El negocio de asegurar datos

Ninguna organización está exenta frente a una falla de disponibilidad de datos, según Martín Colombo, Director Regional de Veeam para Latam, quien compartió recientemente una columna en la cual detalla cómo en la actualidad no sólo las personas sino también las organizaciones tienen tolerancia cero ante una falla en la disponibilidad.

La velocidad con la que nos comunicamos, accedemos y transmitimos información se acelera de forma vertiginosa. La era digital y la necesidad de estar en línea 24/7 todo el año, no sólo impulsan el uso de dispositivos móviles, sino también la demanda de servicios siempre disponibles. Todo esto, ha contribuido al desarrollo de una baja tolerancia por parte de los usuarios a los tiempos de inactividad.

Por otra parte, el problema es que la brecha de disponibilidad –la diferencia entre el nivel de servicio esperado y lo que TI puede realmente ofrecer– se sigue agrandando en empresas de todos los tamaños.

Los usuarios de grandes corporaciones como Amazon, Instagram, Spotify o Whatsapp, confían en tener un servicio continuo y no concebirían un minuto de indisponibilidad. Sin embargo, estas organizaciones han fallado por algunas horas a sus cerca de 1,200 millones de usuarios, al no ser capaces de darles el servicio esperado.

Por la forma como se llevan a cabo los negocios en la actualidad, es como si las compañías digitales hubieran firmado la obligación implícita de estar disponibles 24 horas, todos los días. Además, las aplicaciones de consumo en tiempo real, en particular, alimentan a innumerables empresas que dependen de sus plataformas digitales para ofrecer visualizaciones de anuncios y contenido a sus clientes, por lo que se establece la expectativa de un servicio que siempre estará disponible.

Sin embargo, es evidente que las empresas no están conscientes de la necesidad de asegurar sus datos. Prueba de ello es el resultado del más reciente Estudio de Disponibilidad de Veeam Software, que muestra que las pérdidas por caídas del sistema son millonarias y se incrementan año tras año, pasando de 10 millones de dólares, en promedio anual, en 2015, a $16 millones en 2016 y a $21.8 millones en 2017.

Esto se debe a que la brecha de disponibilidad continúa y se hace cada vez más grande a medida que los procesos de transformación digital avanzan dentro de las organizaciones, sin que éstas cumplan tampoco con el requisito de garantizar la disponibilidad de sus sistemas y datos de misión crítica.

Las conclusiones de la encuesta de Veeam son consistentes con las de años anteriores. El 84% de los tomadores de decisión de TI sigue declarando que no logra proteger sus datos con la suficiente frecuencia para asegurar a sus unidades de negocio que se cumplan las expectativas contra la pérdida de datos.

Ha quedado demostrado que no basta ningún avance tecnológico hacia la digitalización si no se tienen sistemas confiables de recuperación en caso de una contingencia; más aún, que puedan preverse y estar preparados para evitar fallas de continuidad en los sistemas. Ya que nadie, sin importar el tamaño de la organización en cuestión, se libra de una contingencia.

Según el estudio mencionado, seis de cada siete organizaciones reconocen que carecen de alto nivel de confianza con respecto a su habilidad y seguridad para proteger/recuperar datos en sus ambientes virtuales. La mitad de las compañías creen también que los desafíos de disponibilidad pueden conducir, a la pérdida de la confianza del cliente, lo que puede afectar la integridad de la marca, reducir el precio de las acciones y causar la revocación de licencias o acreditaciones, y que además ponen en riesgo la confianza de los empleados, lo que muchas veces resulta en el desvío de recursos de proyectos críticos para el negocio o de largo plazo.

Es necesario que las empresas tomen conciencia de que no se trata sólo de los daños financieros, sino que la imagen y confiabilidad de las mismas también puede verse afectada por causa de alguna contingencia, como en los casos de Instagram, WhatsApp y Spotify, cuyo negocio se basa en su capacidad de entregar servicios inmediatos a los clientes, sin que hasta ahora hayan sido a prueba de inactividad. De hecho, las interrupciones que han sufrido demuestran la vulnerabilidad a que están expuestos incluso los mejores sistemas de TI de las más grandes compañías del mundo.

Sin importar el tamaño y el tipo de organización, la diferencia entre el éxito en los negocios de la era digital y la exposición a fallas que acarreen bajos niveles de confianza de parte de clientes y empleados, pérdidas económicas, entre otros factores, se encuentran condicionados en tener o no tener un plan de disponibilidad, protección y recuperación que garantice la continuidad de los servicios de la empresa.

Mayoristas autorizados

Etiquetas
Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close