Inteligencia artificial en seguridad: ¿cómo funciona?

En la Ciudad de Buenos Aires se puso en marcha un sistema de reconocimiento facial para ayudar a capturar prófugos con pedido de captura. Desde Hikvision analizan los desarrollos de algoritmos de Inteligencia Artificial que permiten perfeccionar el registro en videovigilancia y seguridad

En abril comenzó a funcionar en la Ciudad de Buenos Aires un mecanismo de seguridad que utiliza el Sistema de Reconocimiento Facial para colaborar con la Justicia en la búsqueda de los 46 mil prófugos que hay actualmente a nivel nacional. El procedimiento tiene como objetivo la detección, verificación, identificación y detención de personas a través del uso de la Inteligencia Artificial aplicada en 300 cámaras ubicadas en toda la ciudad.

Hikvision, el proveedor líder mundial de productos y soluciones innovadoras de videovigilancia, se destaca en el desarrollo de algoritmos de Inteligencia Artificial que suponen una mejora de performance en dispositivos y soluciones inteligentes para elaborar comparaciones faciales.

“La analítica de Detección Facial examina imágenes y determina la coincidencia con una cara humana. El sistema captura su posición, tamaño y expresión. La transmisión de video juzgará si hay un rostro humano. Si es así, la posición, tamaño y características principales serán registradas” explica Roger De La Hoz, AI Specialist de Hikvision. La identificación se obtiene de esta información. Cuando se compara con rostros humanos grabados en una base de datos, se puede identificar al individuo en específico. La comparación facial es un proceso por el cual la información de datos estructurados opera después del modelado y analiza qué individuo coincide con esa cara humana.

Deep Learning

El concepto de deep learning (aprendizaje profundo) es otro que viene perfeccionándose en cuanto a desarrollo de soluciones y dispositivos. Este consiste en el aprendizaje que pueden tener las máquinas en términos generales, basándose en una serie de algoritmos que permiten tener niveles de análisis cercanos a como funcionaria el cerebro humano: en el caso de la videovigilancia, es el conjunto de análisis de comportamientos altamente especializados para determinar acciones específicas que podemos obtener de la visualización de las cámaras.

“Desde nuestro trabajo, los dispositivos que aplican deep learning son aquellos que sirven desde el simple hecho de eliminar las falsas alarmas de los análisis de video tradicionales, porque permiten tener un reconocimiento del objeto en la escena –una cámara es capaz de diferenciar una persona de un animal o de un vehículo-; hasta los que implican la capacidad de realizar reconocimiento facial”, completó De La Hoz.
La protección efectiva de los ciudadanos, sus propiedades y las áreas públicas es una preocupación para las autoridades municipales de todo el mundo. La tecnología de aprendizaje profundo que desarrolla Hikvision se puede adaptar para identificar a personas específicas y analizar comportamientos humanos con diversos fines, como localizar a un prófugo en libertad, encontrar personas perdidas, prevenir delitos potenciales, detectar infracciones en estacionamientos, entre otros.

Los sistemas de videovigilancia están en constante desarrollo, en este sentido, la inteligencia artificial y el reconocimiento facial son elementos esenciales producto de las nuevas tecnologías utilizadas en beneficio de la seguridad de la gente.

Etiquetas
Mostrar más
Florencia Gomez Forti

Florencia Gomez Forti

Periodista especializada en tecnología y música. Comenzó su camino en los medios y el mercado IT de la mano de ITSitio y hoy es Editora de Contenidos para toda la región. Realiza coberturas especiales internacionales y nacionales para marcas como HP Inc. e IBM.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close