permite mover la aplicación que se encuentra dentro del contenedor entre diversos entornos, sin perder ninguna de sus funciones.

Una de las soluciones más populares que permite gestionar estas cargas de trabajo en contenedores es Kubernetes. Concretamente, se trata de una plataforma portable y extensible de código abierto para administrar cargas de trabajo y servicios. Kubernetes facilita la automatización y la configuración declarativa. Tiene un ecosistema grande y en rápido crecimiento, y el soporte, las herramientas y los servicios para esta plataforma están ampliamente disponibles. Vale recordar que Google liberó el proyecto Kubernetes en el año 2014, y hoy es ofrecido a través de distintos vendors, en varios sabores.

Consumo de aplicaciones de nube… en ascenso

Esta tendencia “es la base de la estrategia tecnológica de muchas de las organizaciones que están trabajando en transformarse y adecuarse a los nuevos desafíos que imponen los clientes y el mercado”, afirma Román Zambrano, Technical Community Leader de IBM para la Argentina, Paraguay y Uruguay. Las arquitecturas nativas de nube (como las basadas en Kubernetes), son la base de la transformación a nivel tecnológico. Esto se debe fundamentalmente a que permiten contar con portabilidad, lo cual permite desplegar la aplicación sobre cualquier nube. Pero, sobre todo, tenemos escalabilidad, es decir que estas aplicaciones no se van a ver impactadas por cambios no previstos en su consumo”.

Zambrano explica que desde IBM se ha desarrollado un enfoque de Open Hybrid Cloud, que abarca fundamentalmente soluciones y arquitecturas que se basan en contenedores. “No sólo utilizamos Kubernetes y Red Hat Openshift como base para soluciones de nube nativa, sino que además todo el offering de software más tradicional de IBM puede ser desplegado sobre este tipo de arquitecturas. Estamos convencidos que la tendencia del mercado será ir en esta línea y que esto impulsará otros conceptos dentro de las organizaciones”. Algunos casos:

  • -La integración continua o la habilidad que permite desplegar cualquier tipo de cambio desde una nueva configuración, solución de bugs entre otros, al entregar software a nuestros clientes de una manera segura y rápida.
  • -DevOps, cuyo objetivo es mejorar y maximizar las comunicaciones entre los equipos de trabajo para que puedan producir y probar software de una manera más eficiente.
Roman Zambrano

Para Zambrano, el dilema de las organizaciones actualmente no es si ir o no a arquitecturas de nube nativa, la pregunta es ¿cómo? En muchos casos, la creación de nuevas aplicaciones no es necesaria. Modernizar las aplicaciones existentes permite al negocio aprovechar las inversiones existentes al mismo tiempo que se beneficia de la flexibilidad y la escalabilidad de la nube. Sin embargo, para algunas organizaciones, empezar de cero es más fácil que mejorar las aplicaciones existentes. El desarrollo de aplicaciones nuevas le ayuda a ofrecer la innovación que los usuarios demandan sin estar atados a iteraciones o decisiones anteriores. ¿Entonces? La realidad es que no existe una respuesta que aplique para todas las organizaciones de manera homogénea, es por ello que toma tanta importancia el asesorarse y trabajar con socios con experiencia en este tipo de transformaciones”. IBM ya cuenta con todas las herramientas y capacidades, y está acompañando a organizaciones de todo tipo en definir y construir este camino. “Asimismo, estamos trabajando con diversos canales en el armado de un ecosistema sólido que permita este abordaje a mayor escala y con menos costos para nuestros clientes”.

—Precisamente, ¿qué rol cree que jugarán los partners del canal? ¿Cómo pueden ayudar a las empresas en este camino?
—Para IBM el ecosistema es clave para ayudar y dar valor a nuestros clientes en su camino de transformación digital y hacia la nube hibrida. Esta relevancia es mayor con la evolución de la estrategia de negocio de IBM. Hoy estamos enfocados en facilitar a los socios el trabajo con IBM y crear oportunidades de nube híbrida más abiertas para los clientes. Esta unión permitirá a IBM junto al ecosistema ofrecer experiencias de cliente coherentes basadas en cómo quieren interactuar con nosotros y lo que quieren comprarnos. Juntos, seremos más eficaces, atractivos y receptivos en todas las fases del recorrido del cliente hacia la nube híbrida y la IA.

