Jueves 19 de octubre de 2017
Home / #DesayunosITSitio / Transformación Digital en la PyME: La ayuda viene en camino
desayuno-transformacion-digital-itsitio-empresas

Transformación Digital en la PyME: La ayuda viene en camino

ITSitio.com invitó a desayunar a representantes del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, y del Ministerio de Producción de la Nación para conocer las iniciativas que podrían ayudar a las pequeñas y medianas empresas en su transformación. Entre café y medialunas, Nadia Zanardi, Pablo Fernández Sáenz y Carlos Pallotti explicaron las estrategias que los distintos organismos estatales están encarando, tanto en materia de simplificación de trámites como de creación de recursos, y los planes que ya están en curso.

EL DIAGNÓSTICO

Las PyMEs no tienen tiempo… Las palabras de Pablo Fernández Sáenz, quien lidera el Plan de Innovación Digital para PyMEs en la Secretaría de Emprendedores y PyME (SEPYME) del Ministerio de Producción de la Nación, resumen las urgencias y las dificultades con las que estas organizaciones deben lidiar a la hora de transformarse y seguir siendo competitivas. “No tenemos hoy un estudio oficial que mida el estado actual de las PyMEs en materia de digitalización, pero estamos trabajando con el BID para correr uno. Podría demorar de tres a cuatro meses. Esa medición nos serviría para tener una trazabilidad y ver cómo nos estamos moviendo en ese sentido. Pero sí entendemos que están muy lejos de lo que quisiéramos, y nos proponemos como Estado ser facilitadores de esa transformación. Poder acercarnos a esas empresas, dar a conocer la agenda digital, y poder acompañarlas en ese proceso. Hoy entendemos que las PyMEs no tienen tiempo. Muchas desconocen incluso las bondades de digitalizarse”.

Fernández Sáenz asegura que no quieren fungir roles que hoy están desempeñando los privados. La idea es convertir al estado en “facilitador” del acceso a hardware, software y formación, además de financiamiento. La otra problemática se relaciona con hacer que las interacciones necesarias para que las PyMEs y los emprendedores puedan acceder a estos recursos y facilidades (en su relación B2G) sean pocas, apenas las necesarias. La idea liminar detrás de esta simplificación de procesos es que las instituciones estén al servicio de las PyMEs, y no que la gente sea “cadete del Estado”. Desburocratización: la madre de todas las batallas.

Carlos Pallotti, Subsecretario de Servicios Tecnológicos y Productivos en el Ministerio de Producción de la Nación, da un ejemplo de esta simplificación. Todo aquel que exporta servicios (un traductor, un periodista, un diseñador, un arquitecto, un programador) debía hacer una serie de trámites complejos y engorrosos: tener una cuenta de comercio exterior en un banco para lo cual era necesario registrarse como exportador. Ese trámite exigía pasar por el registro de reincidencia, sacar un seguro de caución y todo eso te habilitaba para facturar, cobrar e ingresar las divisas. Estas dificultades hacían que, el 99% de los pequeños exportadores de servicios pidieran que le depositaran el dinero en una cuenta tipo Paypal, sobre todo si eran montos chicos. Con la salida del “cepo”, algunos de estos aspectos comenzaron a simplificarse. “Hace dos meses, colaborando con la AFIP, terminamos de destrabar todos estos trámites. No hace falta más nada. ¿Querés exportar? Hacés una Factura tipo E, y si es necesario se la mandás a tu cliente. Obviamente, tenés que declarar luego esa factura. Si querés traer la plata la traés, y podés guardarla en la moneda que quieras, pero no hay obligación de repatriar el dinero. No tenés que registrarte en el Registro de Exportadores. No tenés que hacer nada”, insiste Pallotti.

“La voluntad política está y en el más alto nivel —asegura Fernández Sáenz—. Mauricio Macri nos pidió a todos los involucrados que no usemos al ciudadano como cadete del estado. Cualquier papel que sea emitido por un organismo del estado no puede ser vuelto a pedir al ciudadano. Ahora el desafío es integrar un montón de entes gubernamentales. Apenas llegamos a la gestión, mapeamos la cantidad de papeles similares que pedimos en distintas instancias y desafiamos para qué eran necesarios. Ya logramos con la AFIP una central de balances. Todos los balances que entran a la AFIP son compartidos con nosotros —a través de una resolución interna— para el Registro PyME. Ya no hay necesidad de presentar el balance dos veces. El desafío es, a futuro, que una empresa pueda seleccionar los documentos que ya presentó y re-enviarlos por ejemplo a un banco o al organismo que lo solicite, fácilmente, para iniciar el trámite de algún beneficio”.

