ArtículosInfraestructura

Carlos Ramos, de Lenovo ISG: “El mercado argentino de infraestructura comienza a normalizarse”

A pesar de que en la Argentina el mercado de infraestructura de TI está todavía un año atrasado, trimestre a trimestre está levantando vuelo. El director de Ventas para el Sur de América Latina de Lenovo ISG describe el panorama y habla de las tendencias y los próximos anuncios.

Si bien las tecnologías de vanguardia que los vendors presentan cada año son iguales en todas partes del mundo, el ritmo de adopción y los casos de uso difieren según la geografía de la que estemos hablando. En la Argentina, por ejemplo, la adopción de infraestructura de nube, tal vez por circunstancias que más tienen que ver con la idiosincrasia de los decisores, o la madurez del mercado, o incluso la actualización de las redes de los proveedores de servicios, no está a la misma altura que otros países de la región.

“La inversión se demoró durante un tiempo, pero ya el año pasado empezamos a ver más proyectos”, describe Carlos Ramos, director de Ventas del Grupo de Soluciones de Infraestructura (ISG) de Lenovo para el Sur de América Latina. “El mercado se está normalizando. En la parte de consumo se puede decir que la oferta y la demanda están estabilizadas. En infraestructura todavía falta un poco, porque venimos desfasados un año. Estimamos que hacia mitad del año que viene se irá arreglando, aunque de manera progresiva. Hoy tenemos una respuesta mejor a la del trimestre pasado, que a su vez es mejor que la de hace dos trimestres. Se nota la mejora trimestre a trimestre”, define el ejecutivo.

Ciertamente, ese impulso se ve matizado por los problemas globales de púbico conocimiento, que afectan tanto a la manufactura como a la cadena de suministros. “En un contexto en el que la demanda se está recuperando, esos problemas a nivel global hicieron que varios proyectos se enfrentaran con una realidad en la oferta que no es la ideal”. Con todo, el director de Ventas de ISG explica que muchos clientes repensaron sus soluciones hasta alinearlas con esas circunstancias esquivas, achicando así los tiempos de despliegue y evitando demoras por falta de disponibilidad.

Carlos Ramos y Alejandro Alonso

Ramos reconoce que ciertas tecnologías, como los blades, tardarán más en recuperarse. Al mismo tiempo admite que hoy, en la Argentina, los “fierros” y los despliegues on premises siguen impulsando las ventas. “Muchos proyectos van por ese lado. Y allí las soluciones de hiperconvergencia son las que mejor se adaptan, por temas de escalabilidad, por las sinergias logradas y otros factores. Son tecnologías que en otros mercados tienen un nivel de adopción aún mayor. En la Argentina todavía estamos con un hibrido. Las empresas más grandes, con una infraestructura más importante, ya están adoptando tecnologías y arquitecturas hiperconvergentes, pero hay otras que, por falta de preparación en sus áreas de soporte, todavía siguen con soluciones discretas de cómputo y almacenamiento”.

Un buen momento

Mientras que la tercera generación de procesadores Intel (que da vida a los servidores de segunda generación de Lenovo, los ThinkSystem V2) prolonga su ciclo de vida, pandemia y otras crisis globales mediante, Intel y Lenovo ya están anunciando en lo que vendrá. Y es que en septiembre se cumplen tres décadas del PS/2 Server con arquitectura Intel x86 lanzado al mercado por IBM (Lenovo adquirió esta unidad de IBM en 2014). Los actuales ThinkSystem son herederos directos de aquel servidor que vio la luz en septiembre de 1992.

Paralelamente, ya está llegando la cuarta generación de procesadores Xeon de Intel (codename: Sapphire Rapids), que estarán en el corazón de los ThinkSystem V3, que Lenovo estará anunciando el 19 o 20 de septiembre. “Representa no sólo un cambio en el procesador, sino de toda la arquitectura”, apunta Ramos., para quien el punto fuerte es que “Intel está distribuyendo el procesamiento por fuera del procesador”. Un atendencia que se irá apreciando en otros componentes de la arquitectura, en los dispositivos en el borde y hasta en las tarjetas de red.

“Obviamente, las aplicaciones deberán sintonizarse para sacar provecho de esto”, adelanta el ejecutivo. Estas prestaciones permitirán posicionar a los productos en diversos casos de uso. “Los canales deben entender los nuevos cambios y las nuevas tecnologías para estar al día, y para llevar nuevas conversaciones a los clientes, donde hablamos de lo último en el mercado. Va a ser una transición que vamos a ver en los próximos seis o siete meses”, finaliza Ramos.

Alejandro Alonso

Periodista de ciencia y tecnología, y escritor. Ha trabajado en medios como Insider, ComputerWorld, IT Resellers Magazine, Telecomunicaciones & Negocios y Prensa Económica, entre otros, a lo largo de más de 25 años de trayectoria.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
X