“Por lo tanto, el desarrollo de un ecosistema es fundamental en esta transformación. Esta profunda transformación nos permitirá, en el muy corto plazo, contar con más socios de negocios que tengan los conocimientos y puedan implementar soluciones de nube nativa y sobre todo puedan trabajar con los clientes bajo el concepto de adopción de las nuevas tecnologías. No se trata de un enfoque donde IBM o un canal desarrolle un proyecto, se trata que nuestros clientes puedan adoptar este nuevo enfoque y para ello es fundamental contar con cada vez más canales que nos acompañen a nosotros como proveedores y a nuestros clientes, en el camino de la transformación”, responde el ejecutivo. Como parte de la evolución de su estrategia de negocios, agrega, IBM está simplificando sus programas, iniciativas y beneficios para el ecosistema con el objetivo de aumentar la agilidad de los partners para proporcionar aún más valor a los clientes.

Un sombrero rojo para gestionarlos a todos

Según Gabriel Benselum, Solution Architect de Red Hat Argentina, hoy es imposible pensar en desarrollo de software sin considerar la nube. “Gracias a esta tecnología con un alto poder de procesamiento y descentralización de infinidad de servicios, hoy es posible construir apps de manera ágil y segura, y escalar de forma rápida, brindando respuestas instantáneas a los requerimientos de los usuarios. En esta línea, la arquitectura basada en Kubernetes es fundamental para desarrollar aplicaciones, ya que orquesta la infraestructura de cómputo, redes y almacenamiento para que las cargas de trabajo de los usuarios no tengan que hacerlo. Esto significa que, no solo permite hacer un mejor uso del hardware para maximizar recursos a la hora de ejecutar aplicaciones; también posibilita controlar y automatizar las implementaciones y actualizaciones de las aplicaciones; montar y añadir almacenamiento para estos procesos, y escalar sobre la marcha”.

Gabriel Benselum

Red Hat provee a sus clientes un camino de innovación a través de la transformación digital, con un enfoque de nube híbrida abierta. En otras palabras, permite utilizar plataformas innovadoras como Openshift y Red Hat Enterprise Linux, y de esa manera brindar al cliente tecnologías abiertas y libres, donde él mismo puede elegir el despliegue de infraestructura ya sea en la nube o en on premises. “Los canales de Red Hat disponen de herramientas tanto para ayudar al cliente a adoptar contenedores y orquestación, ya sea desde el punto de vista de la venta, como del despliegue de plataformas y servicios”, asegura Benselum. “Con programas de trabajo en conjunto, Red Hat permite al cliente disminuir los desafíos de implementar plataformas nativas en la nube como Openshift, la plataforma de orquestación  basada en Kubernetes. La plataforma Red Hat Openshift, desde su implementación, ya incluye las tecnologías más innovadoras del mundo open source lo que la convierten en una solución lista para poder correr, administrar y visualizar el comportamiento de las aplicaciones”. A esto se agrega Red Hat Ansible: la plataforma escalable de automatización de la firma, hoy propiedad de IBM.

¿Qué expertise necesita el canal para poder vender y desplegar estas soluciones?
—Red Hat tiene varios niveles de partnership, que permiten a los nuevos canales poder disponer de las mismas herramientas tanto técnicas como comerciales. En esta misma línea, Red Hat dispone de consultores del más alto nivel en sus plataformas, lo cual permite al canal poder contar con un socio de negocios con las habilidades, los conocimientos y el equipo humano necesario para garantizar la satisfacción del cliente desde el punto de vista técnico y cultural.

Zambrano asegura que cualquier canal dispuesto a aprender sobre Kubernetes y Red Hat Openshift puede trabajar con las soluciones de IBM. “Pero, más allá de ello, es muy importante que quienes quieren abordar esta temática vayan con un enfoque distinto a los clientes, entendiendo conceptos como Ciclo de Vida de las Aplicaciones, Despliegues Multicloud, Integración Continua y Metodologías Ágiles”. El vendor cuenta además con un sólido portafolio de soluciones de software orientadas a nube nativa, con base en Openshift. Adicionalmente, IBM cuenta con su propia nube pública, IBM Cloud, que le permite asumir un enfoque híbrido que ningún otro proveedor de soluciones tiene. “Gracias a Openshift e IBM Cloud, una organización puede desplegar soluciones de nube nativa, en contenedores de manera híbrida y de forma transparente, dando la facilidad a nuestros clientes de derivar la gestión de sus soluciones en nuestra capacidad y experiencia”.