Para el Subsecretario de Servicios Tecnológicos y Productivos, existen dos dimensiones en la Transformación Digital de las empresas. “Cuando hablamos de PyMEs no tecnológicas que necesitan ir a la Transformación Digital, hay dos problemas a encarar. Por un lado, la Transformación en sí misma de la PyME, que se convierta en una PyME digital. Esto significa que necesita revisar sus procesos, informatizarse, debe mejorar su administración, su comercio, su producción. Pero tenés un segundo problema que es la servificación de los bienes, la inserción de servicios dentro de un bien”. Esto último implica enriquecer el bien con servicios de diseño, I+D, de creación de marca, y de logística, entre muchos otros, que le aporten valor. Esos servicios harán que el producto se vuelva más accesible, más funcional, más deseable, más inteligente (muchos productos estarán habilitados por la posibilidad de estar conectados a la nube), con propuestas de valor diferencial. “Hoy por hoy, la producción en sí es una porción del producto. Todo lo demás son servicios asociados a la producción de un bien. Finalmente, todos esos servicios van embebido en el bien”. Es un tema de cultura que puede incluso llevar a algunas empresas a convertirse en proveedores de esos servicios que después irán “servificados” en el bien de otro, en cualquier parte del mundo.

Pallotti da otro ejemplo de cómo el Estado se está “poniendo en forma” para agilizar trámites. “Dentro de mi secretaría, administramos la Ley de Software, que ya tiene trece años. Durante esos años, se administraba con papeles. Nosotros, en un año, lo pasamos a electrónico. Recién la semana pasada pasamos los últimos expedientes del stock de papeles. Esta transformación del Estado va a llevar tiempo, pero en el que estamos empeñados”.

Mientras que la SEPYME habilita a las pequeñas organizaciones con recursos y les facilita la jornada a la Transformación Digital, y la Subsecretaría de Servicios Tecnológicos y Productivos trabaja con quienes proveerán muchos de estos recursos (empresas de software, por ejemplo, pero también ocupándose de la formación de RRHH, con planes como www.argentina.gob.ar/111mil), la Dirección Nacional de Desarrollo Tecnológico e Innovación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación (MinCyT), trabaja directamente con las PyMEs para generar (valga la repetición de la palabrita) esa innovación. Nadia Zanardi es quien coordina el Programa de Apoyo al Relevamiento de Demandas dentro dicha Dirección.

“Hoy tenemos 28 vinculadores tecnológicos en 16 provincias, que constantemente están en el territorio visitando empresas y viendo sus necesidades tecnológicas y a nivel sectorial, y buscando soluciones. A partir de ahí generamos una red muy fuerte de gente trabajando en territorio que está en constante contacto con nosotros, y generamos a actividades”, explica Zanardi. La modalidad es similar a la de una encuesta permanente. “Tenemos una plataforma que se llama Innovación Argentina, donde hay más de 500 demandas de estas organizaciones”, asegura. Es parte de un espacio virtual orientado a incentivar la participación de diferentes agentes en el intercambio de ideas, información y recursos relativos a sus capacidades y necesidades en torno a la innovación tecnológica, abarcando procesos como transferencia tecnológica, apoyo al sector productivo, y vinculación.

“Las demandas de las empresas son completamente distintas, según la región en la que están —precisa Zanardi—. En el Norte es donde encontramos mucha demanda de adaptación de maquinaria agrícola a baja escala, o desarrollos que están en el Centro del país que no sirven para el Norte por razones de logística y traslado”. Zanardi asegura que este último factor, Logística, aparece una y otra vez en las demandas. “A partir de ahí hay mucho desarrollo de mataderos móviles y faenado móvil. Ésas son cosas que nos piden constantemente y que se han ido desarrollando en las diferentes áreas del país. En la región Centro, por lo general uno se encuentra con las innovaciones más de frontera. Y el Sur está mucho más orientado hacia la industria del Petróleo, y el desarrollo de la Acuicultura. Esto último es algo en lo que el Ministerio está apostando mucho, estamos viendo las necesidades concretas. Todavía es un sector productivo al que le falta muchísimo en la Argentina”.

Infografia_180917_Gobierno_Pymes

AYUDANDO EN LA TRANSFORMACIÓN

En el ámbito de la SEPYME, el punto de vinculación con el Plan de Innovación Digital es el portal “Digitaliza tu PyME”. Muchos de los recursos que la Secretaría está poniendo al servicio de la PyME (ver infografía) implican una coordinación con las empresas que proveen tecnología. La primera etapa del plan de Innovación Digital implica garantizar el acceso al hardware, capacitación y financiamiento.

“Lo primero que hicimos es juntarnos con los importadores y fabricantes de tecnología. La primera medida fue la baja de aranceles de importación. Como sabemos que con eso no alcanza, porque hay eventualmente una limitante de capital de trabajo, nos preguntamos cómo hacer para ir un paso más allá y acordamos con bancos públicos, y ya estamos trabajando con bancos privados, para habilitar financiamiento en cuotas con tarjeta de crédito PyME, de 12, 24, 36 y 50 cuotas para compra de tecnología. Para que aquella PyME, a la que hoy se le complique destinar $100.000 para comprar diez máquinas, no dilate esa compra. “Hoy ya trabajamos con Banco de la Nación, Banco Ciudad, se está sumando el Banco de la Provincia de Buenos Aires y cuatro bancos privados. La idea es que se sumen todos. Que no haya que cambiar de banco para acceder a esto”, dice Fernández Sáenz. Además del financiamiento, los beneficios incluyen un catálogo de los equipos encuadrados en la oferta (PCs, all in ones, convertibles, tabletas, servidores, por ejemplo, en acuerdo con distintos fabricantes) y descuentos adicionales que rondan el 20%. Ya se está trabajando para incorporar cámaras de seguridad, impresoras fiscales y celulares.