Desarrollar, desplegar y administrar en cualquier lugar

Gabriel Pérez Castro, Sales & Business Development Manager, Cloud Infraestructure & Software para Cisco Latinoamérica, resume la tendencia en estos términos: “Poder desarrollar, desplegar, administrar y asegurar aplicaciones de manera eficiente en cualquier lugar hoy es una de las prioridades de nuestros clientes a raíz de la velocidad de la digitalización. Llevar adelante los procesos de aplicaciones nativas de nube basadas en tecnologías de contenedores le permite a nuestros clientes agilizar la entrega de aplicaciones, minimizando los riesgos en relación al sobreaprovisionamiento de infraestructura, problemas de performance e incremento de costos”.

Gabriel Pérez Castro

“En Cisco entendemos que globalmente alrededor del 43% de las organizaciones buscan lanzar mejoras y nuevas versiones de sus apps semanalmente y, en caso de presentarse fallas, reencausar el servicio en menos de una hora, algo que sólo se presenta en este nuevo paradigma de un mundo 100% digital y veloz que implica que todo el entorno y los equipos deban trabajar como uno solo para ofrecer un valor real”, agrega Pérez Castro, quien considera que es momento de redefinir las Operaciones de Nube, “entendiendo que los equipos de  infraestructura y operaciones de nuestros clientes precisan herramientas nuevas y flexibles que reduzcan la complejidad y abarque toda su carga de trabajo y aplicaciones, estén donde estén, permitiendo que los equipos funcionen en conjunto de manera eficiente. A su vez, estas herramientas deben adaptarse a los requisitos comerciales en tiempo real, equilibrando el riesgo, costo y control”.

Para atender esta demanda, Cisco cuenta con el software Cisco Intersight (una plataforma de administración de sistemas de SaaS), que proporciona un punto de control. “Se puede obtener más valor de TI híbrida simplificando las operaciones en los centros de datos, sitios periféricos y nubes públicas, optimizando la prestación de servicios continuamente. Esta plataforma cuenta con los niveles de seguridad que caracterizan a la empresa”. A su vez, agrega, la compañía está próxima a lanzar Cisco Intersight Kubernetes Services (IKS), “que permitirá administrar contenedores livianos y completamente seleccionados para ofrecer Kubernetes ascendentes de nivel de producción en múltiples nubes. Se integrará con las demás soluciones de Cisco logrando una plataforma de operaciones en la nube potente y completa para implementar, optimizar y administrar el ciclo de vida de manera fácil y rápida”.

Cisco Intersight Kubernetes Service “at a glance”

Consultado sobre el expertise que necesita el canal para poder vender y desplegar estas soluciones, el ejecutivo sintetizó: “En Cisco entendemos que el canal debe desarrollar nuevas competencias centradas en las aplicaciones, en aumentar su expertise en tecnologías de DevOps/AlOps, automatización y nube pública bajo el objetivo de proporcionarles a sus clientes operaciones integrales y colaborar con la modernización de las apps”.

Tanzu (o cómo VMware va de la nube privada a la pública en viaje redondo)

Ramiro Rios Pita

Ramiro Ríos Pita, Partner and Alliance Manager in SOLA (South Latin America) en VMware, observa que las empresas hacen sus desarrollos en base a contenedores, debido a que éstos facilitan el desarrollo al independizar la aplicación de la infraestructura. Los containers permiten acelerar los tiempos previos al despliegue, y le dan a las aplicaciones rápida portabilidad y escalabilidad. “Esto es una realidad. Negarlo sería como querer tapar el sol con las manos. Existe y va aseguir creciendo porque lo demanda el negocio”, asegura el gerente regional de Canales.

VMware tiene una herramienta llamada Tanzu, que trabaja con contenedores y Kubernetes, con el diferencial de que lo hace tanto en la nube pública como en la privada. “Esto otorga una mayor flexibilidad, permitiendo que el cliente vaya decidiendo según las necesidades del negocio, o lo que más le convenga”, asegura Ríos Pita. A las mencionadas ventajas de portabilidad y escalabilidad, Tanzu suma seguridad intrínseca: un tema de alta criticidad en estos cotextos híbridos.

Obviamente, los canales que podrán vender y asesorar sobre este tipo de tecnologías son aquéllos que puedan demostrar interés y expertise en Kubernetes. “A diferencia de otras soluciones de VMware, aquí el expertise clave es el de desarrollo de aplicaciones”, declara Ríos Pita. Este perfil de partners suele vender más esta clase de soluciones que los de infraestructura, típicamente asociados a otras soluciones de la marca.

Proyectos simples y de alto impacto

Demian Gil Mariño es ejecutivo de cuentas (con base en la Argentina) del segmento Large Enterprise de Google Cloud. Si bien sus respuestas y reflexiones tienen eje en la Argentina, no cuesta mucho ver que buena parte de lo que afirma se puede extender a toda la región. “La tendencia indica que hoy las empresas buscan proyectos simples pero de alto impacto y uno de los grandes beneficios de operar en la nube es la posibilidad de escalar o reducir la operación en función de los cambios de la demanda y las necesidades de cada etapa en la que está un proyecto o negocio”, afirma Gil Mariño, y explica: “Al operar un modelo 100% de pago por uso, no es necesaria una inversión inicial para viabilizar un proyecto, por lo que se adapta a cualquier tamaño de la organización, ya sea una PyME o una gran empresa, y a diversas industrias”.

Demian Gil Mariño

En este sentido, agrega, “el modelo de la nube permite a las empresas generar una reducción del Opex de manera significativa, a la vez que libera la innovación con la utilización de capacidades como la analítica avanzada o la utilización de inteligencia artificial aplicada a procesos. Esta tendencia, que en un principio la veíamos principalmente en compañías nativas digitales, hoy se ha convertido en un tópico de conversación de cualquier empresa en todas las industrias”.

Con todo, el ejecutivo aporta una mirada más holística al panorama: “Hoy en día sólo el 20% de las cargas de trabajo están ejecutándose sobre plataformas en la nube. El otro 80% todavía continúa ejecutándose en data centers administrados por los clientes (on premise), por lo que nos queda un largo camino por recorrer en el futuro. Además, datos de IDC aseguran que en la Argentina se espera un 40% de incremento en la intención de inversión en servicios de la nube pública a causa de la pandemia”.

Consultado por el rol de los partners de canal de nube en la provisión y despliegue de las nuevas tecnologías que habilitan app nativas, Gil Mariño señala: “Para Google Cloud es muy importante ofrecer una plataforma abierta que permita que los partners complementen y amplifiquen las soluciones a las que los clientes pueden acceder en nuestra plataforma. Actualmente tenemos partnership con más de 13.000 organizaciones en todo el mundo, con las que trabajamos en conjunto para ayudar a que nuestros clientes sean exitosos en la implementación de nuestras soluciones. En la Argentina trabajamos con empresas globales como Accenture, Globant, Deloitte y Atos, entre otras; con especialistas en cloud como Zentricx, Algeiba, Wezen, Snoop, Wolox, Ergo Renova y Meriti; y con proveedores de servicios regionales como Logicalis, eSource, Everis, Softline, Tivit, Xertica y BGH, entre otros. Además, añade, “tenemos una metodología para acompañar a cada empresa en el camino a la nube, a través de este ecosistema, que se adaptan según la situación en la que se encuentra cada una y los objetivos que quieran lograr”.

Este trabajo permite a los clientes elegir dónde y cómo implementar sus inversiones. “Para todos ellos contamos con un servicio personalizado a sus necesidades, algunos de nuestros clientes utilizan Kubernetes para administrar contenedores en la nube de su preferencia o TensorFlow para compilar modelos de machine learning. Otros tantos ya están implementando Anthos, nuestra plataforma híbrida y multi-nube de código abierto que le permite a las empresas crear y modernizar aplicaciones, así como ejecutarlas en cualquier lugar de manera segura. Y creado a partir de tecnologías de código abierto diseñadas por Google (como Kubernetes, Istio y Knative), lo que permite total interoperabilidad”. Esta posibilidad de usar múltiples nubes de forma sencilla e integrada (tanto en entornos on premises como en la nube pública), representa una gran oportunidad para acelerar la innovación en las empresas mediante una plataforma totalmente uniforme y así agilizar el proceso de desarrollo y operación de las aplicaciones (DevOps) para la transformación digital.

La épica de Kubernetes

Acceda a este divertido comic (en inglés) a modo de introducción sobre las posibilidades de Kubernetes.

CLICK PARA OINGRESAR AL COMIC

“Como parte de nuestro enfoque único en el mercado —agrega el ejecutivo de Google Cloud— también ofrecemos Google Open Source: un sitio que reúne todas nuestras iniciativas, con información sobre cómo usamos, liberamos y apoyamos el código abierto. Actualmente tenemos disponibles alrededor de 2700 proyectos activos de código abierto. Tecnologías como TensorFlow, Kubernetes, Istio, Knative, gRPC, Kubeflow y gVisor, entre otras, se crearon en Google y hoy están impulsando el movimiento nativo de la nube”.

Etiquetas
Alejandro Alonso

Alejandro Alonso

Periodista especializado en ciencia y tecnología. Trabajó en publicaciones como Banqueros & Empresarios, Telecomunicaciones & Negocios, Customer Service, Prensa Económica, Computerworld, e Insider, entre otras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
X