El funcionario aclara que los destinatarios de este beneficio son unas 350.000 PyMEs registradas en la AFIP, de un total estimado en 850.000. En etapas posteriores, se irán sumando otros componentes del ecosistema necesario para que la PyME haga su transformación: conectividad (telefonía móvil, Internet móvil y fijo y servicios de nube, con descuentos muy agresivos), y software. Respecto del software, uno de los grandes desafíos será lograr la homologación de los proveedores, cuestión en la que ya se está trabajando.

En materia de conectividad, Fernández Sáenz aclara: “Venimos hablando con los proveedores de servicios. Ayudaremos a conectar la oferta con la demanda, pero queremos que evangelicen activamente para que las PyMEs conozcan las bondades de la conectividad empresarial. Hoy, si bien la PyME tiene conectividad, ésta es hogareña. La conectividad es la plataforma fundamental”. El funcionario agrega que también están desarrollando la oferta de recursos de comercio electrónico, como el primer “dispositivo” o recurso vertical que será montado sobre esa conectividad. Para ello, han diseñado una matriz de desarrollo y herramientas de autodiagnósitco que les permitirán a las organizaciones saber dónde están parados y qué necesitan incorporar. También habrá recursos de e-learning para incorporar prácticas y conocimiento sobre estos temas.

Zanardi aclara que, dentro del MinCyT, está el Fondo Fiduciario de Promoción de la Industria del Software, que también está transitando un proceso de aceleración y modernización. La funcionaria aclara se trata de aportes no reembolsables para desarrollo innovador de software (no necesariamente de innovación de frontera), destinado a una amplia gama de desarrolladores (desde emprendedores a empresas consolidadas) que arrancan en $600.000 y pueden llegar a uno o dos millones de pesos. A partir de estos aportes se está trabajando en distintas regiones, a través de vinculadores, sobre todo con los clústeres tecnológicos y universidades. Tal el caso del trabajo que se está haciendo con el clúster de Tucumán para buscar nuevos desarrollos. “Desde nuestra Dirección asesoramos al emprendedor o al empresario, incluso al estudiante que será ingeniero vinculado a las TIC”. En este “diálogo”, también se busca vincular a estos desarrolladores y futuros desarrolladores con las demandas concretas de las PyMEs. En esta agenda de búsqueda de soluciones, este año el foco es Alimentos, el año que viene será Salud, y en 2019 la orientación será hacia Industrias 4.0. Para otras PyMEs, más allá de las de software, existe el FONTAR.

Sobre el trabajo de innovación que deben hacer las PyMEs y cómo puede ayudar el MinCyT en este aspecto, Zanardi explica que las políticas dentro de la Dirección apuntan a reunirse con las empresas (desde emprendedores y cooperativas, a empresas medianas y grandes) para analizar los problemas y brindarles asistencia en un sentido amplio. “No solamente con herramientas de financiamiento, sino con vinculación tecnológica. Y a partir de ahí podemos conectarlos con el INTI, con el INTA, con el CONICET, y les ayudamos a que puedan hacer la transformación desde adentro. Pero siempre tomando cada caso en particular. Hoy en día estamos trabajando en conjunto para que las empresas que quieren llevar adelante proyectos de innovación y transformase hacia adentro que empiecen a incorporar doctores (en Física, Química, etc.) A menudo termina siendo más barato que un técnico, pero vemos un gran valor en tener este recurso altamente calificado dentro de la empresa, que ayudará a planificar la transformación más allá de la problemática inmediata”.

Zanardi explica que el punto de entrada de las empresas y emprendedores para vincularse y plantear sus problemáticas es el portal http://cytinnovacionproductiva.mincyt.gob.ar/ Las empresas llenan un formulario y se concretan reuniones: algunas virtuales vía Skype, otras involucran a los vinculadores tecnológicos, y otras se dan directamente con el Ministerio.

Si bien todavía queda mucho por hacer, distintas instancias gubernamentales ya se encuentran trabajando coordinadamente para asistir a las PyMEs de manera efectiva y sin grandes complicaciones en su jornada hacia la Transformación Digital. El cambio es inevitable, pero siempre es bueno tener una mano amiga que ayude en ese trayecto.

Acerca de Alejandro Alonso

Alejandro Alonso
Periodista especializado en ciencia y tecnología. Trabajó en publicaciones como Banqueros & Empresarios, Telecomunicaciones & Negocios, Customer Service, Prensa Económica, Computerworld, e Insider, entre otras.

También puedes ver

itsitio_transformacion digital_globallogic

Cómo el CIO puede instalar el tema de la Transformación Digital en el directorio

Atrás quedaron los tiempos en los cuales el Chief Information Officer (CIO) ocupaba el rol …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *